CC11 Viviendo Fátima

CC11 Viviendo Fátima

Viviendo el mensaje de Fátima

“Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te llevará a Dios”. En Fátima, en medio de la primera “Gran Guerra”, Nuestra Señora manifestó nuevamente su singular cercanía y preocupación por la humanidad sufriente, por una humanidad que se había alejado de Dios y estaba provocando Su justa ira, la justa retribución por sus pecados. María vino para llevar a la humanidad de regreso a Dios, para alcanzar misericordia y perdón de Él, a través de la devoción a su Inmaculado Corazón. Mientras la Iglesia celebra el centenario de las apariciones de Nuestra Señora, queremos reflexionar nuevamente sobre la importancia de su mensaje hoy, para nosotros.

Llamado a la oración y a la penitencia

En nuestra última circular, reflexionamos sobre los “tres secretos” interpretados por el cardenal Angelo Sodano y el entonces cardenal Ratzinger (Benedicto XVI). Pero estos relatos proféticos no contienen el corazón del mensaje moral de Nuestra Señora. La propia Hermana Lucía, frustrada por la continua insistencia de que el tercer secreto no se reveló completamente, nos da a conocer el llamado urgente de Nuestra Señora a la penitencia: “Si tan solo vivieran lo más importante, lo que ya se ha dicho… Solo se preocupan por lo que queda por decir, en lugar de cumplir con la petición que fue oración y penitencia! (Coimbra, Caminos bajo la mirada de María, p. 245). Y además ella escribe:

Esta es la penitencia y la oración que el Señor ahora pide y exige: oración y penitencia, pública y colectiva, junto con abstenerse de pecar… “Recen el Rosario todos los días para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra”, dijo Nuestra Señora el 13 de mayo de 1917. Esta recomendación insistente no era solo para los tres pobres y humildes niños, sino un llamado al mundo entero, a todas las almas, a toda la humanidad, creyentes y no creyentes. (Ibíd., P. 247)

Para aquellos que estaban lejos de Dios, Nuestra Señora los llamó a la fe, la penitencia, la oración y un cambio de vida. Ella realizó milagros y se cumplieron visiones proféticas para fortalecer la fe de los incrédulos. Sin embargo, parece que el mensaje de Nuestra Señora se dirigió mucho más a aquellos que ya creían, a aquellos que vivían una vida buena; para ellos, el mensaje fue un llamado a hacer más. Ella vino a enseñarnos una forma de reparación y expiación, de sacrificio, penitencia y oración por la pérdida de tantas almas. “Ora, ora mucho y haz sacrificios por los pecadores; porque muchas almas van al infierno, pues no hay nadie que se sacrifique y rece por ellas” (Memorias, p. 76). Este mensaje fue para niños simples, buenos, niños de familias fieles cristianas. Pero precisamente de entre estas almas, Nuestra Señora buscó instrumentos de la misericordia de Dios para con las almas cegadas por el pecado; ella eligió almas que fueran generosas con Dios y con el prójimo, almas con un corazón compasivo. Queremos reflexionar, por lo tanto, sobre cómo estos tres niños, cada uno viviendo el mensaje de una manera muy personal, crecieron bajo la tutela de María y el Ángel para convertirse en instrumentos de salvación maduros y santos. Nuestra esperanza es que esto abra para nosotros el verdadero mensaje de Fátima.

Las tres apariciones del ángel de Portugal

Antes de las apariciones de Nuestra Señora, Lucía y sus dos primos fueron preparados por un ángel para su gran misión en la Iglesia. Aunque ellos no se nos aparecen visiblemente a todos, los ángeles, en particular nuestro propio Ángel Guardián, está íntimamente involucrado en nuestro crecimiento espiritual. (cf. CCC 336) En 1916, el Ángel de Portugal habló a los videntes por primera vez, como nos dice sor Lucía:

“¡No tengan miedo! Soy el Ángel de la Paz. Recen conmigo. Arrodillándose en el suelo, se inclinó hasta que su frente tocó el suelo, y nos hizo repetir estas palabras tres veces: “¡Dios mío, creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.

En esta lección inicial del Ángel, los niños aprendieron no solo una oración, sino cómo orar. Primero, la postura del Ángel al inclinar su frente hacia el piso, postura que los niños debieron imitar, habla de la majestad de Dios en relación con la humildad del hombre. Es una lección sobre el temor reverente del Señor, es al mismo tiempo un gesto de humilde sumisión y súplica respetuosa. Esta actitud es esencial para el crecimiento espiritual, ya que “el temor del Señor es el comienzo de la sabiduría”.

