Adviento 2016 - Los secretos de Fátima

  1. La importancia y relevancia del mensaje de Fátima

Hemos celebrado ya el centenario de las apariciones de Fátima, en donde nuestra Santísima Madre se apareció a tres niños pastores en una remota aldea de Portugal durante los meses de primavera y verano de 1917.

Estas apariciones han influido y afectado profundamente el curso del siglo XX. Si las solicitudes de María hubieran sido atendidas, hoy estaríamos viviendo en un mundo completamente diferente. Además, dado que su mensaje posee un carácter perenne, se convierte entonces en una cuestión referente al  “mañana” sobre el cual podemos elegir o no su transmisión a las próximas generaciones. Por lo tanto, vale la pena revisar los eventos que ocurrieron allí y reflexionar sobre su importancia para nuestros tiempos.

En particular, queremos revisar en este artículo los llamados tres “secretos” de Fátima. Más específicamente, queremos examinar el Tercer Secreto, no solo porque tiene un profundo significado para nuestros tiempos, sino también por sus enseñanzas sobre los ángeles.

Sin embargo, antes de que comencemos nuestro estudio de este tema, debemos en primer lugar ser conscientes del hecho de que los Tres Secretos fueron revelados, todos al mismo tiempo, a la Hna. Lucía y sus dos primos, durante una amplia panorámica visión, que les fue otorgada por la Bendita Madre el 13 de julio de 1917 en la Cova de Iria en Fátima.

  1. El primer secreto

El primer secreto era la visión de las almas que caían al infierno porque nadie rezaba ni se sacrificaba por ellas. Sor Lucía nos dice que “Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumidos en este fuego había demonios y almas en forma humana, como ardientes brasas transparentes, todas ennegrecidas o con un tono bronce bruñido, flotando alrededor en conflagración, se elevan de repente en el aire por las llamas emitidas desde su interior junto con grandes nubes de humo, que ahora caían por todos lados como chispas en un gran incendio, sin peso ni equilibrio, en medio de chillidos y gemidos de dolor y desesperación … ” (Tenga en cuenta que todas las citas de los Tres Secretos están tomadas de la traducción oficial de ellos publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe en su documento, El Mensaje de Fátima del 26 de junio de 2000, por el Cardenal Joseph Ratzinger, el entonces Prefecto de esa Congregación.)

  1. El segundo secreto

El Segundo Secreto fue la revelación de que Nuestro Señor quería establecer la devoción al Inmaculado Corazón de Su Madre para ayudar a salvar a las almas de ir al Infierno. Pues una vez finalizada la visión del infierno, María les dijo a los niños: “Ustedes han visto el infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios desea establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. Además, agregó, aunque esto no forma parte del Segundo Secreto per se, la solicitud de que Rusia debía ser consagrada a su Inmaculado Corazón y que los primeros sábados de mes se debería hacer una Comunión de reparación. También advirtió que si esto no se hacía, entonces: “Los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; y varias naciones serán aniquiladas”. Sin embargo, ella terminó su mensaje con la promesa y la profecía de que: “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

  1. El tercer secreto: una visión general en el contexto

Sin embargo, el Tercer Secreto no se puede resumir en unas pocas y breves oraciones como las dos primeras, ya que es mucho más complejo y detallado que las otras dos. De hecho, se puede decir que el Tercer Secreto en sí mismo, a pesar de que fue escrito por la Hna. Lucía en un solo gran párrafo, en realidad contiene otros tres secretos. Sin embargo, tengamos en cuenta, que para comprender adecuadamente el significado y la importancia del Tercer Secreto, este es también parte integral de la visión panorámica que la Santísima Madre les otorgó a los tres niños el 13 de julio de l917.

Este mensaje o secreto también se refiere al ministerio de los ángeles. Por lo tanto, también esperáramos profundizar nuestro conocimiento y amor a los Santos Ángeles. Tenemos aquí una oportunidad de contemplarles como ministros a través de los cuales Dios implementa Su divina providencia.

