CC35

II La obediencia en la vida de la iglesia

1. El alcance de la autoridad de la Iglesia

La pregunta más importante es, cuál es el alcance de la autoridad de la Iglesia: un niño es criado y educado por su padre y su madre. Lo mismo debe ser cierto para un hijo de DIOS. “Yo soy el Señor tu DIOS, quien te enseña lo que es de provecho, quien te guía por el camino que debes seguir” (Is 48,17). “He aquí, envío un ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que he preparado. Préstale atención… no te rebeles contra él… porque mi nombre está en él ” (Ex 23, 20s). Estas y otras palabras de DIOS, desean decirnos: La preocupación de los padres y, en consecuencia, su preocupación por nosotros, abarca toda nuestra vida, física, espiritual, presente y futura.  

a) Nuestra obligación de obedecer no existe solo con respecto a las decisiones “ex catedra“. 

El Papa León XIII responde nuestra pregunta de esta manera:

“Al definir los límites de la obediencia debida a… la autoridad del Romano Pontífice, no debe suponerse que solo se produzca en relación con los dogmas… (2) No, sincera y firmemente, no es suficiente aprobar doctrinas que aunque no estén definidas por algún pronunciamiento de la iglesia, son propuestas por ella, para ser creídas  como revelaciones divinas, en su enseñanza común y universal, y con las cuales el Concilio Vaticano declaró que deben creerse con Fe católica y divina. (3) Pero esto también debe tenerse en cuenta entre los deberes de los cristianos, que ellos permitan ser gobernados y dirigidos por la autoridad y el liderazgo de los obispos, y sobre todo por la Sede Apostólica. Y cuán apropiado es que esto sea así para que cualquiera pueda percibirlo fácilmente. Pues las cosas contenidas en los oráculos divinos hacen referencia en parte a DIOS, y en parte al hombre, y a lo que sea necesario para el logro de su salvación eterna. Ahora, los dos aspectos, es decir, lo que estamos obligados a creer, y lo que estamos obligados a hacer, está establecido, como hemos dicho, por la Iglesia, utilizando su derecho divino, y en la Iglesia por el Sumo Pontífice. Por lo tanto, le corresponde al Papa juzgar con autoridad cuáles son las cosas que contienen los oráculos sagrados, así como qué doctrinas están en armonía y cuáles están en desacuerdo con ellas; también, mostrar qué cosas se deben aceptar como correctas y cuáles se deben rechazar como inútiles; qué es necesario hacer y qué es necesario evitar, para alcanzar la salvación eterna. De lo contrario, no habría un intérprete seguro de los mandamientos de DIOS, ni habría una guía segura que muestre al hombre la forma en que debe vivir” (Sapientiae Christianae, 10-1-1890; HK-881). 

El papa Pío XI también enfatiza que esto en su encíclica sobre el matrimonio:

“CRISTO mismo hizo de la Iglesia la maestra de la verdad en aquellas cosas que también conciernen a la correcta regulación de la conducta moral, a pesar de que cierto conocimiento de la misma no está más allá de la razón humana … Así que para el mismo propósito, Él ha constituido la Iglesia como tutora y maestra de toda la verdad sobre la religión y la conducta moral; por lo tanto, los fieles deben mostrar obediencia a ella, someter sus mentes y corazones para que se mantengan ilesos y libres de error y corrupción moral, y para que no se priven de esa asistencia dada por DIOS con tan grandiosa generosidad; ellos deben mostrar debida obediencia, no solo cuando la Iglesia defina algo con juicio solemne, sino también, en la proporción adecuada, cuando por las constituciones y decretos de la Santa Sede , las opiniones sean prescritas y condenadas como peligrosas o distorsionadas” (Casti Connubii , 21-12-1930; HK-1732s) . 

Del mismo modo, el Concilio Vaticano II en su Constitución dogmática sobre la Iglesia exige “esta sumisión leal de la voluntad y el intelecto”, y un “reconocimiento respetuoso y asentimiento sincero” al Obispo de Roma “incluso cuando no hable ex cathedra ” (LG 25).  

Esta actitud conciliar y postconciliar, que espera la obediencia a las directivas establecidas, así como a los simples deseos que se presenten, no es nueva (cf. PO 15 o en Canon Law can. 276). San Pablo ya contaba con el amor y el consentimiento voluntario de su pueblo, razón por la cual él simplemente tuvo que expresar sus deseos a Filemón (cf. File. 12,14).  

