CC28

II MISIÓN

Parte I: Los fundamentos de la misión

La misión siempre ha sido una de las orientaciones fundamentales en la Obra de los Santos Ángeles. Los ángeles, como lo indica su propio nombre, son misioneros. Son mensajeros enviados por Dios para traer las buenas nuevas. Fueron los ángeles de Belén quienes fueron los primeros en anunciar el nacimiento del Salvador. Fue el ángel en la tumba de Cristo el primero en anunciar su resurrección. No hay coincidencia en el hecho de que la palabra: evangelizar tiene un ángel en el medio. Los ángeles son los perfectos evangelizadores. En nuestro trabajo con los santos ángeles y nuestra cooperación con ellos, estamos llamados de manera especial a ser misioneros con ellos.  

Aunque los ángeles, como se mencionó anteriormente, han proclamado el Evangelio por sí mismos, esa no es la forma en que ordinariamente Dios ha ordenado que el Evangelio sea proclamado. Los hombres están llamados a predicar el Evangelio, ayudados por los santos ángeles. Esto es evidente en los Hechos de los Apóstoles en varias ocasiones. Por ejemplo, cuando los apóstoles fueron arrestados y encarcelados, un ángel entró por la noche, abrió las puertas de la prisión y los sacó y les dijo: “Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida” (Hechos 5,20). En lugar de dejarlos en prisión y proclamar el Evangelio, el ángel ayudó a los apóstoles para que pudieran cumplir ese papel. Además, cuando el eunuco etíope estaba listo para recibir el Evangelio, un ángel trajo al diácono Felipe para instruirlo y bautizarlo (Hechos 8). De manera similar, cuando llegó el momento de llevar el Evangelio a los gentiles, el ángel organizó la reunión entre San Pedro y el centurión Cornelio (Hechos 10). Una y otra vez los ángeles estaban ayudando en la obra misional de los apóstoles.   

Los ángeles continúan teniendo el mismo deseo de encontrar hombres y mujeres que estén dispuestos a trabajar con ellos para difundir el Evangelio de Jesucristo. Esperan a que seamos colaboradores dóciles y celosos en la viña del Señor. Desafortunadamente, a menudo esperan en vano que nos preocupemos lo suficiente por la difusión del Evangelio, para que seamos sus instrumentos en esa gran obra. En los últimos tiempos, la Santa Iglesia ha intentado despertar en todos los fieles un sentido de su obligación de participar en la obra misionera de la Iglesia. El papa Juan Pablo II escribió en su carta encíclica Redemptoris Missio (Sobre la validez permanente del mandato misionero de la Iglesia): 

La Iglesia y cada cristiano dentro de ella, no puede mantenerse oculto o monopolizar esta novedad y riqueza que se ha recibido de la generosidad de Dios para ser comunicada a toda la humanidad.

Es por eso que la misión de la Iglesia se deriva no solo del mandato del Señor, sino también de las profundas demandas de la vida de Dios dentro de nosotros. Los que están incorporados a la Iglesia católica deben sentir su privilegio y, por esa misma razón, su mayor obligación de dar testimonio de la fe y de la vida cristiana como un servicio a sus hermanos y hermanas y como una respuesta adecuada a Dios. Deben tener en cuenta que “deben su distinguido estatus no a sus propios méritos sino a la gracia especial de Cristo; y si no responden a esta gracia en pensamiento, palabra y obra, no solo no serán salvos, serán juzgados más severamente ” (RM 11). 

“¡Ay de mí si no predico el Evangelio!” (1 Cor 9,16) 

Estas palabras de San Pablo expresan la obligación que se le impuso de anunciar las buenas nuevas de Jesucristo a todos los hombres. La Iglesia enseña que una obligación similar se impone a todos los cristianos en virtud de su bautismo. El papa Juan Pablo II escribió: “El impulso misionero pertenece a la naturaleza misma de la vida cristiana” (RM 1).  

La necesidad de que todos los fieles compartan esta responsabilidad no es simplemente una cuestión de hacer que el apostolado sea más efectivo; es el derecho y el deber basado en su dignidad bautismal, por el cual “los fieles participan, por su parte, en la triple misión de Cristo como sacerdote, profeta y rey”. Por lo tanto, “están destinados por el deber general y tienen el derecho, ya sea individualmente o en asociación, de luchar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y aceptado por todas las personas en todo el mundo. Esta obligación es aún más insistente en circunstancias en las que solo a través de ellas las personas pueden escuchar el Evangelio y conocer a Cristo ” (RM 71). 

“No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (Hechos 4,20) 

El objetivo final de la actividad misionera no es simplemente transmitir doctrinas, rituales o códigos morales. La misión es esencialmente por el bien de revelar a la persona de Jesucristo que solo “puede guiarnos al amor del Padre en el Espíritu y hacernos compartir la vida de la Santísima Trinidad”. Como dice el catecismode la Iglesia católica, “La transmisión de la fe cristiana consiste principalmente en proclamar a Jesucristo para guiar a otros a tener fe en él” (CIC 425). Así como los ángeles fueron enviados en todo el Antiguo Testamento para prepararse para la venida de Cristo y en todo el Nuevo Testamento para proclamar a Cristo, también nuestro trabajo con los ángeles siempre se enfoca en Jesucristo.   

Cristo es el centro del mundo angelical. Son sus ángeles: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los ángeles con él” (Mt 25,31). Le pertenecen porque fueron creados a través de él y para él: “porque en él todas las cosas fueron creadas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, ya sean tronos o dominios o principados o autoridades; todas las cosas fueron creadas a través de él y para él “(Col 1,16). Le pertenecen aún más porque los ha convertido en mensajeros de su plan de salvación: “¿No son todos los espíritus ministrantes enviados para servir, por el bien de aquellos que deben obtener la salvación?” (Hebreos 1,14) (CCC 331).        

Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes” (Jn 20,21) 

La misión de Jesucristo, el Hijo de Dios, se puede ver en dos fases: missio ad intra y missio ad extra. Su misión se dirige primero hacia el interior, al pueblo de Israel. Cuando una mujer extranjera vino a pedirle a Jesús un favor para su hija, primero respondió: “Mi misión es solo para las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt 15,24). “Dejen que primero alimenten a los niños, porque no está bien tomar el pan de los niños y tirarlo a los perros” (Mc 7, 27). Y cuando envió por primera vez a sus apóstoles, les dejó en claro: “No vayan a ningún lado entre los gentiles y no entren en ninguna ciudad de los samaritanos, sino que vayan más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt 10, 5-6). La misión previa y fundamental era el pueblo elegido de Dios, porque fueron elegidos precisamente para llevar el mensaje de las buenas nuevas a todas las personas. “Es demasiado ligero que seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob y restaurar a los preservados de Israel; te daré como luz a las naciones, para que mi salvación llegue hasta el fin de la tierra ” (Is 49, 6). Sobre la base de la primera fase, Cristo, después de su resurrección, dio a sus apóstoles la misión de salir y ser sus testigos, “en Jerusalén y en toda Judea y Samaria y hasta el fin del mundo” (Hechos 1, 8).        

Cristo envía a sus discípulos al mundo tal como él mismo fue enviado al mundo, “Como el Padre me ha enviado, así también yo los envío a ustedes” (Jn 20,21). Por esta razón, es importante tener en cuenta que missio ad intra es anterior a missio ad extra. Esta es otra forma de establecer la máxima: la caridad comienza en casa. “Entonces, a medida que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos los hombres y especialmente a aquellos que son de la familia de la fe” (Gal 6,10). “Si alguien no mantiene a sus propios parientes y especialmente a su propia familia, ha repudiado la fe y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5, 8). No existe una verdadera misión externa que no se base de alguna manera en la misión interna de poner nuestro propio hogar en orden y llevar las buenas nuevas de Jesucristo a los nuestros.         

Destruyendo el reino de las tinieblas

Hay otras dos fases en la misión de Cristo. La primera es destruir el reino del diablo, la segunda es establecer el Reino de Dios. Con respecto al primer momento, San Juan escribió en su carta: “La razón por la que apareció el Hijo de Dios fue para destruir las obras del diablo” (1 Jn 3, 8). Cristo primero dio a sus discípulos el poder sobre el diablo para comenzar su obra (Mt 10, 1,8). Como escribió el papa Juan Pablo II: “Los actos de liberación de la posesión demoníaca, el mal supremo y el símbolo del pecado y la rebelión contra Dios, son signos de que de hecho ‘el Reino de Dios ha venido sobre ti’ (Mt 12,28) ” (Mt RM 14).    

Cuando las verdades de la fe se transmiten a alguien, además de decir la verdad, generalmente es necesario eliminar los obstáculos. Tales barreras pueden requerir el poder de Dios para vencer como San Pablo escribió a los corintios: “Aunque vivimos en el mundo, no estamos llevando a cabo una guerra mundana, porque las armas de nuestra guerra no son mundanas, sino que tienen el poder divino para destruir fortalezas. Destruimos argumentos y cada obstáculo orgulloso para el conocimiento de Dios y tomamos cautivo todo pensamiento para obedecer a Cristo” (2 Cor 10, 3-6). El Libro de Apocalipsis revela que los ángeles son los guerreros clave en la batalla contra el reino de las tinieblas. Constituyen los ejércitos del cielo que siguen la Palabra de Dios en la batalla (cf. Ap. 19,14).  

En esta fase inicial se requiere especialmente la asistencia de los santos ángeles. Consciente de la posible influencia de los poderes de las tinieblas, es útil invocar a San Miguel y su corte celestial, al tratar de llevar la fe a los demás. Es muy fácil que las cosas se malinterpreten o se retuerzan en la mente de aquellos que todavía están bajo la influencia del maligno. Los ángeles pueden traer la luz y la claridad mental que se necesita.

Estableciendo el Reino de Dios

La segunda fase es el establecimiento del reino de Dios. Este reino, como Jesús le dijo a Pilato, no es de este mundo (cf. Jn 18, 36). “El reino de Dios no es un concepto, una doctrina o un programa sujeto a interpretación libre, sino que ante todo es una persona con la cara y el nombre de Jesús de Nazaret, la imagen del Dios invisible. Si el reino es separado de Jesús, ya no es el reino de Dios revelado por él. El resultado entonces es una distorsión del significado del reino, que él reveló ” (RM 18).     

Santo Tomás enseñó el papel de los ángeles en la transmisión de la fe: “Es necesario para la fe que las cosas que se deben creer se propongan al creyente. Y esto de hecho ocurre a través de los hombres, de acuerdo con lo que se dice “la fe viene de lo que se escucha” (Rom 10,17), pero principalmente a través de los ángeles, por los cuales las cosas divinas se revelan a los hombres. De ahí que los ángeles trabajen de alguna manera, para la iluminación de la fe”. Cuando estamos involucrados en el trabajo de comunicar las verdades de la fe a otros, es importante invocar la ayuda de los santos ángeles. Los ángeles pueden ayudar a preparar el corazón y la mente de la otra persona y pueden ayudarnos a conocer las palabras más efectivas para hablar. San Francisco de Sales, antes de la predicación, se dirigía a los ángeles de los que estaban presentes. De manera similar, es importante invocar a los ángeles de aquellas personas a quienes deseamos anunciar las verdades de la fe, ya sea en el marco de una catequesis o en encuentros más informales en el trabajo o en el hogar.