La oración misma del Ángel es un acto de fe, esperanza y caridad, así como también un acto de reparación por aquellos que no sirven a Dios en la fe, la esperanza y la caridad. Desde el principio, vemos que el mensaje de Fátima es un llamado a la reparación e intercesión por las almas. Después de enseñarles la oración, el ángel les dice: “Oren así. Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de sus súplicas. De esta manera, se les hace conscientes de que la oración es escuchada, tiene un valor real y efectivo.

La impresión de esta aparición es muy fuerte. “A partir de entonces, solíamos pasar largos períodos de tiempo, postrados como el Ángel, repitiendo sus palabras, hasta que a veces nos caíamos, agotados”. También comenzaron a rezar el Rosario completo todos los días. (En algún momento por obedecer a sus madres pero queriendo extender el tiempo de juego,  solo rezaban 50 veces, “Ave María”, “Santa María” en lugar de toda la oración, ¡así terminaban sus oraciones en un santiamén!) Pero como cualquier otro niño, pronto volvieron a su ocupación principal: ¡jugar! Un día mientras jugaban, el Ángel apareció nuevamente y  casi los reprende, “¡¿Qué están haciendo?!” preguntó. “¡Recen, recen mucho! Los Sagrados Corazones de Jesús y María tienen planes de misericordia para ustedes. Ofrezcan oraciones y sacrificios constantemente al Altísimo”. Esta escena también es una llamada de atención para nosotros. Estamos ocupados con nuestro trabajo, recreación y familia; Llevamos una vida normal, incluso una vida buena, pero ¿nos damos cuenta de la urgencia de nuestro llamado a salvar almas? ¿Rezamos y nos sacrificamos tanto como debemos, tanto cómo podemos?

Lucía, muy práctica, pregunta: “¿Cómo vamos a hacer sacrificios?” El ángel responde: “Haz de todo lo que puedas un sacrificio y ofrécelo a Dios como un acto de reparación por los pecados por los cuales es ofendido, y en  súplica por la conversión de los pecadores. De este modo, traerán la paz a su país. Soy su Ángel Guardián, el Ángel de Portugal”. Esta enseñanza es clave para vivir una vida de disposición sacrificial por Dios y por las almas. Estamos llamados a hacer de todo una ofrenda para Dios, esas cosas que disfrutamos, las penitencias autoimpuestas y las cosas que debemos soportar: todas estas cosas que podemos transformar a través del amor en un regalo para Dios.

Estos niños pequeños se volvieron muy generosos y perseverantes en sus penitencias autoimpuestas. Regalaban su almuerzo y pasaban días completos bajo el sol sin tomar ni una bebida, ¡durante meses y meses! Encontraron una soga y la llevaron apretada alrededor de sus cinturas. (Nuestra Señora luego les dijo que lo aflojaran por la noche para que pudieran dormir). Sin embargo, el Ángel agregó: “Sobre todo, acepten y soporten con sumisión el sufrimiento que el Señor les enviará”. Son estas últimas penitencias las más difíciles de ofrecer como un regalo, pero también las que tienen el mayor valor. Al ofrecer a Dios los sufrimientos que Él envía, aquellas cosas que son tan contrarias a nuestro propio gusto personal, también evitamos la trampa de la autocomplacencia, la voluntad propia o el orgullo de hacer penitencia. Sor Lucía escribe:

Estas palabras causaron una profunda impresión en nuestras mentes, como una luz, haciéndonos comprender quién es Dios, cómo nos ama y desea ser amado, así como el valor del sacrificio, cuán agradable es para Él y cómo por su cuenta, Él otorga la gracia de la conversión a los pecadores. Por esta razón, desde ese momento comenzamos a ofrecer todo lo que nos mortificaba… y a permanecer por horas con nuestra frente contra el suelo, repitiendo la oración que el Ángel nos había enseñado.

En la tercera aparición, el Ángel les enseña otra oración, nuevamente es una oración de reparación, esta vez mientras se postran ante Nuestro Señor en la Santísima Eucaristía:

[El Ángel] sostenía un cáliz en su mano izquierda, con la sagrada hostia suspendida sobre él, de la cual cayeron unas gotas de sangre en el cáliz. Dejando el cáliz suspendido en el aire, el Ángel se arrodilló a nuestro lado y nos hizo repetir tres veces:

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y te ofrezco el más precioso Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencia con los cuales Él mismo es ofendido. Y, a través de los méritos infinitos de Su Sagrado Corazón, y el Inmaculado Corazón de María, te suplico la conversión de los pobres pecadores”.