San Ignacio de Loyola, en las constituciones de su “Compañía de JESÚS”, exigió obediencia “no solo en cuestiones de deber, sino también en otras cosas, incluso cuando no se posee un signo expreso de la voluntad del superior, es decir, sin una orden expresa” (Constitución VI, c.1, 1) . Un cierto espíritu familiar debe reinar en la Iglesia, donde el amor del niño anticipa el mandato del padre (cf. CD 28; Pp. Pius XII, arriba p. 89).  

b) “El papa... un guía seguro en el camino de la vida”

Siempre con miras a la causa final, la salvación eterna de las almas de los hombres, la Iglesia siente la necesidad, y es su deber a causa de su responsabilidad dada por DIOS para el cuidado de las almas, tener algo que decir sobre todas las facetas de la vida. Ella puede, y bajo ciertas circunstancias ella debe, prohibir la lectura de ciertos libros (cf. can. 822ss), o prohibir la participación en ciertos clubes o eventos, o declarar que cierta película es perjudicial para el alma etc. (Así, el Santo Padre anunció en su Exhortación apostólica sobre la vocación y la misión de los laicos (Christifideles Laici ,Nr. 31) una lista de grupos por venir, que disfrutan del reconocimiento oficial de la Santa Sede).   

En el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe “Sobre ciertos aspectos de la meditación cristiana” del 15 de octubre de 1989, la Iglesia enfatiza concretamente su competencia en la emisión de directrices sobre la vida de oración (No. 7) : desde

“la oración cristiana… es en realidad siempre una oración dentro de esa: comunidad de santos”, dentro de la cual y con la cual oramos,…, también debe en todo momento, llevarse a cabo en el verdadero espíritu de la Iglesia orante y, por lo tanto, bajo su dirección, que de vez en cuando puede concretarse en directrices espirituales basadas en su experiencia pasada”. 

¿No fue la obediencia también muy concreta en la vida de JESÚS? Simón dijo: Todos te están buscando. Él respondió: “Vamos a los lugares vecinos” (Mc 1, 37s); o: “Entra en el pueblo de enfrente, donde al entrar encontrarás un potro atado, en el que nadie se ha sentado todavía” (Lucas 19, 30s). Y en otra ocasión: “Velen conmigo”; cuando los discípulos se durmieron, recibieron una leve reprimenda: “¿No podéis velar una hora conmigo?” (Mt26, 38-40)

El Consejo ha resumido estos diversos aspectos de las demandas de DIOS, acerca de los fieles, en cuanto a sus vidas privadas y públicas en la oración: “Por lo tanto, todos los fieles están invitados y obligados a luchar por la santidad y la perfección de su propio estado de vida” (LG 42). 

2. Por la humildad y la obediencia, los sacerdotes se conforman a CRISTO 

“Los clérigos están obligados por una obligación especial, a mostrar reverencia y obediencia al Sumo Pontífice y a su propio ordinario”. Así lo establece el primer Canon del capítulo sobre las obligaciones y derechos de los clérigos en el nuevo Código de Derecho Canónico (Can. 273; cf. can. 273-289). 

El Concilio Vaticano II ve el fundamento de esta obligación de obediencia, en el sacramento de la ordenación misma: “Los sacerdotes por su parte deben tener en cuenta la plenitud del sacramento del orden que disfrutan los obispos, y deben reverenciar en sí mismos, la autoridad de CRISTO, el Pastor Supremo. Por lo tanto, deben estar unidos a su obispo con sincera caridad y obediencia. Esa obediencia sacerdotal… se basa en la porción del ministerio episcopal, que el sacramento del orden y la misión canónica confieren a los sacerdotes” (PO 7). “Por su parte, los obispos juran solemnemente esta obediencia el día de su consagración a la cabeza visible más alta de la Iglesia, el sucesor de San Pedro, el Vicario de JESUCRISTO” (Pp. Pus XI, Ad Catholic Sacerdotal, 20 -12 1935; HK 1254).    

a) La necesidad de la obediencia sacerdotal

Solo la obediencia ayudó al Señor a soportar Getsemaní: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras” (Mt 26,39), no la mía,  sino tu voluntad sea hecha. “La Voluntad del PADRE lo envía (JESUCRISTO) a los hombres, a los pecadores, sí, incluso a sus asesinos, así Él no puede estar más ligado a esta Voluntad del PADRE en obediencia” (CM 13).  

Como hombre, JESÚS hizo un acto de la más devota obediencia, en una fe ciega, al pararse  ante Judas, Pilato, los Altos Sacerdotes y los soldados llenos de odio, un acto de fe en la Voluntad del PADRE quien se ocultó y tampoco le habló directa o inmediatamente (cf. Mc 15, 34). Toda la historia de la pasión es un acto puro de obediencia; la redención entera es fruto de la obediencia; DIOS PADRE ha reverenciado tanto esta obediencia de su HIJO, que ha unido a ella, la redención de millones de hombres. 

Cuanto más reconozca un sacerdote su propia miseria humana y la grandeza de la misión que ha recibido como  sirviente indigno (cf. Lc 17,10), más nuestro sufriente Señor se convertirá en el centro de sus pensamientos y meditaciones. El papa Pío XI escribió a sus sacerdotes: 

(Razones)

“Nuestro corazón se llena de consuelo paternal al ver a Nuestros Hermanos y Nuestros amados Hijos, Obispos y sacerdotes, quienes, como las tropas elegidas, están siempre solicitas al llamado de su jefe, para apresurarse hacia todos los puestos avanzados de este vasto campo de batalla. Allí se involucran con la pacífica pero amarga guerra de la verdad contra el error, de la luz contra la oscuridad, del reino de DIOS contra el reino de Satanás.