  1. Parte I del Tercer Secreto: Un ángel con una espada llameante

Así que ahora comencemos a examinar el Tercer Secreto sistemáticamente, revisando cada parte de él tal como fue revelado a Sor Lucía en la parte final de la visión. Posteriormente, estudiaremos los comentarios que hizo el cardenal Ratzinger sobre la importancia de lo que fue revelado. Así es como, la Hna. Lucía asegura que vio: “Un ángel con una espada de fuego en la mano izquierda, destellando, produciendo llamas que parecían incendiar el mundo; pero se extinguían cuando entraban en contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradia hacia él [es decir, el ángel] de su mano derecha: [Y luego] señalando a la tierra, el ángel con su mano derecha gritó en voz alta: “¡Penitencia, penitencia, penitencia!” “

Considere cómo el ángel, mientras sostenía una espada llameante en su mano izquierda, señalaba la tierra con su mano derecha mientras al mismo tiempo gritaba las palabras: “¡Penitencia, penitencia, penitencia!” parece enfatizar la gran necesidad y la importancia de realizar actos de penitencia en el mundo pecaminoso de hoy.

La visión del ángel con la espada llameante, entonces, nos recuerda a los Querubines con la “espada incandescente” (Gen 3,24), que el Señor ubicó a las puertas del Jardín del Edén para salvaguardar el Árbol de la Vida, después de que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso.  Además, la visión puede servir para recordarnos a los ángeles de la ira descritos en gran detalle en el Libro del Apocalipsis, a quienes el Señor encargará en los últimos tiempos, castigar al mundo por sus pecados (cf. Capítulos 15-16 del Libro de Apocalipsis).

¿Cómo, entonces, debemos entender hasta este momento, el significado de esta visión y el mandato del ángel a hacer penitencia? El cardenal Ratzinger en su comentario afirma que: “El ángel con la espada en llamas representa la amenaza de juicio que se cierne sobre todo el mundo”. Continúa explicando: “La posibilidad de que el mundo se vea reducido a cenizas por un mar de fuego ya no parece pura fantasía, ya que el hombre mismo con sus inventos ha falseado la espada llameante”. (Tenga en cuenta: todas las citas del cardenal Ratzinger, a menos que se indique lo contrario, se toman de su Comentario teológico sobre el mensaje de Fátima que se publicó en el documento mencionado anteriormente de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 26 de junio de 2000).

Sin embargo, debe notarse aquí que está completamente dentro del poder providencial de Dios enviar un ángel con una espada de fuego para castigar al mundo por sus pecados. Por ejemplo, considere el momento en que el Señor envió un ángel vengador para matar a setenta mil israelitas cuando el rey David, por orgullo, realizó un censo del pueblo (cf. 2 Sm 24, 15-17). En otra ocasión, envió un ángel para derribar a ciento ochenta y cinco mil soldados asirios cuando atacaron Jerusalén (véase 2 Re 19,35) debido al blasfemo orgullo de su rey.

El cardenal Ratzinger continúa explicando: “La visión nos muestra el poder que se opone al rostro de la destrucción, es decir, el esplendor de Dios, y deriva de esto la convocatoria a la penitencia dada por el ángel”. En otras palabras, el castigo profetizado puede ser prevenido no solo por las oraciones y la intercesión de la Santísima Virgen María, sino también por nuestros propios actos de penitencia y reparación. En resumen, entre más personas hagan mayor penitencia, el castigo profetizado en el Secreto, no sería infligido al mundo por sus pecados, de parte del Señor.

Por esta razón, el cardenal Ratzinger enfatiza en su comentario que: “El propósito de la visión no es mostrarnos una especie de avance de una película con un final arreglado”. Más bien, su propósito es “movilizar fuerzas de cambio en la dirección correcta”, ya que la “visión nos habla no solo sobre los peligros futuros sino también sobre cómo podemos salvarnos de ellos”.

En otras palabras, como él dijo, no existe un “destino inmutable”. Es decir, no existe un futuro que no pueda ser cambiado, pues como él declara: “La fe y la oración son fuerzas que pueden influir en la historia”. Por ejemplo, solo tenemos que recordar el caso del profeta Jonás y la ciudad de Nínive. Puesto que cuando Jonás anunció a la gente de esa antigua metrópolis, que su ciudad sería destruida dentro de cuarenta días, el rey proclamó un ayuno y, en respuesta a las penitencias realizadas por los ciudadanos de la ciudad, el Señor, en su gran misericordia, se arrepintió del castigo profetizado que Él había amenazado infligir sobre ellos (cf. Jonás 3,1-10). A partir de este sorprendente ejemplo en el Antiguo Testamento, podemos aprender algo del poder que la oración y la penitencia tienen, para atraer la misericordia del Dios Todopoderoso sobre nosotros, incluso cuando a nuestros ojos la situación parece desalentadora.