Esta oración, rezada antes de la Eucaristía, les enseña a ofrecer sus propios sacrificios en unión con los méritos infinitos de la Cruz de Jesús, presentes en la Santísima Eucaristía. Es la reparación más alta que se puede ofrecer, el sacrificio de Dios mismo, y da mérito a nuestros propios sacrificios. Además, a través de los méritos de Jesús y María, a los niños se les vuelve a enseñar a interceder por los pecadores.

Luego, levantándose, tomó el cáliz y la Hostia en sus manos. Me dio la Sagrada Hostia, y compartió la Sangre del cáliz entre Jacinta y Francisco, diciendo mientras lo hacía: “¡Coman y beban el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ofendido por hombres desagradecidos! Reparen por sus crímenes y consuelen a su Dios.

Esta intención, “consuelen a su Dios” en la Eucaristía, parecía ser la clara vocación de Francisco. El vio en la luz del ángel y de Nuestra Señora lo “triste” que estaba Nuestro Señor por el pecado. Después de las apariciones, sabiendo que pronto moriría, dejaría la escuela para pasar muchas horas solo en oración con el “Jesús escondido”.

A través de estas primeras visiones del ángel, los niños entraron en un intenso curso de la vida espiritual. Fueron introducidos en el reino de lo sobrenatural, lo que los llevó a practicar la oración y la penitencia ya en un grado heroico, perseverando en sus esfuerzos. Crecieron en madurez más allá de su edad.

Las apariciones de nuestra señora

El 13 de mayo de 1917, los niños recibieron su primera visión de María en Cova d’Iria. Ella les pidió que regresaran allí cada mes durante seis meses. Lucía preguntó si ella, Jacinta y Francisco irían al cielo, y Nuestra Señora les aseguró que así seria, pero Francisco todavía tenía “muchos rosarios” por rezar. Esta noticia les trajo alegría y aliento en la vida de sacrificio en que se habían embarcado.

Entonces Nuestra Señora les preguntó, de una manera semejante  a la fórmula de un voto religioso: “¿Se ofrecerán a Dios y soportarán todos los sufrimientos que Él les envíe? ¿En reparación por todos los pecados que lo ofenden? ¿Y por la conversión de los pecadores? Ellos respondieron ansiosamente: “¡Oh, lo haremos, lo haremos!” Nuestra Señora luego continuó: “Entonces tendrán mucho por que sufrir, pero la gracia de Dios estará con ustedes y les fortalecerá”. A lo largo de su vida, Sor Lucía consideró este momento como una promesa sagrada, un momento clave, que solo se desarrollaría más ampliamente en apariciones posteriores. Al igual que con los votos de un religioso, la iniciativa proviene de Dios (a través de Nuestra Señora, en este caso) pero requiere  de un “sí” generoso  por parte del alma invitada. Una vez que se da este “sí”, Dios les asegura que serán sostenidos y fortalecidos por Su gracia en cada Cruz y prueba, siempre y cuando sean fieles a su promesa.

Cuando pronunciaron su “voto”, casi como para mostrar que Dios lo aceptaba, Nuestra Señora abrió las manos y nos bañó en una luz celestial que parecía venir directamente de sus manos. La realidad de la luz cortó nuestros corazones y nuestras almas, y sabíamos de alguna manera que esta luz era Dios, y podíamos vernos abrazados en ella. Por un impulso interior de gracia caímos de rodillas, repitiendo en nuestros corazones: “Oh, Santísima Trinidad, te adoramos. Dios mío, Dios mío, te amo en el Santísimo Sacramento”.

Nuestra Señora entonces les dijo: “Recen el Rosario todos los días, para traer la paz al mundo y el fin de la guerra”.

En la misma noche de esta aparición, la pequeña Jacinta, de solo 7 años, estaba tan llena de alegría que no pudo contenerse, aunque Lucía le había advertido que no dijera nada. Ella gritó toda la historia a su familia. Aunque su padre y eventualmente su madre también creyeron la historia, no paso así con la familia de Lucía. Ella comenzó a sufrir la desconfianza y el desprecio de su madre y hermanas, junto con la de muchas otras personas en el pueblo. Su madre a menudo la golpeaba para obligarla a “admitir que había mentido”.