Pero, por su propia naturaleza como una compañía activa y valiente, el sacerdocio católico debe tener el espíritu de disciplina, o para usar una palabra más profundamente cristiana, de obediencia. Es la obediencia la que une a todos los rangos en la armonía de la Jerarquía de la Iglesia…

La obediencia debería entonces hacer de la Iglesia Militante, un adversario verdaderamente terrible para los enemigos de DIOS, “como un ejército armado” (Cantar de los Cantares 6, 3-9). Dejen que la obediencia modere el celo excesivo por un lado, y ponga estímulo a la debilidad y flojedad por el otro. Dejen que se asigne a cada uno su lugar y estación, que deben aceptar sin resistencia; de lo contrario, la magnífica obra de la Iglesia en el mundo se vería tristemente obstruida. Que cada uno vea en las medidas tomadas por sus Superiores jerárquicos, las medidas de la Cabeza única y verdadera, a la que todos obedecen: JESUCRISTO Nuestro Señor, quien se hizo para nosotros “obediente hasta la muerte, incluso hasta la muerte de cruz” (Filipenses 2, 8).  

La obediencia lleva entonces, a la victoria en las batallas personales, así como a las batallas por el reinado de DIOS. Ayuda a “evitar todo tipo de división” (LG 28) y a “formar un solo presbiterio y una sola familia, cuyo padre es el obispo” (CD 28) – lleno de paz interior, fuente de admiración para aquellos que están afuera.  

b) “… construir con los lazos de la caridad sobrenatural”

Lo que une a una familia es el amor. Esta “caridad fluye especialmente del Sacrificio Eucarístico. Por lo tanto, este sacrificio es el centro y la raíz de toda la vida del sacerdote, de modo que el alma sacerdotal se esfuerza por hacer suyo lo que es promulgado en el altar del sacrificio. Si él vive de tal forma, y “penetra cada vez más íntimamente en el misterio de CRISTO, a través de la oración ” entonces CRISTO “trabajando a través de sus ministros… puede sin cesar, hacer la voluntad misma de su PADRE, en el mundo, a través de la Iglesia” (PO 14). 

(Fruto)

Pues tal sacerdote sabe que: “La fidelidad a CRISTO no puede separarse de la fidelidad a Su Iglesia” (PO 14);……en tal sacerdote hay crecimiento en la relación con su obispo o superior, en los “lazos de caridad sobrenatural, … la unidad de la voluntad del sacerdote con la voluntad del obispo” (CD 28); tales sacerdotes sienten la necesidad de probar “cuál es la Voluntad de DIOS, es decir, hasta qué punto sus proyectos están en conformidad con los estándares de la misión del Evangelio de la Iglesia” (PO 14) ; dichos sacerdotes con mucho gusto “se gastan y son útiles en cualquier cargo que se les confíe, incluso los más humildes y más pobres” (PO 15) .      

El amor percibe la voz acogedora del PADRE y cumple sus peticiones paternas. En esta luz sobrenatural, los deberes de un sacerdote son una expresión de la Voluntad de DIOS, a la cual está obligado a prestar atención y obedecer más que a los hombres (cf. Apoc. 5,29), ya sea su obligación personal, el luchar por la santidad , haciendo uso de las formas y medios adecuados, como por ejemplo la celebración diaria de la misa y la recitación del oficio, la oración mental regular y la recepción frecuente del sacramento de la penitencia o la veneración especial de la Madre de Dios (cf. cam. 276) , o sean sus obligaciones pastorales, como el cuidado de dar instrucción en la fe o formar las conciencias de los fieles (cf. AA 7, 4), o el deber de “estar listo para escuchar las confesiones de los fieles” (cf CD 30) . Este espíritu de caridad sobrenatural y de una obediencia libre y responsable, naturalmente exige a los sacerdotes una “disposición constante de la mente … para buscar no su propia voluntad, sino la voluntad del que los envió” (PO 15) ; pero también hace posible ese íntimo espíritu familiar que, por un lado, asegura a los sacerdotes una cierta estabilidad en el cargo de sus respectivas parroquias, para el bienestar espiritual de las almas que se les confían, pero que, por otro lado, espera que cuando “no puedan cumplir sus deberes de manera adecuada y fructífera … denuncien espontáneamente su renuncia o acepten la invitación del obispo para hacerlo”, en la pobreza de espíritu y desapego.     