  1. Parte II del Tercer Secreto: Una Profecía del Martirio

Con esto concluye entonces la primera parte del Tercer Secreto, y el comentario del cardenal Ratzinger al respecto. Así que ahora pasemos a la segunda parte del Tercer Secreto, revisando lo que la Hna. Lucía testimonió en la siguiente secuencia de su visión:

“Un obispo vestido de blanco. Y tuvimos la impresión”, afirmó, “que era el Santo Padre”. Además, dijo, vieron: “Otros obispos, sacerdotes, hombres y mujeres religiosos subiendo una empinada montaña, en cuya cima había una gran cruz de troncos tallados en bruto como de un árbol de corcho con su corteza… “Cuando el obispo vestido de blanco llegó a la cima de la montaña, mientras se encontraba “de rodillas al pie de la gran cruz, fue asesinado por un grupo de soldados que le dispararon balas y flechas”. Adicionalmente, la Hna. Lucía  relata sobre la visión: “Allí murieron uno tras otro los otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, y varios laicos de diferentes rangos y posiciones”.

Así concluye la segunda parte del Tercer Secreto. ¿Cómo debemos entender este impresionante y dramático escenario? El cardenal Ratzinger explica lo siguiente: “Podemos reconocer el siglo pasado [es decir, el siglo XX] en la visión”. El siglo XX, como continua diciendo, “fue un siglo de sufrimiento y persecución para la Iglesia, un siglo de guerras mundiales que han infligido formas de crueldad sin precedentes”. De hecho, el cardenal Ratzinger declaró más tarde en una entrevista que le dio al periodista Peter Seewald, que “podemos ver en este texto un breve resumen de una visión, en imágenes simbólicas, de la Iglesia de los mártires del siglo XX” (Dios y el mundo: una conversación con Peter Seewald, Ignatius Press, San Francisco, 2002, p.313).

El cardenal Ratzinger afirma que sor Lucía vio en su visión del 13 de julio, algo de las terribles persecuciones que serían desatadas contra la Iglesia, por parte de sus enemigos, en el siglo pasado. Esa persecución, de hecho, no tuvo precedentes no solo por su inmensidad sino también por su crueldad. Se estima que unos veintiséis millones de cristianos fueron martirizados en el siglo XX, lo que representa dos tercios del número total de los cuarenta millones de cristianos que han sido martirizados en los dos mil años de historia de la Iglesia. En otras palabras, más cristianos fueron martirizados en el siglo XX que en todos los siglos anteriores en su conjunto. (Nota: estas estadísticas fueron anunciadas oficialmente en el Coliseo Romano por el obispo Michel Hrynchyshyn, presidente de la Comisión de los Nuevos Mártires, para el Comité del Jubileo del Vaticano, el 7 de mayo de 2000, el Día del Jubileo de los Mártires).

Lo más importante es que ahora se puede afirmar con certeza que el “obispo vestido de blanco”, a quien Sor Lucía vio asesinado en la cima de la montaña de su visión, fue ciertamente el Papa San Juan Pablo II. Él mismo declaró esto después de haber leído el contenido del Tercer Secreto, mientras se recuperaba en el hospital, de las heridas de bala que había recibido durante el intento de asesinato que sufrió en la fecha más significativa del 13 de mayo: Día de Nuestra Señora de Fátima, en el año 1981. De hecho, el cardenal Dziwisz, el ex secretario personal del papa Juan Pablo II, declaró más tarde: “Fue allí, en el hospital, donde el santo padre leyó el ‘secreto’ [el 18 de julio]. Al terminar, todas sus dudas aun existentes, desaparecieron. En la visión de la Hermana Lucía, él reconoció su propio destino “(A Life with Karol, Doubleday, 2008, p. 136).

