En busca de la Alegría Navideña

“Él vino a los suyos y los suyos no lo recibieron.

Pero a todos los que lo recibieron, les dio poder para convertirse en hijos de Dios,

a los que creen en su nombre; quienes nacieron, no de sangre,

ni del deseo de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.

Y el Verbo se hizo carne, y puso Su morada entre nosotros,

y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,11-14)

La Peregrinación Espiritual

La unión con Dios es el objetivo de la vida espiritual. Con la ayuda de la gracia de Dios, el hombre debe disponerse para esta unión. Esta es una importante lección y ejercicio del ciclo navideño. “¿Qué es más asombroso?”, exclamó San Pedro Crisólogo, “¿Qué es más asombroso, que Dios se dé a la tierra o que nos dé el cielo; que se comunique con nuestra carne o que nos introduzca en la comunión de su divinidad; que nazca en forma de siervo o que nos engendre en la calidad de hijos libres; que adopte nuestra miseria o que nos haga sus herederos, coherederos de su único Hijo? Sí, lo que más es de maravillar, es que la tierra se cambie en cielo, que el hombre sea transformado por la divinidad, que los siervos tengan derecho a la herencia” (Sermón 67). Y en otro sermón explica: “Es tan grande la condescendencia de Dios con nosotros que la criatura no sabe qué admirar más, el que Dios haya bajado en nuestra naturaleza de siervo, o el que nos haya elevado por su fuerza potente a la dignidad de su divinidad” (Sermón 72).

La alegría navideña depende completamente de nuestra apreciación del Don y del Dador. Si esto parece desvanecerse en nuestras vidas como lo ha hecho en la sociedad en su conjunto, entonces tomemos en serio esta señal de advertencia y alejémonos de la mundanidad y sensualidad que nos rodea. Volvamos al Señor con todo nuestro corazón y encontremos nuestro deleite en la Vida Divina que se nos ofrece en el Niño Jesús.

Un episodio de las Confesiones de San Agustín puede ayudarnos. Es una historia que le contara cierto testigo ocular y que contribuyó no poco a su conversión. Dos amigos de la corte del César romano, residente en Tréveris, ansiosos del favor y de la amistad de éste, se habían retirado un día a una especie de fonda. Encontraron sobre la mesa la vida de san Antonio Abad. La tomó uno de ellos y la leyó sin parar. Las grandes batallas espirituales, los triunfos, los grandes milagros realizados por el santo con la gracia de Dios se desarrollaron ante su mente y vio lo grandioso que es estar en términos íntimos con Cristo. Conmovido por una gracia extraordinaria que ardió en amor por Cristo, el joven exclamó a su compañero: “Dime, te lo ruego: ¿adónde pretendemos llegar con tanta fatiga? ¿Qué es lo que buscamos? ¿Qué hacemos en el ejército? ¿Podemos acaso en este palacio conseguir algo que supere la amistad del emperador? ¿Y esto mismo no es algo frágil y no está lleno de percances? ¿Por cuántos peligros no debemos pasar para llegar a este peligro mayor? ¿Y cuándo arribaremos? Mira qué contraste; si yo quiero ser amigo de Dios, puedo conseguirlo en este mismo instante.” (Confesiones Bk.VIII.6). Este discurso, pronunciado con acento persuasivo, tal impresión produjo en el compañero, que inmediatamente tomaron la resolución de abandonar la corte y retirarse a la soledad, para buscar allí la amistad del más insigne de los Señores. Sigamos este ejemplo; si no les imitamos en abandonar el mundo, al menos esforcémonos por mantener la amistad divina con preferencia a la del mundo y a la de los hombres.

San Agustín confiesa que la historia lo perseguía con su divina belleza y el reproche que sintió por la devoción espontánea pero perseverante de la joven cortesana a Cristo. Ya unos doce años antes se había “resuelto” a perseguir la sabiduría, pero nunca había encontrado la fuerza y la resolución de abandonar el mundo y la carne.