Este desapego interior hace que un sacerdote sea puro y que se convierta en un “hombre según el Corazón de DIOS” (Hechos 13,22; cf. Filipenses 2, 5). Y gracias a este efecto purificador de la obediencia, se abre al sacerdote la posibilidad de un conocimiento y comprensión más profundos y una vida interior llena de gracia (vida mística) (¡los orgullosos solo se ven a sí mismos, pero los humildes y puros ven a DIOS! – – Mt 5, 8). DIOS le mostrará ocasionalmente razones más profundas para sus deberes, y esto hará que su obediencia sea aún más noble. Por ejemplo:  

1) Él puede reconocer que debe ser fiel a su “contabilidad” para el bautismo, la confirmación y el matrimonio (cf. can. 535, 895, 1122), porque todos ellos son eventos que tienen consecuencia permanente ante DIOS: solo se reciben una vez y, por lo tanto, se registran en el “Libro de la Vida”.  

2) La obligación de estar presente en la parroquia (cf. can. 533), para escuchar confesiones (cf. can. 986), él reconocerá, como una señal, que DIOS mismo está siempre allí para sus hijos y siempre tiene  oídos abiertos a sus peticiones.  

3) La Santa Misa celebrada fielmente todos los días, es un testimonio del amor de DIOS, que se ofrece absolutamente y en unidad, siempre por el bien de las almas (y no solo cuando es necesario).

4) El Señor concede esa importante armonía que debe existir entre el temor de DIOS y el amor de DIOS, a aquellos que se dejan guiar en las reglas litúrgicas, con cierta pobreza de espíritu por la luz de la obediencia de la fe; como ejemplo, existe la triple genuflexión correspondiente (como signo del temor de DIOS) y el triple beso (como signo del amor de DIOS) en la liturgia actual.

c) La tensión de la cruz en el trabajo pastoral.

Naturalmente, esta obediencia parece ser más difícil en el trabajo pastoral. Aquí debemos aferrarnos a aquello que nos debe quedar claro de lo que hemos dicho hasta ahora: “El ministerio sacerdotal, siendo el ministerio de la Iglesia misma, solo puede cumplirse en la unión jerárquica de todo el cuerpo de la Iglesia” (PO 15). Por otro lado, aquí debemos ser cautelosos para no dejarnos llevar  a considerar las cosas con la falsa oposición de “aquellos por encima” y de nosotros “aquí por debajo”. 

Ahora podemos entender la Encarnación de DIOS, como una “acción pastoral”; como un acto salvífico de DIOS por medio del cual nos da su gracia a nosotros los hombres, según nuestras capacidades y circunstancias (cf. Jn 15,22; Mt 13, 13.17; 1 Jn 1, 1). 

Este esfuerzo aplica para la enseñanza, los oficios sacerdotales y pastorales por toda la historia de la salvación. Por supuesto, el llamado a la conversión, el camino de la salvación, es decir, el camino de la cruz, no es atractivo, y por esta razón el pastor de almas debe intentar como un padre, dar a sus hijos la  amarga medicina que necesitan. Sin embargo, para evitar el peligro de que el padre falle en darle al niño la única medicina que puede salvarlo de una falsa sensación de compasión y un deseo de no infligir dolor, el Papa Pío XII ofrece la siguiente orientación en su encíclica sobre el sacerdocio:

“Estamos lejos de sostener que el apostolado no debe ser acorde con la realidad de la vida moderna y que los proyectos adaptados a las necesidades de nuestro tiempo no deben ser promovidos. Pero dado que todo el apostolado llevado a cabo por la Iglesia está, en esencia, bajo el control de la Jerarquía, no se deben introducir nuevas formas salvo con la aprobación del Obispo… De esta manera, todo se hará de manera ordenada y disciplinada y se garantizará la eficacia de la acción sacerdotal.

Que todos se convenzan de esto: es necesario seguir la Voluntad de DIOS y no la del mundo, y regular la actividad del apostolado de acuerdo con las directivas de la Jerarquía y no de acuerdo con opiniones personales. Es una vana ilusión pensar que uno mismo es capaz de ocultar su propia pobreza interna y aún cooperar efectivamente en la difusión del Reino de Cristo, mediante novedades en su método de acción”.

Luego, el Santo Padre aborda el problema más actual que enfrenta la enseñanza social de la Iglesia hoy en día:

“Los errores de ambos sistemas económicos [es decir, el comunismo y el capitalismo] y los resultados perjudiciales derivados de ellos deben persuadir a todos, especialmente a los sacerdotes, a permanecer fieles a la enseñanza social de la Iglesia, a difundir su conocimiento y, en la medida de lo posible, su poder, para reducirlo a una aplicación práctica. Esta enseñanza es la única que puede remediar los males que hemos denunciado, los males que están tan extendidos. Esta enseñanza une y perfecciona las demandas de la justicia y los deberes de la caridad…Ordinariamente, la realización de estos principios sociales cristianos en la vida pública es tarea de los laicos” ( Menti Nostrae , 23-9-1950). 