Sin embargo, muchas personas sí creyeron a los niños y vinieron de todas partes para escuchar su historia. Y esto se convirtió en otra fuente de sufrimiento para los niños, que hablaron con extraños hasta caer del cansancio. Estas personas a lo largo de los meses también pisotearon los campos y las tierras cultivadas de la familia de Lucía, causando más tensiones y contratiempos financieros en la familia para que sus hermanas fueran enviadas a trabajar, y la culpa se atribuyó completamente a Lucía. Antes de cenar por la noche, su madre solía decir:

“Dios mío, ¿dónde se ha ido toda la alegría de nuestro hogar?” Luego, descansando su cabeza en una mesita a su lado, estallaba en amargas lágrimas. Mi hermano y yo llorábamos con ella. Esa fue una de las escenas más tristes que he presenciado. Con el anhelo por mis hermanas, y al ver a mi madre tan miserable, sentí que mi corazón se estaba rompiendo. Aunque solo era una niña, entendí perfectamente la situación en la que estábamos.

Pero en todo este sufrimiento que vino sobre ella y los otros niños, se mantuvieron fieles a su promesa de aceptar los sufrimientos que Dios enviaría:

Entonces recordé las palabras del Ángel: “Sobre todo, acepta sumisamente los sacrificios que el Señor te enviará”. En esos momentos, solía retirarme a… nuestro pozo. Allí… mis lágrimas se mezclaron con las aguas de abajo y le ofrecí mi sufrimiento a Dios. A veces, Jacinta y Francisco venían y me encontraban así, en un amargo dolor. Como mi voz se ahogó con sollozos y no pude decir una palabra, compartieron mi sufrimiento hasta tal punto que también lloraron copiosas lágrimas. Entonces Jacinta hizo nuestra ofrenda en voz alta: “Dios mío, es como un acto de reparación y para la conversión de los pecadores, que te ofrecemos todos estos sufrimientos y sacrificios”.

Vemos aquí la importancia de hacer un ofrecimiento consciente, el “regalo” de nuestros sufrimientos a Dios por la conversión de los pecadores, los sacerdotes, nuestras familias, etc. Esto da a nuestros sufrimientos, los cuales tendremos que soportar en cualquier caso, el ¡valor y propósito, y nos brinda la fuerza y ​​el consuelo para sobrellevarlos con mayor resolución por amor a Dios! También vemos el vínculo espiritual que se forma entre los tres jóvenes primos, ya que se animan mutuamente en la vida de la virtud. ¡Esta es la verdadera amistad espiritual!

En junio, María les enseña a los niños otra oración de reparación e intercesión por los pecadores, para ser rezada entre cada década del Rosario: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno. Lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas. ¡Una y otra vez, vemos en el mensaje de Fátima el llamado a interceder y sacrificarse por los pecadores! ¡Las necesidades de nuestro tiempo son grandes! Culturas enteras se han distanciado de Dios. ¡El llamado de Nuestra Señora es un llamado también para cada uno de nosotros!

Nuevamente, Nuestra Señora promete llevarlos al cielo, pero Lucía tendrá que esperar un poco más, “ya ​​que Jesús desea que me hagas conocer y amar en la tierra. Él también desea que establezcas devoción en el mundo a mi Inmaculado Corazón”. ¡Lucía está consternada al saber que le dejaran “sola” —su vínculo espiritual con sus primos ahora es aún mayor que el vínculo natural con sus padres! – pero Nuestra Señora le asegura: “Sola no, hija mía, y no debes estar triste. Siempre estaré contigo, y mi Inmaculado Corazón será tu consuelo y el camino que te llevará a Dios”. Esta es la gran promesa de la consoladora presencia de María que, como cuenta después sor Lucía, iba dirigido no solo a ella sino a todos los que entran al servicio de Nuestra Señora.