En esos años había rezado: “Señor, concédeme la castidad y la continencia, ¡pero no tan pronto!” Y explica: Temí, oh Dios, que pudieras escuchar mi oración demasiado rápido, y que pudieras sanarme de la enfermedad de mis pasiones malvadas, que preferiría haber satisfecho antes que verme extinguido… Me había convencido de que solo retrasé día a día la finalización de mis esperanzas mundanas, porque aún no había encontrado algo seguro y sólido, sobre el cual pudiera establecer el curso de mi vida. Pero ahora había llegado el día, donde quedé desnudo y mi conciencia me gritaba: “¿Dónde estás ahora? Afirmaste que no querías dejar a un lado la carga de la vanidad por alguna verdad incierta. He aquí, ahora tienes certeza, y aun así esa carga vana te agobia, mientras que otros, que no se agotaron pensando en problemas filosóficos durante diez años y más, como tú, han extendido sus alas a un vuelo más libre”. “El episodio me tragó por dentro”, continúa Agustín, “y me abrumó con una aterradora sensación de vergüenza… Lo que no me dije a mí mismo. Cómo sacudí mi alma con argumentos racionales, que debería seguirme, cuando traté de seguirte, oh Señor. Sin embargo, resistió y generó contenciones, pero no excusas; todos los argumentos de la defensa habían sido derrotados. Sólo quedaba una muda ansiedad, y mi alma temía como la muerte el tener que rendirse a la corriente de sus hábitos apasionados sobre los cuales se apresuraba a morir ” (Confesiones, Bk.VIII.7).

La alegría navideña se ofrece a todos los que hacen la peregrinación espiritual desde el clamor del mundo hasta el silencio de la cueva de Belén y el pesebre donde el Niño Jesús nace y recibe a pastores y reyes por igual, en resumen, a todos los que han anhelado Su Venida. Aquellos que lo buscan con un corazón puro y humilde se regocijarán en sus consuelos.

Como testimonio y ejemplo de esta verdad, Dios elevó a Santa Faustina. Ella describe su gracia navideña de 1937, y luego explica por qué algunas almas no encuentran consuelo: “Cuando llegué a la misa de medianoche, desde el principio me sumergí en un profundo recogimiento, en el cual vi el portal de Belén lleno de gran resplandor. La Virgen santísima envolvía a Jesús en pañales, absorta en gran amor, San José en cambio, todavía dormía. Sólo cuando la Virgen colocó a Jesús en el pesebre, entonces la luz divina despertó a José que también se puso a orar.  Sin embargo, un momento después me quedé a solas con el pequeño Jesús que extendió sus manitas hacia mí y comprendí que fue para que lo tomara en brazos. Jesús estrechó su cabecita a mi corazón y con una mirada profunda me hizo comprender que estaba bien así. En aquel momento Jesús desapareció y sonó la campanilla para la Santa Comunión. Mi alma se desmayaba de alegría… Mi alegría fue grande durante toda la fiesta, porque mi alma permanecía unida al Señor sin cesar. Conocí que cada alma quisiera gozar de las alegrías divinas, pero no quiere renunciar de ningún modo de las alegrías humanas mientras que estas dos cosas son absolutamente incompatibles” (Diario, 1442-1443).

El objetivo, por supuesto, no es recibir visiones extraordinarias, que pueden o no contribuir al crecimiento de la santidad, sino que crezcamos en el amor de Dios. Ni la alegría ni la paz se pueden practicar directamente, ya que no son virtudes, sino los dos primeros frutos de la Divina Caridad. Es practicando y creciendo en la caridad, que nuestra paz y alegría en Cristo aumentará.

Anunciemos también esta verdad básica: no es una visión que une un alma a Dios, sino las virtudes teologales y los sacramentos. Es por eso que la visión de Faustina del Niño Jesús fue una preparación para la Sagrada Comunión, siendo la Sagrada Comunión intrínsecamente el mayor y mejor medio de santificación. Nuestro Señor explicó este principio espiritual a Santa Faustina anteriormente en ese mismo Adviento, en una ocasión en que no pudo participar en la adoración eucarística. En su habitación, unió sus oraciones con las de la capilla: “Al sumergirme en la oración, fui trasladada en espíritu a la capilla y vi al Señor Jesús expuesto en la custodia; en lugar de la custodia veía el rostro glorioso del Señor y el Señor me dijo: Lo que ves en realidad, estas almas lo ven a través de la fe. ¡Oh, cuán agradable es para mí su gran fe! Ves que aparentemente no hay en Mi ninguna traza de vida, no obstante, en realidad ella existe en toda su plenitud y además encerrada en cada Hostia. Pero para que Yo pueda obrar en un alma, el alma debe tener fe. ¡Oh, cuánto Me agrada la fe viva!” (Diario, 1420).