En general, debemos ser cautelosos en nuestra predicación para no manipular a DIOS mismo, mediante la proclamación de verdades a medias o distorsionadas; pues si alteramos la imagen de DIOS, el orden en la creación, no solo distorsionamos nuestra forma de ver a DIOS, sino que terminamos predicando un DIOS diferente y cambiado.

Con qué frecuencia Juan Pablo II hace referencia a esta verdad, especialmente en relación con la mejor imagen de DIOS, que se encuentra en el orden natural, la familia. Pero esto también aplica a las verdades dogmáticas, que ofrecen a los hombres respuestas a las preguntas básicas sobre el sentido de sus vidas y, por lo tanto, les ayuda a no perderse fácilmente en las falsas ofertas hechas por las sectas y las filosofías paganas que prevalecen hoy en día.

Con respecto a la administración de los sacramentos, parece que hay una necesidad especial de crecimiento en la actividad pastoral en relación con el matrimonio, a fin de abordar un problema concreto.

La Iglesia desea que: “Si pueden hacerlo sin inconvenientes graves, los católicos que aún no han recibido el sacramento de la confirmación deben recibirlo antes de ser admitidos al matrimonio”. Y “Se recomienda encarecidamente que las personas que se vayan a casar, se acerquen a los sacramentos de la penitencia y la Santísima Eucaristía para que puedan fructíferamente recibir el sacramento del matrimonio” (Can. 1065). 

La falta de preparación para la confesión antes del matrimonio, y sobre todo para las comuniones de muchos de los que participan en la ceremonia, inclina a muchos párrocos a realizar el matrimonio fuera de la misa. Su intención es buena, pero ¿actúan con la comprensión adecuada y una obediencia responsable? Nuestro Señor nos enseña que podemos “discernir los espíritus” al considerar los frutos de nuestras acciones. ¿A dónde lleva la solución de tener el matrimonio fuera de la misa? ¿A dónde la de tener el matrimonio dentro de la misa?

Si el matrimonio se celebra solo con el servicio de la Palabra de Dios, entonces probablemente sea menos problemático el asunto de la confesión de la pareja, que en cualquier caso debe tener lugar antes del matrimonio. Este no se ve tan claramente como imagen del amor de CRISTO por Su Iglesia, amor que se celebra y se hace presente en la misa, tampoco son tan claramente expresadas las dimensiones eclesiales ni sociales, ni las responsabilidades parentales; la ceremonia se convierte en un asunto aparentemente personal o en otra versión de un matrimonio civil.

Por supuesto, no se debería celebrar la misa simplemente porque corresponde. Deberíamos ver la celebración del matrimonio como una gran oportunidad pastoral. La Iglesia obliga al pastor de almas a proporcionar fiel asistencia cristiana                            (obligatoriamente tenetur), especialmente a través de “predicación y catequesis…, a través de lapreparación personal” (es decir, no limitada a una Conferencia de parejas relativamente “anónima”), y finalmente a través de “una fructífera celebración litúrgica del matrimonio…” (can. 1063). En la preparación personal, en la mayoría de los casos, se puede llevar a la pareja al sacramento de la penitencia.    

La homilía prevista para la celebración, ofrece una maravillosa oportunidad para hablar sobre el amor de CRISTO por la Iglesia, por los fieles, reflejado en el amor de los cónyuges, y al mismo tiempo una catequesis concreta sobre la misa, la necesidad de buscar el perdón en el sacramento de la penitencia y los requisitos para recibir la Sagrada Comunión, y así evitar posibles comuniones sacrílegas de los invitados. Cuando el sacerdote no se encuentra con una fe pura en la pareja, debe siempre esforzarse por cumplir la Voluntad de DIOS, con su cuidado pastoral, aquí también aplica el dicho: “El amor encuentra un camino” y “¡El que busca encuentra!”

¡Cómo podemos abordar las actuales dificultades de los matrimonios rotos, si no es teniendo más cuidado antes deque sucedan! Cómo, sino a través de un serio esfuerzo para llevarlos a una vida con DIOS, para que la gracia de DIOS pueda ayudar a estas personas a vivir su vida juntos, algo  no tan fácil en estos días, especialmente cuando se considera la pobre formación de carácter que la mayoría de ellos han recibido. Dicho de otra manera: ¿Se esforzará realmente una pareja por vivir el sacramento del matrimonio, es decir, esta unidad con y en CRISTO, si antes no han buscado esta unión en el sacramento de la reconciliación y la comunión? ¿No es posible recibir el sacramento del matrimonio indignamente, es decir, sacrílegamente?  

No se trata de caer en el error de aplicar medidas cuantitativas o matemáticas al espíritu y luchar por la perfección meramente externa, sino del espíritu de la ley, la intención del legislador, es decir, comprender y cumplir el ¡voluntad de Dios! En cualquier caso, ¡buscar solo el cumplimiento de los requisitos mínimos en este asunto, no es la solución! Casi que uno se podría preguntar, si el apartarse de las directivas de la Iglesia no equivale a una especie de suicidio pastoral, o a una especie de aborto espontáneo. Una obediencia amorosa, humilde y celosa a las directivas de la Iglesia seguramente muestra las mejores perspectivas de éxito.

d) El amor que supera todas las cosas: ¿Qué es más hermoso...?