El cardenal Ratzinger señala de manera similar en su comentario sobre el Tercer Secreto: “Sin duda, podemos ver una convergencia de diferentes papas en la figura vestida de blanco que fue asesinada en la cima de la montaña”. ¿Cómo es esto? El cardenal Ratzinger continúa explicando: “Comenzando desde el papa Pío X hasta el papa actual [que era el papa Juan Pablo II en ese momento], todos ellos compartieron los sufrimientos del siglo y se esforzaron por continuar a través de toda angustia a lo largo del camino que conduce a la cruz”.

En otras palabras, podemos decir que el Obispo vestido de blanco a quien Sor Lucía vio asesinado en la visión, fue una imagen y una profecía a la vez, de los sufrimientos que le esperaban a los papas del siglo veinte. Y probablemente también podamos proyectar esto a los papas del siglo XXI, a menos que haya una gran hora de conversión y regreso a Dios.

  1. Parte III del Tercer Secreto: Los Ángeles y los Mártires

Finalmente, repasemos ahora la tercera parte del tercer secreto. En esta parte de la visión, la Hna. Lucía vio: “Debajo de los dos brazos de la Cruz… dos ángeles cada uno con un aspersorio de cristal [esto es un rociador de agua bendita] en su mano, en el que recogieron la sangre de los mártires, y con ellos, rociaron las almas que se dirigían hacia Dios”.

La sangre que goteaba de los dos brazos de la Cruz y que era recogida por los ángeles, representa simultáneamente la Sangre de Cristo junto con la sangre de los mártires que fueron asesinados mientras luchaban por alcanzar la cima de la montaña. El cardenal Ratzinger afirma esto en su comentario diciendo: “La sangre de Cristo y la sangre de los mártires se consideran una sola”.

Esta visión parece indicarnos, entonces, que las gracias ganadas por los mártires no solo serán recogidas por los ángeles sino también distribuidas por ellos a otros miembros del Cuerpo místico de Cristo que sufren persecución y opresión para fortalecerles en sus pruebas. Pues hay un antiguo proverbio de la Iglesia primitiva que dice que “la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos” (cf. Tertuliano, Apologética, Capítulo 50). En otras palabras, el supremo sacrificio que hacen los mártires al entregar sus vidas por Dios puede atraer innumerables gracias para la expansión de la Iglesia. En consecuencia, si más cristianos fueron martirizados por la fe en el siglo XX, que en todos los siglos anteriores en su totalidad, entonces podemos suponer que más gracias serán otorgadas a la Iglesia en este siglo y en los venideros, que en todos los anteriores en su conjunto.

Es cierto, entonces, que las gracias necesarias para una “nueva primavera de la Iglesia”, de la cual el papa San Juan Pablo II habló continuamente, durante los últimos años de su papado, puede darse y de hecho se dará. Lo único incierto es el alcance de nuestra cooperación con estas gracias.

Sin embargo, como sabemos por la actual persecución de los cristianos en el Medio Oriente, la profetizada persecución de la Iglesia, que  Sor Lucía tuvo  en su visión del 13 de julio de 1917,  aun ahora continúa y lo hará en el predecible futuro. El papa Benedicto XVI llegó a declarar en la homilía, que pronunció en el santuario de Fátima, en la fiesta de Nuestra Señora de Fátima en 2010 que: “Nos equivocaríamos al creer que la misión profética de Fátima está completa”. Además, concluyó su homilía expresando el deseo: “Que los siete años que nos separan del centenario de las apariciones [de Fátima] aceleren el cumplimiento de la profecía del triunfo del Inmaculado Corazón de María, para la gloria de la Santísima Trinidad” (cf. Homilía del Papa Benedicto XVI para la fiesta de la Señora de Fátima el 13 de mayo de 2010 publicada en el periódico L ‘Osservatore Romano). Sin embargo, para comprender el significado completo de esta declaración, debemos recordar que María misma prometió a los niños después de darles el Segundo Secreto que: “Aunque los buenos serán martirizados, y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; y aunque muchas naciones serán aniquiladas; aun así, al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

  1. La dimensión profética de Fátima

La misión profética de Fátima no está completa, ya que el papa Benedicto XVI ha explicado: la “Iglesia continúa sufriendo, y todavía se cierne una amenaza sobre la raza humana… Pues aun ahora, en todas las formas concebibles, el poder amenaza con aplastar la fe” (cf. Entrevista con Peter Seewald en Light of the World, Ignatius Press, 2010, pp. 165-166). De hecho, la Iglesia continúa siendo perseguida en el siglo XXI casi tanto como lo había sido en el siglo XX. El Cardenal Dolan señaló al final de su mandato como Presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos: “Muchos de nuestros hermanos y hermanas en otras partes del mundo… están experimentando una persecución letal, a tal escala que desafía nuestra veracidad”. Y luego continuó anotando que: “El siglo XXI ya ha visto en sus primeros trece años un millón de personas asesinadas en todo el mundo por su creencia en Cristo” (Zenit.org, 12 de noviembre de 2013).