¡Recuerde, una fe profunda y viva que crece en la caridad es el mejor regalo que un alma puede ofrecer al Niño Jesús! Para ello, Nuestra Señora es el mejor modelo y ayuda, en nuestra disposición a través del desapego de las criaturas y la gracia de vivir la fe.

La Dignidad de María: Su Maternidad Divina

“Dios amó tanto al mundo que envió a su Hijo Unigénito…” y nos lo dio a través de la Virgen María. Ella es la Madre de Dios. Sin dejar de ser una criatura, se eleva incomparablemente más allá de cualquier otra criatura. Lumen Gentium enseña: “María, ensalzada, por gracia de Dios, después de su Hijo, por encima de todos los ángeles y de todos los hombres, por ser Madre santísima de Dios, que tomó parte en los misterios de Cristo”. (LG 66). No es simplemente que María, “gratia plena” (“llena de gracia”), tiene más gracia que cualquier otro ángel o santo, sino que también tiene una relación única desde el principio con el plan de gracia.

La humanidad de Cristo “recibió” (si podemos expresarlo así) la gracia absolutamente gratuita de la Unión Hipostática, y de esta unión de las naturalezas, la plenitud de la gracia emitida en Su alma. Del mismo modo, la Santísima Virgen “recibió” la gracia de su Inmaculada Concepción como un regalo puramente gratuito de Dios. ¿Por qué? Para “preparar una Madre digna para su Hijo” (Missale, 8 de diciembre). Por lo tanto, la gracia santificante de María y su libertad del pecado siguen a su elección de ser la Madre de Dios. Cuando el Papa Pío IX insistió en que se promulgara el Dogma de la Inmaculada Concepción, la elección de la Santísima Virgen María fue inseparable del Misterio de la Encarnación en el Plan Divino.

Ahora, dado que su relación de maternidad sobre Cristo es permanente, también lo es su gracia. “Dado que ella comunicó al Hijo de Dios su naturaleza humana, tiene, como ninguna otra criatura podría, un derecho a participar en su naturaleza divina a través de la gracia”. Cristo está lleno de gracia porque Él es personalmente el Hijo de Dios; María está “llena de gracia” porque ella es personalmente la Madre de Dios. Es este atributo personal o característica lo que la constituye en santidad.

Este vínculo de maternidad que une a María y Jesús puede no entenderse simplemente en términos fisiológicos. Más bien, como explica Scheeben, implica “una unión espiritual y sobrenatural de la persona de María con la Persona divina de su Hijo que fue creada por la voluntad y el poder divinos”. “Este es un ‘connubium Verbi’ (matrimonio de la Palabra) en el sentido más estricto de la palabra, es decir, una relación que representa la asociación más alta y sublime de una persona creada con Él, así como el matrimonio es el más alto y elevado vínculo entre dos personas humanas. Entendido de esta manera, el vínculo espiritual de María y Jesús, que aún refleja la naturaleza del vínculo matrimonial, implica su pertenencia mutua y recíproca de ambas personas en un todo orgánico, en el que están permanentemente unidas”.

Esta unión apunta no solo a la relación singular de María con Cristo el Hijo, sino que también apunta a su relación única de asociación con el Padre. Ella sola entre todas las criaturas ha sido llamada a compartir con el Padre engendrar al Hijo de Dios: el Padre virginalmente antes de todos los tiempos en la Divinidad; ella virginalmente en la plenitud del tiempo en su humanidad. Es por esta razón que ella es llamada la Hija del Padre y el Vaso Sagrado de Elección.