No se trata aquí de dar fórmulas patentadas, sino de reconocer que el cumplimiento de nuestras obligaciones, como instrumentos de DIOS, seguramente no siempre es fácil, pero es de lejos, la mejor manera. Aún más, descansando en la caridad sobrenatural con la cual DIOS nos ha llamado a ser sus representantes ante los hombres, nos ha colocado en una relación conyugal con la Santa Iglesia, en la cual  siempre debemos plantearnos la cuestión de la obediencia de la siguiente manera:

¿Qué es más hermoso que cumplir la Voluntad del amado, del Divino Amado? ¡Como su novia, hacer lo que le agrada a él, lo santo y lo inmaculado, lo que tanto anhelamos. Y aquel que ha entendido esto, con una fe sobrenatural, por supuesto, y con el amor de DIOS en su corazón, también comprende cuando preguntamos: ¿Qué cosa más grande podemos hacer por el mundo, por las almas, sí, incluso por la creación entera, que atarlos con las cadenas del Amor Divino?!

¡¿Puedo yo, un hombre pecador y constantemente inclinado al orgullo, creer que soy capaz de ofrecer a los hombres algo mejor de lo que DIOS desea ofrecer?!

¡¿Puedo considerarme capaz de saber qué le trae más gozo y gloria a DIOS y a Su Novia la Iglesia, que la que DIOS mismo desea a través de Su Iglesia?! ¿Quién soy yo para pensar que soy capaz de juzgar los deseos del Corazón de DIOS y qué sirve a la verdadera felicidad del hombre?

¿Crees que los apóstoles respondieron al Señor: “¿Y qué tal si encontramos un asno diferente al que describiste?” o: “¿pero qué pasa si alguien nos ofrece uno diferente de antemano?”. En este sentido, podemos considerar la lucha de Pedro en la Última Cena: “Nunca me lavarás los pies…” – ¡Hay una fe en la grandeza de JESÚS pero, sin obediencia! – “¡Ahora no lo entiendes!”,  luego: “¡Señor, no solo mis pies sino también mis manos y mi cabeza!” – Una obediencia sin fe. – “El que se ha bañado no necesita lavarse, excepto sus pies…”hasta que él fue capaz de obedecer exactamente, y a través de una ciega obediencia, es que encuentra su camino hacia la fe (seguramente, incluso al final no entendió completamente)

Y hoy, si es Cristo mismo quien bautiza: no sería Él capaz de decir (a través de la Iglesia, su representante), ¿cómo quiere Él bautizar? (el rito), ¿cómo desea hacer la renovación incruenta de su sacrificio?! (el rito). Eso está muy lejos de un formalismo vacío, pero bastante cercano a esa unidad mental de la cual el Papa León XIII (p. 3) y el Concilio Vaticano II (CD 28, p. 16), siguiendo a San Pablo (cf. Fil 2, 5) hablaron y que la caridad exige. ¿Quién se atrevería a obstruir al Señor, o a tratar de mostrarle otra manera? ¡El que tiene una noción de lo que debe hacer como sacerdote, le permite al Señor toda libertad, incluso para determinar el “cómo” de las cosas!           

Conocemos algunas de las miles y miles de formas falsas que rodean la única forma de la Verdad, que es CRISTO, aquel que se convirtió en hombre en medio de la pobreza, que murió en la cruz en obediencia, que se entrega por amor hasta el fin de los tiempos, en la Santa EUCARISTÍA; que se entrega por amor a todos aquellos que desean llegar a ser como Él, en la misma pobreza, en la misma obediencia.

Siguiendo el ejemplo de la mansedumbre y gentileza de CRISTO, los Apóstoles predicaron lo siguiente: “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios…”, “ derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo…”, deseamos hacer lo mismo con ellos.

3. La obediencia en la vida de los fieles.

a) Los laicos también están seguros por la obediencia religiosa.

Al igual que para la salud del cuerpo, es necesario tener un orden adecuado de todos los miembros, se deduce que no solo se exige obediencia al sacerdote por causa de su oficio y a los religiosos en virtud de sus votos, sino también a los laicos según su estado y funciones en la Iglesia. “Los fieles, por su parte, están obligados a someterse a la decisión de sus obispos, hecha en nombre de CRISTO, en materia de fe y moral, y a adherirse a ella con una lealtad mental pronta y respetuosa. Esta leal sumisión de la voluntad y el intelecto, debe darse de manera especial a la auténtica autoridad docente del Romano Pontífice, incluso cuando él no hable ex cathedra, con prudencia ciertamente, de tal manera que su suprema autoridad docente sea reconocida con respeto, y un sincero asentimiento sea dado frente a las decisiones tomadas por él, conforme a su intención y  pensamiento manifiesto ” (LG 25).   