La devoción al Inmaculado Corazón es esencial para el mensaje de Nuestra Señora. El cardenal Ratzinger comenta: ” ‘Dedicarse’ al Inmaculado Corazón de María significa abrazar esta actitud de corazón, que hace al fiat “Hágase tu voluntad”, el centro determinante de  la vida entera  de la persona”. En otras palabras, estar dedicado al Corazón de María es esforzarse por imitar su sí en todas las pruebas y sufrimientos de esta vida. María por su parte será nuestra protección, fortaleza y consuelo, nuestro “camino” guiándonos a Dios. Si queremos embarcarnos en una forma de conversión personal y expiación por los pecadores, ¡necesitamos positivamente esta cercanía y apoyo de Nuestra Señora! Ella es nuestra Madre, no ahorrándonos sufrimiento tampoco la Cruz, sino ayudándonos y enseñándonos cómo ofrecer generosamente este regalo a Dios.

En julio, Mary renueva su solicitud de reparación, esta vez refiriéndose específicamente a los delitos contra su Corazón Inmaculado:

Hagan sacrificios por los pecadores, y digan a menudo, especialmente mientras hacen un sacrificio: Oh Jesús, esto es por amor a Ti, por la conversión de los pecadores y en reparación por las ofensas cometidas contra el Inmaculado Corazón de María.

Para impresionarlos con la urgencia de esta solicitud, por un breve momento les muestra a estos niños pequeños una visión aterradora del infierno. Más tarde, Lucía cuenta que si no se les hubiera asegurado el cielo en los últimos meses, habrían muerto de miedo. Jacinta se vio particularmente afectada por esta visión, y siempre tuvo la preferencia personal de ofrecer sus sacrificios por la conversión de los pecadores para que no se fueran al infierno. Lucia describe su fijación sobre este tema:

Lo que causó la mayor impresión en Jacinta fue la idea de la eternidad. Incluso en medio de un juego, ella se detenía y preguntaba: “¡Pero escuchen! ¿No termina entonces el infierno después de muchos, muchos años? O de nuevo: “Esas personas que arden en el infierno, ¿nunca mueren? ¿Y no se convierten en cenizas? Y si la gente reza mucho por los pecadores, ¿Nuestro Señor no los sacará de allí? ¡Pobres pecadores! ¡Tenemos que rezar y hacer muchos sacrificios por ellos!

Tanto en julio como en agosto, Nuestra Señora repite: “Oren, oren mucho. Hagan sacrificios por los pecadores. Muchas almas van al infierno, porque nadie está dispuesto a ayudarlas con sacrificio”. ¿Nos impresiona la idea del infierno aún hoy? ¿Nos damos cuenta de la urgencia de tantas almas corriendo imprudentemente hacia este destino eterno? ¡Al igual que a los niños, estos pensamientos tienen la intención de sacarnos de nuestro estado de inercia, para darnos corazones de compasión por tantas almas que se pierden e inspirarnos a tomar en serio el llamado al sacrificio por las almas! Trabajar en nosotros mismos hasta que seamos capaces de decir sí a todo lo que Dios nos está pidiendo. Los santos ángeles están esperando que nuestra firme voluntad se involucre en la batalla por las almas, ¡ahora más que nunca!

Por último, cada mes, Nuestra Señora repitió a los niños: “¡Recen el Rosario todos los días!” hasta que ella finalmente reveló su nombre en octubre, “Soy la Dama del Rosario”. Oración y sacrificio. Solo a través de la oración encontraremos la fuerza para vivir una vida de sacrificio generoso. Este es el camino hacia la paz: “la paz de la Iglesia, la paz de las naciones, la paz de las familias en los hogares, la paz de la conciencia en las almas. Las personas carecen de paz porque carecen de fe, de penitencia y de oración pública y colectiva” (Hna. Lucia, My Pathway, p. 247). ¿Rezamos ya un Rosario todos los días? ¿Por qué no rezar dos? ¿Tenemos un largo viaje en automóvil? En lugar de escuchar la radio o un CD de música, ¿qué tal rezar un rosario? Vemos y nos enojamos por tantos desórdenes en la Iglesia, en la política, en el mundo. Pero, ¿de qué sirve enojarse por esas cosas? No estamos en condiciones de influir en las naciones desde afuera. La oración, por otro lado, puede influir y cambiar desde adentro, moviendo corazones, comenzando con los nuestros.

A medida que continuamos celebrando este año jubilar de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, queremos renovar nuestro compromiso y consagración a Nuestra Señora, para unir fuerzas con los santos ángeles “bajo el estandarte de María” en la batalla por las almas. Cuando las cosas sean difíciles, recordemos siempre las palabras de nuestra Madre: “¿Estás sufriendo mucho? No te desanimes. Nunca te abandonaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te llevará a Dios”.