Lo que luego se dice de Cristo, es decir, que por la Encarnación abrazó a la humanidad, y que Él es el Esposo de la Iglesia, ambos se logran en María de una manera singular. Porque Él participó en nuestra naturaleza a través de María, y sobrenaturalmente la unió a Él como el primero de los redimidos y la madre del resto en el orden de la gracia. La declaración del Vaticano II es muy elocuente en este asunto: “La Santísima Virgen,  predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios juntamente con la encarnación del Verbo, por disposición de la divina Providencia, fue en la tierra la Madre excelsa del divino Redentor, compañera singularmente generosa entre todas las demás criaturas y humilde esclava del Señor. Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó en forma enteramente impar a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra madre en el orden de la gracia”. (LG, 61)

María: Madre de la Iglesia

“La Virgen Santísima, por el don y la prerrogativa de la maternidad divina, que la une con el Hijo Redentor, y por sus gracias y dones singulares, está también íntimamente unida con la Iglesia” (LG, 63). San Ambrosio había señalado que María es el tipo de Iglesia en el orden de las virtudes teologales y con respecto a la unión perfecta con Cristo. La Iglesia misma es justamente llamada Madre y Virgen.

Esta maternidad de María en la economía de gracia perdura sin cesar desde el momento del asentimiento que prestó fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz hasta la consumación perpetua de todos los elegidos. Es decir que también están destinadas a nosotros, los miembros de Cristo, sus hijos espirituales. Por eso, afirmó el Concilio, la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora. Lo cual, embargo, ha de entenderse de tal manera que no reste ni añada a la dignidad y eficacia de Cristo, único Mediador (LG, 62).

Centrándose un poco en su papel de Mediadora de la gracia, necesitamos presentar su papel en la economía de la gracia partiendo de su Divina Maternidad. A través de la Palabra, Dios creó todas las cosas; a través de la Palabra, Dios contempla todas las cosas. Pero a través de María, es decir, como su Hijo, Dios contempla la Palabra Encarnada. Por lo tanto, a través de María contempla al mundo con ojos de misericordia. De ahí sus numerosos títulos: Hija del Padre, Templo del Espíritu Santo, Madre de la Misericordia.

Dios creó el mundo para Cristo; Él redimió al mundo a través de Cristo. Sin embargo, a través de María, Dios creó a Cristo (su humanidad física). Así Dios entró al mundo de una manera nueva y sobrenatural a través de María. En virtud de este mismo don y oficio materno, el mundo entrará en Dios a través de María.

Toda gracia viene a través de Cristo. Pero Cristo vino a través de María. Por lo tanto, al darnos a Cristo, ella dispensa todas las gracias, porque al darnos la fuente, recibimos toda el agua que emana de ella. Los sacramentos de la gracia son sacramentos de la humanidad de Cristo. De nuevo, Cristo ha venido a través de María. Los sacramentos de las gracias también caen bajo la influencia espiritual de María, porque de qué otra manera podría ser llamada la Madre en el orden de la gracia, ya que nacimos en la Iglesia por las aguas del bautismo, a menos que ella también ejerza alguna función espiritual con respeto a los sacramentos. De ahí su título: Madre de la Divina Gracia.

La iglesia es el cuerpo de Cristo. Cristo ha venido a través de María. Ella es madre tanto de la cabeza como del cuerpo. Todos recibimos la vida de la misma madre. Por lo tanto, ella es la Madre de la Iglesia.

Los santos ángeles son ministros de gracia y luz. Pero toda gracia viene de Cristo la Luz. Cristo ha venido a través de María. Así, el ministerio de los Ángeles también está bajo la administración materna de María; de ahí su título: Reina de los Ángeles.

Jesucristo, Dios y el hombre, redimió a la humanidad en la Cruz. Jesucristo, por supuesto, no es una persona creada, sino Dios mismo. Por lo tanto, incluso en su realización en la Cruz, el Trabajo, el Pacto de Redención necesitaba ser aceptado por una persona creada para ser consumado y ratificado. María, en su oficina como madre, aceptó al pie de la Cruz la obra de la redención en nombre de toda la creación.

“Esta maternidad de María en el orden de la gracia”, enseña el Concilio, “perdura sin cesar desde el momento del asentimiento que prestó fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz hasta la consumación perpetua de todos los elegidos. Pues, asunta a los cielos, no ha dejado esta misión salvadora, sino que con su múltiple intercesión continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna” (LG, 62). De hecho, ella estaba singular e íntimamente unida con Cristo en Su sacrificio, de modo que era como una sola víctima con Él ante el Padre. Aquí nuevamente, el Vaticano II es explícito: “Con razón, pues, piensan los Santos Padres que María no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Como dice San Ireneo, «obedeciendo, se convirtió en causa de salvación para sí misma y para todo el género humano»” (LG, 56). Toda la esencia de María y su misión se puede expresar en dos palabras. Ella es Pura y está abierta a la receptividad de Dios, y por eso, la Virgen recibe y concibe al mismo Dios. Ella es una apertura maternal y una donación hacia nosotros, y por lo tanto, es la Madre de Dios que nos da al Dios de la gracia, hecho carne, para que a través de Él, podamos convertirnos en hijos de Dios. Todo el misterio de María, por lo tanto, está contenido en el ciclo navideño, en el que ella, la Virgen Sierva, se convierte en la Madre de Dios. Que ella siempre sea nuestro camino hacia Él.

Una vieja historia navideña

La fama de la antigua Iglesia en Bingle se debe, como todos saben, a su campanario, o más bien al sonido de las campanas en la misa de medianoche en Navidad. Dicen que en otros tiempos el sonido de las campanas de Navidad era bastante frecuente. El joven Pedro nunca los había escuchado sonar, pero su corazón estaba lleno de anhelo de escucharlos cuando su madre recordó la alegría celestial que experimentó cuando era niña cuando las campanas misteriosamente comenzaron a tocar su “Gloria in excelsis Deo”. Pedro estaba muy seguro de que debía haber sido celestial, ya que el rostro de su madre brillaba con devoción y alegría cada vez que recordaba esta experiencia a sus hijos, como de hecho, cada Adviento.

Se decía que los Ángeles tocaron las campanas. Esto pudo haber sido cierto porque además de las tres campanas principales, que fueron consagradas al Niño Jesús, a la Virgen Madre y a José, todas las campanas restantes se dedicaron a los Ángeles bajo varios títulos. El sonido de las campanas se asoció con la práctica local de la colección anual de Navidad para la Iglesia y los Pobres que se retomó en la Misa de Medianoche. Se retomó literalmente, es decir, individualmente y en procesión, comenzando con el príncipe, y seguidos por los nobles y el resto de los fieles según su rango y estado.

Hubo mucha especulación sobre la causa del silencio de las campanas, y más especulaciones sobre qué tipo y qué gran regalo se necesitaba para renovar su canción de Navidad. Todos estaban preocupados, no solo ansiosos por el fenómeno, que atrae tan fácilmente al corazón humano, sino también porque la tradición siempre había sostenido que tocar las campanas era el presagio de un año bendito y próspero, y esa tradición, Dicen que hubo generaciones de testigos para garantizar su precisión.

Pedro, por su parte, no participó en estas reflexiones; él tenía sus propias convicciones sobre las campanas, que en realidad eran simplemente una conclusión extraída de la práctica familiar de preparar el pesebre para el Niño Jesús. Por cada pequeño trabajo y oración extra que los niños ofrecían con una intención pura, se les permitía agregar un pequeño pedazo de heno como ropa de cama para el pesebre. Hace mucho tiempo que Pedro había aprendido que la buena voluntad y la sinceridad de intención eran el secreto de un Adviento exitoso, porque un corazón tan inclinado percibe innumerables pequeños gestos y actos de amor que puede ofrecer al Niño Jesús a través de la Virgen María.

Por su parte, Pedro estaba convencido de que este era el secreto detrás de las campanas, tanto en cuanto a su sonido como a su silencio. Al igual que durante años, Pedro había tratado de llenar el pesebre con heno, de modo que el Pequeño Señor Jesús descansara suavemente, así también había deseado sonar las campanas, no por su propio bien, pero deseaba complacer al Niño Jesús y a Su Madre, que los Ángeles toquen las campanas para anunciar alegremente el nacimiento del Salvador.

Ahora que tenía 14 años, se sentía en condiciones de implementar su deseo. Después de los quehaceres, sus padres le dieron permiso para ganar unos pocos cobres cortando leña o limpiando los puestos para los vecinos. En Adviento, sus cobres se habían sumado a una pequeña moneda de plata. Esto se lo ofrecería al Niño Jesús.

En la víspera de Navidad, con la nieve cayendo, se dirigió a la misa de medianoche con su hermano menor Mark y su hermana Elizabeth (su madre tuvo que quedarse en casa con su padre que había caído con un fuerte resfriado). Cuando habían recorrido casi la mitad de la distancia de varios kilómetros hasta la ciudad, se encontraron con un viajero que, por el testimonio de sus zapatos y ropa, estaba muy deprimido por su suerte, y por su cara sonrojada y con fiebre, similarmente abajo en salud. Pedro pensó rápidamente, pero no pudo encontrar otra solución que llevar al viajero de regreso a casa con su madre, que era una verdadera amiga de los pobres. Elizabeth y Mark protestaron, ya que sabían que había estado ahorrando sus ganancias durante todo el otoño para hacer este regalo al Niño Jesús. Pero Pedro respondió, diciendo: “Si lo llevo a casa, solo uno de nosotros perderá misa. Además, ya ven las luces en la ciudad, así que ustedes dos no pueden perderse si continúan hacia la Iglesia, mientras que el camino el hogar está mucho más oscuro y el camino ahora está cubierto de nieve. En cualquier caso, Jesús sabrá que lo hice todo por él, por lo que su alegría no disminuirá. Y después de que cuide a este hombre, volveré a la Iglesia y llevarte”.

Y así, Mark y Elizabeth continuaron su camino, mientras Pedro conducía al extraño hacia la bienvenida y la calidez de la casa de sus padres. Al llegar a la iglesia, los niños ocuparon su lugar habitual. La Iglesia estaba abarrotada. La misa fue muy solemne, con todas las velas, el canto y el incienso. Después del sermón comenzó la tradicional procesión para presentar el regalo, dirigida por el príncipe y los nobles y la ciudadanía influyente. Muchos y generosos fueron los regalos, ya que era un reino cristiano y próspero. Después de cada regalo hubo una pausa esperanzadora (pero no demasiado esperanzadora), ya que las campanas no habían sonado en muchos años. Finalmente, Mark y Elizabeth se acercaron con la pequeña moneda de plata de Pedro. En lugar de ponerlo en la canasta ante el pesebre, Elizabeth lo colocó en la mano de María y Mark dijo: “María, Pedro no podía venir, pero quería que tuvieras esto, para que el Niño Jesús pueda escuchar el sonido del campanas!

¡En ese momento, las campanas comenzaron a sonar y soltaron la alegría navideña! Grande fue el júbilo de todos en la Iglesia, y no solo por la belleza de las campanas. Lágrimas de alegría corrían por sus mejillas, la luz de la gracia había penetrado en cada corazón con una profunda comprensión de la bondad de Dios: “He aquí este día, un Salvador te nace en Belén, lo encontrarás envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Gloria a Dios en las alturas y paz a los hombres de buena voluntad en la tierra”.

La misa había terminado y la multitud se había dispersado en gran medida antes de que Pedro llegara a la Iglesia. Mark y Elizabeth apenas podían expresarse, en su gran exuberancia y alegría, mientras explicaban cómo la Santísima Madre había hecho que los Ángeles tocaran las campanas después de recibir el regalo de Pedro. Solo que se sintieron muy decepcionados de que Pedro no hubiera estado allí para escuchar las campanas y compartir la gran alegría. “Oh, pero lo hice”, respondió Pedro, “porque acababa de llegar a la cima de la colina y podía ver claramente la Iglesia iluminada, cuando las campanas comenzaron a sonar. Apenas podía contener mi alegría, porque solo sabía que María y el Niño Jesús estaban sonriendo por puro placer”. Y seguramente fueron, pero por supuesto, menos por el tono puro de las campanas, que por el amor puro y desinteresado en el corazón de Pedro que resonó hasta los cielos y tocó el corazón de Dios.