Sentimos en esta palabra de la Iglesia no tanto la severidad de un mandato como el amor afectuoso de una Madre que cuenta con el amor de sus hijos. Sin embargo, la Iglesia es consciente de su seria obligación, de enseñar y formar a los fieles; ella sabe sobre el fin y la meta determinada por DIOS y sabe cómo llegar allí. Por esta razón, la Iglesia requiere de los fieles una participación en la liturgia, que ha sido descrita, no sin razón, por un teólogo como el “noviciado de los laicos”.

Además, la Iglesia ofrece a todos, todo lo necesario para el desarrollo de la vida del alma y su maduración a la plena estatura de CRISTO; los sacramentos para un crecimiento saludable y como una ayuda adicional, los sacramentales. Ella puede decir junto con San Pablo:

“Aprendiste de nosotros cómo debes vivir y complacer a DIOS… hazlo más y más… Pues DIOS no nos ha llamado a la impureza, sino a la santidad. Por lo tanto, quien ignore esto, no ignora a los hombres sino a DIOS, Quien te da Su ESPÍRITU SANTO” (1Te 4, 1.7). 

b) “Cómo debes vivir para agradar a DIOS”

La Iglesia toma muy en serio la invitación y la obligación de esforzarse por crecer en la vida de la gracia hasta que cada uno alcance la santidad, de acuerdo con el estado de la vida particular, tanto que pospone el bautismo en aquellos casos en los que falte la esperanza de que el bautizado sea traído a la religión católica (cf. can. 868). Pues en el bautismo, el bautizado, junto con sus padrinos, asume muchas responsabilidades, por ejemplo, el rechazo del pecado, un esfuerzo constante por conocer mejor la fe, el amor por hablar con DIOS en la oración, la disposición para posteriormente recibir los sacramentos y dar testimonio de DIOS y su Iglesia ante el mundo (cf. can. 209-222) .  

En el sacramento de la confirmación, los bautizados asumen el papel general, espiritual de la “Madre Iglesia”,  como una obligación personal. Como “adulto en la fe”, se debe ser testigo de DIOS. Para lograr esto de manera efectiva, se debe vivir unido a DIOS, orientar nuevamente  la vida a la Voluntad de DIOS, corresponder a Sus mandamientos y direcciones, (por ejemplo, las leyes de la Iglesia), verificar las cosas mediante un examen de conciencia, y corregirse en la recepción frecuente del sacramento de la penitencia.

La persona debería, según la voluntad de la Iglesia, “exponerse diligentemente a un conocimiento más profundo de la verdad revelada” (LG 35); también debe mantener una “vida de íntima unión con CRISTO en la Iglesia… a través de las ayudas espirituales comunes a todos los fieles, principalmente por la participación activa en la liturgia” y la recepción de los sacramentos (AA 4; cf. LG 33).  

En la Iglesia, “unidos a CRISTO la Cabeza y en comunión con todos sus santos, los fieles deben en primer lugar, reverenciar la memoria de la gloriosa Virgen María, Madre de Dios y de Nuestro Señor JESUCRISTO” (LG 52; cf. ebda 7.69; can. 1186). Finalmente también es su obligación, cumplir fielmente su trabajo en el mundo y “cuidar a los huérfanos y las viudas cuando los necesitan” (Stg 1,27).  

c) La obediencia se vive más perfectamente en una colaboración amorosa

La Iglesia asegura a todos los fieles su “derecho a recibir en abundancia la ayuda de los bienes espirituales de la Iglesia, especialmente la Palabra de Dios y los sacramentos de los pastores”. Y “como todos los cristianos, los laicos deben aceptar prontamente en obediencia cristiana lo que deciden los pastores que, como maestros y líderes de la Iglesia, representan a CRISTO. En esto seguirán el ejemplo de CRISTO que, por su obediencia hasta la muerte, abrió el bendito camino de la libertad de los hijos de Dios a todos los hombres” (LG 37). Esta obediencia, sin embargo, no excluye una pertenencia responsable por parte de los laicos: “Por el conocimiento, competencia o preeminencia que tienen los laicos, están facultados, de hecho a veces obligados, a manifestar su opinión sobre aquellos cosas que pertenecen al bien de la Iglesia ” (LG 37).  

Si los sacerdotes vemos entre los fieles muy poca disposición para obedecer, muy poca alegría de los hijos de DIOS, como fruto del camino de obediencia que nos mostró CRISTO, entonces deberíamos aprovechar este hecho,  como ocasión para hacer un examen de conciencia. Tal vez les permitimos experimentar muy poco el Amor paternal de DIOS y el cuidado materno de la Santa Iglesia, con lo cual la obediencia se convierte en una carga para ellos, o tal vez  “reconocemos y promovemos muy poco la dignidad y la responsabilidad de los laicos”.

La Iglesia desea de sus sacerdotes: “Deben considerar atentamente con amor paterno en CRISTO, los movimientos iniciales, sugerencias y deseos propuestos por los laicos. Además, los pastores deben respetar y reconocer la libertad que pertenece a todos en la ciudad terrenal” (LG 37). ¡Naturalmente, lo mismo se aplica para la relación entre obispo y sacerdote o superior y religioso! 

La Iglesia debería ser “una sola familia” (CD 28); “los sacerdotes deben unir sus esfuerzos y combinar sus recursos bajo el liderazgo de los obispos y el Sumo Pontífice, y así eliminar la división y disensión en cualquiera de sus formas, para que toda la humanidad pueda ser conducida a la unidad de la familia de DIOS” ( LG 28).  

Solo a través del vínculo de unión del amor, en una vida de obediencia, se produce esa colaboración que hace posible la tarea final de la Iglesia con respecto a la obediencia que le debe a DIOS; específicamente, “el trabajo de toda la Iglesia para formar hombres capaces de establecer la escala adecuada de valores, en el orden temporal, y dirigirla hacia DIOS a través de CRISTO” (AA 7; cf. Mc 16,15; Rm 8,12). 

Según JH Newman (en El sueño de Gerontius), “Los ángeles son… ejecutores del orden visible del mundo,… las verdaderas causas del movimiento, de la luz, de la vida y de esos principios físicos elementales del universo, que nos dan las nociones de causa y efecto y de lo que llamamos la ley natural”. También permanecen listos en esta tarea para ayudarnos en una amorosa colaboración con el cumplimiento de nuestra obediencia a DIOS en la vida de la Iglesia (cf. Hebreos 1,14).  

B. ¡La obediencia es un misterio de la fe!

Así como la Iglesia, obra de la gracia de DIOS, es un misterio de fe, también ¡la vida en ella y todas las relaciones con ella brotan de la fe!

La falta de coraje para vivir la pobreza, tiene sus raíces en la falta de una fiel confianza en el amor providencial y la atención de DIOS.

En la raíz de una pureza quebrantada y un abandonado celibato, ahí persiste la tibieza en el amor a DIOS, que luego conduce a una disminución de la fe.

Lo mismo se aplica a la obediencia: nuestra devoción a DIOS a través de Su Iglesia y su orden, es fácil o difícil según el grado de nuestra fe sobrenatural, o ¿Es solamente  un problema para aquellos que no creen? Esta fe es una gracia; sin embargo puede ser solicitada. Al ser sacerdotes que hemos prometido solemnemente obediencia a la Iglesia, primero debemos ser hombres de fe y de oración, así también podremos ser buenos y fieles, servidores obedientes de Nuestro Señor, a quienes un día Él dirá: ¡Ven, buen y fiel servidor! ¡Porque me has mostrado obediencia, entra en la alegría de tu Señor!

¡Seamos también valientes predicadores de la fe y de la obediencia ante los fieles! Por mucho que la Fe sea siempre una molestia para el pecador egocéntrico, de la misma manera, y con mayor razón, debemos confiar e insistir en la orientación del hombre hacia DIOS, en todo lo que la Fe nos enseña, y así esperar con confianza el florecimiento de sus almas. La fe hoy se ha extinguido, una mecha humeante vuelve más rápidamente a ser llama.

¡Debemos tener el coraje de simplemente presuponer, que el amor de DIOS ha sido sembrado dentro del alma en el bautismo, para luego proclamar audazmente los misterios de la fe, y por lo tanto, también la obediencia religiosa! ¡Encontraremos corazones abiertos! Despertaremos una nueva fe y, naturalmente, con ello aumentará la molestia de los que no lo desean, acelerando así  la división.

La obediencia a la iglesia y dentro de ella, también es ante todo, esencialmente un acto de nuestra fe, de nuestro amor, de nuestra entrega segura a DIOS.

Nada de esto cambiará, no podemos escapar de esta realidad; por lo tanto podemos garantizar valientemente:

¡Aquel que cree en DIOS y quiere amarlo, también se encontrará en el mejor camino para apreciar la obediencia y amarla, y siempre por medio de ella, encontrará más perfectamente a Dios!

“Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará Él fe en la tierra?” (Lc 18, 8)

Oración
¡Mi Señor y mi DIOS! ¡Ayuda a mi fe, para que se fortalezca,
porque entonces mi obediencia se volverá más fuerte y más fácil para mí!
¡Señor, ayuda mi esperanza, que no se vea sacudida por la fatiga o la desesperación,
porque entonces mi obediencia se volverá más valiente y fiel, y más fácil para mí!
DIOS, mi gran amor, ven, ven y enciéndeme con tu amor,
porque entonces mi obediencia se incendiará e iluminará a los demás para que puedan encontrarte. Amén.