El mensaje de Fátima en general, y los Tres Secretos en particular deben verse, como lo expresó el actual Obispo de Fátima, “como una profecía en acción” (cf. Discurso del Obispo Antonio Marto al Apostolado Mundial de Fátima, en Fátima, Portugal el 29 de marzo de 2011). En otras palabras, debe verse como una profecía que continúa descubriéndose ante nuestros ojos. Si bien tiene un contenido teológico permanente que nos ayuda a comprender la historia, también tiene esa cualidad profética contingente que nos invita a cambiar la historia a través de la oración, la adoración y la reparación (cf. Discurso del obispo Marto, 29 de marzo de 2011).

¿Qué podemos aprender del mensaje de Fátima? El cardenal Ratzinger sintetiza esto tan maravillosamente en su comentario sobre el Tercer Secreto, afirmando: “La fe y la oración son fuerzas que no solo pueden influir en la historia, sino que finalmente, la oración es más poderosa que las balas, y la fe más poderosa que los ejércitos”. Una de las mejores pruebas que tenemos de esta realidad es el hecho de que el papa Juan Pablo II fue milagrosamente preservado de la muerte por la Santísima Madre cuando un asesino le disparó en l981. De hecho, “él se convenció de que su vida había sido salvada, no, que le había sido devuelta nuevamente, gracias a la intervención y protección de nuestra Señora” (Cardenal Dziwisz, Life with Karol, p. 136). El mismo papa Juan Pablo II lo expresó así: “Fue la mano de una madre la que guió el camino de la bala” evitando causar una herida mortal (Papa Juan Pablo II, Mensaje a los Obispos italianos el 13 de mayo de 1994, en L’Osservatore Romano, n. 22, 1 de junio de 1994). Además, agregó en otro momento, para enfatizar la ayuda milagrosa que la Santísima Madre le había brindado: “Una mano disparó y otra guió la bala” (Dziwisz, p. 136).

El mensaje profético de Fátima es un gran regalo que el Señor y Su Santísima Madre le han dado a la humanidad. Porque puede ser usado como una lente a través de la cual, no solo podemos estudiar y aprender del pasado, sino también ver el futuro del papado, la Iglesia y el mundo en los años venideros.

  1. Fátima y el futuro

Con todo esto en mente, ¿Qué nos podría deparar el futuro? Bien, si miramos a través del lente del Tercer Secreto en particular, podremos ver una bifurcación en el camino que se encuentra justo delante de nosotros. Si bien la dimensión material de la Profecía del papa mártir pertenece a la historia, el desafío moral es perenne. Si la humanidad se convierte, habrá paz y gracia abundante, pero si la humanidad permanece en su obstinación, las cosas solo pueden empeorar. Por lo tanto, en esta bifurcación en el camino de la historia, un camino conduce hacia un ángel vengador con una espada de fuego en la mano, mientras que el otro camino conduce al corazón tierno y ardiente de una madre llena de amor.

La historia de la salvación deja en claro, que el mundo siempre se enfrenta a la decisión de elegir cuál de estos dos caminos quiere seguir. Porque el Señor ha puesto ante nosotros la vida y la muerte, bendición y maldición, penitencia y placer, el bien y el mal. Escojamos hoy entonces la vida y a María. Porque sabemos que, al final, el bien triunfará sobre el mal. Sabemos que Dios tiene la última palabra. Sabemos que la Santísima Virgen María está en el lado ganador. Nunca olvidemos que María, la Reina del Cielo y de la Tierra, nos ha prometido, que no importa lo que le pueda suceder a un papa en particular, o lo que pase alrededor del mundo, o dentro de la Iglesia, “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”. Y  entonces habrá paz. Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros.