CC56 hago nuevas todas las cosas

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cartas Circulares

“Yo hago nuevas todas las cosas” (Ap 21,5)

En las últimas meditaciones de nuestras cartas circulares hemos encontrado, por así decir, al ESPÍRITU SANTO y, a partir de Él, hemos tomado en consideración, el “Camino de nuestra confianza en DIOS” y el “Discernimiento de espíritus”, para que hoy en día podamos volvernos hombres “espirituales”.

            En esta meditación de Adviento queremos reflexionar sobre el tema siguiente: CRISTO es el Nuevo Hombre, y nosotros debemos vivir como hombres nuevos al igual que Él.

            En la expulsión del paraíso, DIOS vistió el cuerpo del hombre (Gn 3,21); pero en su alma le colocó el ansia de DIOS. “El ansia de DIOS es un don natural del alma humana, su joya inmortal, la chispa brillante del amor divino que está derramado sobre la naturaleza humana” (K. Adam, Jesus Christus, Augsburg 1938, p. 292). Siempre de nuevo nace en el hombre el ansia de DIOS y clama hacia lo alto: “¡Ven Señor, y salva al hombre que Tú formaste del barro de la tierra!” Por el pecado vino la muerte al mundo. El pecado es la pérdida de la amistad con DIOS, de la inocencia y del primer paraíso, en el cual el DIOS amante había dejado una última palabra de esperanza al hombre: La promesa del Salvador. Él llegaría para crear al hombre nuevo, en cuanto Él mismo será el Hombre Nuevo para los hombres nuevos.

            ¿No es algo maravilloso esto Nuevo, que silenciosamente se anuncia ya en el paraíso y entra en el mundo con la primera venida de CRISTO en la santa noche de Navidad y que llegará a su pleno desenvolvimiento en su segunda venida al final de los tiempos? “Pasó lo viejo, todo es nuevo” escribe San Pablo en la segunda carta a los Corintios (5,17). Y en el libro del Apocalipsis DIOS mismo dice: “¡Mira que hago un mundo nuevo!” (21,5). Esto Nuevo es al mismo tiempo lo joven, vigoroso, lleno de fuerza, floreciente, también es el ansia secreta del corazón humano. Y ningún otro hubiese podido traer al mundo esto Nuevo sino el segundo Adán que es “CRISTO”. Él es el “resplandor de la gloria de DIOS e impronta de su sustancia” (Hb 1,3), primogénito de una estirpe, que vive bajo el pecado y la muerte, pero una vez más por fuerza de la gracia, “renació de DIOS” (Jn 1,13). Por eso, los primeros cristianos estaban convencidos de que con CRISTO realmente apareció el Hombre Nuevo deseado. ¡Cómo es maravilloso el contraste de este Nuevo Hombre con el fondo oscuro en el que está colocado Adán, el primer hombre! Aquí desobediencia, muerte, condenación (Rm 5,12), allá sabiduría, justicia, santificación y redención (1 Cor 1,30); aquí el hombre completamente terrestre, inundado totalmente en lo mundano, allá un hombre celestial, “santo, inocente, incontaminado, apartado de los pecadores, encumbrado por encima de los cielos” (Hb 7,26). Con qué libertad real y serenidad camina este Nuevo Hombre a través del mundo creado por DIOS, el cual se obstina contra Él. Aún en su sufrimiento se muestra tan grande, que las palabras de Pilato “Ecce homo” – aquí tenéis al hombre – corresponden también a ese sentido. Realmente en CRISTO se cumplió el ideal del hombre nuevo en el sentido pleno de la palabra. Si queremos saber qué cosa es el hombre, solamente debemos mirar a CRISTO. Él, que se designó a Sí mismo con preferencia como ‘Hijo del Hombre’, es sencillamente el nuevo hombre, el nuevo hombre en DIOS. De este modo, CRISTO nos quiere dar una doctrina muy importante y una indicación exacta: El hombre solamente puede llegar a la plena elevación y realización de su ser, cuando éste no construye por debajo de la tierra, sino por arriba (Jn 3,31), en DIOS. Sólo a partir de DIOS se puede garantizar el verdadero y noble ser humano y llevarlo a su último cumplimiento. De todo esto fue consciente la joven cristiandad de la Iglesia primitiva.

            Difícilmente podemos tener hoy una idea de la alegría jubilosa con la que los primeros cristianos aceptaron el mensaje del Hombre Nuevo. El anuncio de la nueva criatura (2 Cor 5,17) en CRISTO JESÚS y del hombre nuevo (Ef 2,15; 4,24; Col 3,10), que San Pablo lanzó como Evangelio dentro de su tiempo y de la humanidad, explotó fuertemente. La oración llena de anhelo: “Ven, Señor, y salva al hombre que formaste del barro de la tierra” y la exclamación jubilosa de la carta de Bernabé: “Hemos vuelto a ser nuevos”, solamente son un eco muy suave del sentimiento de la vida de los primeros cristianos.

            Cuando ahora nos preguntamos, qué fue lo que nuestra fe nos trajo de nuevo y qué nos puede traer todavía, lo podemos resumir en dos palabras: Luz y Vida, según la promesa de DIOS por medio del profeta Isaías: “Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece Yahveh y su gloria sobre ti aparece. Caminarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu alborada” (Is 60,2s). Realmente triste es la imagen del paganismo de aquel tiempo, igual que la ausencia de fe en el neopaganismo de nuestros días. Una frase de san Agustín describe exactamente esta necesidad que asusta: “¡Nacido para la miseria y muriendo hacia la incertidumbre!” Tristeza y melancolía asombran a los hombres que no saben de dónde vienen y hacia dónde van.

            ¡Qué distinto es el hombre nuevo que sabe hacia dónde va! Él tiene su origen en DIOS, Quien lo creó según su imagen y semejanza (Gn 1,26), y regresa por CRISTO, hacia DIOS. ¡Qué novedad y sensación en el sentido más propio podría ser este mensaje, que simple y claramente toca a cada uno de los que dejan un espacio a la ansiedad profunda de su corazón! Tan solo esto es ya una señal de la verdad del hombre nuevo, poder encontrar su esencia en DIOS.

            ¿No brilla aquí la grandeza y fuerza de la Navidad, en la cual el hombre nuevo podría nacer junto con CRISTO? “¡Ven y salva al hombre que creaste del barro de la tierra!” -así suena el canto ansioso del Adviento de la primera Antífona de Oh, en la liturgia prenatal. Con esto empieza la promesa de la revelación: “¡Mira que hago un mundo nuevo!”

Con este deseo de Navidad, que será también la bendición para el Año Nuevo de 1996, para que consigamos siempre mejor este ser-nuevo por medio del NIÑO Nuevo-nacido en Belén, por medio de su gracia, les saludamos a todos Ustedes con el “Gloria” de los santos Ángeles.