El tema espiritual

San José y los Santos Ángeles

Para alegría de los católicos devotos de todo el mundo, el Papa Francisco proclamó un Año Santo especial dedicado a San José, el padre putativo de Jesús y Cabeza de la Sagrada Familia. La declaración se publicó el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción y 150 aniversario de la proclamación de San José como Patrón de la Iglesia Universal. Para sacar el máximo provecho de este gran año de gracia, queremos examinar tanto el significado de la vida de San José, como la extraordinaria relación que tuvo con los santos ángeles.

Recuerde que hace apenas siete años, el Papa Francisco consagró el Estado de la Ciudad del Vaticano el mismo día a San Miguel y a San José. Al hacerlo, destacó las conexiones que se pueden encontrar entre el Príncipe de las Huestes Celestiales y el Jefe de la Sagrada Familia. ¡Ambos son patronos de la Iglesia!

Mayor conciencia del papel de San José en la vida de la Iglesia
Antes de comenzar nuestro examen de la vida de San José en relación con los ángeles, primero revisemos brevemente su vida y santidad, para que podamos obtener una mejor comprensión de su papel en relación con la providencia de Dios y la Iglesia. A medida que nos adentramos más profundamente en el Tercer Milenio del cristianismo, los signos de los tiempos indican que nuestra era puede ser llamada la “Era de San José” (Ver P. Christopher Rengers, Saint Joseph: Model for the Christian Man, Washington, DC, 2000, pág.8). ¿Por qué podemos decir esto? En primer lugar, porque la Iglesia durante los últimos ciento cincuenta años ha estado prestando cada vez más atención a San José al reconocer oficialmente su importancia e influencia de varias maneras.
Considere lo siguiente: Además de ser declarado Patrón Universal de la Iglesia por el Concilio Vaticano I en 1870, San José también fue declarado Patrón del Concilio Vaticano II. A principios del siglo pasado, el Papa Pío XI lo designó como Patrón contra el Comunismo. En este mismo contexto, el Papa Pío XII instituyó la Fiesta de San José Obrero el 1 de mayo de 1955 para contrarrestar el Día Internacional de los Trabajadores comunistas que se celebra ese mismo día. Además, el nombre de San José fue insertado en la Primera Plegaria Eucarística por el Papa San Juan XXIII. Más recientemente, el Papa Francisco agregó el nombre de San José a las otras tres Oraciones Eucarísticas de la Misa. De estos desarrollos podemos verificar un reconocimiento y una apreciación progresiva por parte de la Iglesia de San José de la importancia en la economía de la salvación.
Ahora que comenzamos el tercer milenio del cristianismo con una nueva era de exploración de los valores familiares, el papel que desempeñó San José en la vida de la Sagrada Familia se está enfocando más claramente. Esta nueva conciencia de su misión sin duda resultará beneficiosa y enriquecerá nuestra comprensión del plan de DIOS para la familia (ver Rengers, p. 11).

La paternidad de San José como modelo para la familia
El patrocinio y la protección de San José se necesitan hoy más que nunca porque las instituciones de la paternidad y la familia están bajo ataque como nunca antes. Entonces, no es sorprendente que haya habido un aumento dramático de los padres ausentes. Algunos han abandonado libre e irresponsablemente a sus familias, mientras que otros han sido separados de sus hijos por la fuerza y por injustas leyes de divorcio. El resultado infeliz de todos estos padres ausentes ha sido el desarrollo de lo que los psicólogos llaman “hambre de padre”, es decir, el anhelo de los niños abandonados de ser amados y protegidos por una figura paterna fuerte.
San José puede ayudar a llenar el vacío que han dejado tantos padres ausentes. Dios quería el mejor desarrollo posible, humanamente hablando, para Su HIJO, el NIÑO DIOS. Claramente, el SEÑOR proveyó al hombre más apropiado para ser esposo de la Virgen MARÍA, y también la imagen más noble de la Paternidad de DIOS. Otra forma de decir esto es que, dentro del marco de los planes de DIOS, JESÚS merecía un modelo de lo más varonil para Su pleno desarrollo humano. Y recibió ese modelo en San José. Partiendo de esta premisa, podemos atribuir a San José todas las mejores cualidades que se encuentran en los mejores padres, esposos y trabajadores que jamás hayan vivido (ver Rengers, p. 8).
San José, entonces, no solo fue el mejor padre humano que el mundo haya conocido, o conocerá, sino que también es, junto a MARÍA, el ser humano más santo que ha caminado sobre la faz de la tierra. De hecho, el Papa León XIII llegó a afirmar en su encíclica sobre San José, que “más que nadie, San José se acerca a la gran dignidad por la que MARÍA se eleva muy por encima de todas las criaturas” (Quamquam Pluries, 3). Por tanto, San José, en virtud de su posición cercana a MARÍA, la Mediadora de todas las Gracias, tenía la seguridad de recibir las más ricas gracias e inspiraciones que pudieran ponerse a disposición de un mero ser humano.

Santidad de San José y su vida oculta
San José se hizo santo, sin embargo, no principalmente por sus palabras y obras en la Sagrada Familia, sino por su vida orante, contemplativa, oculta y silenciosa. Porque el papel de San José no fue anunciar a JESÚS al mundo, como lo hicieron los apóstoles. Más bien, fue para esconderlo del mundo, mientras formaba paternalmente a JESÚS en Su sagrada humanidad en vista de Su misión en el mundo. El obispo Bossuet, un renombrado predicador francés del siglo XVII, señala que los apóstoles eran como luces para hacer visible a JESÚS, mientras que San José, por otro lado, era como un velo para cubrirlo. San José, entonces, mantuvo oculto durante treinta años el tesoro que se le había confiado, y nunca reveló ni dio ninguna indicación por palabra o gesto de que JESÚS es en verdad el HIJO de DIOS (Ver Primer Panegírico del Obispo Bossuet citado por el P. F. Filas en Joseph: The Man Closest to Christ, Boston, MA, 1962, p. 557).
Podemos aprender de San José, entonces, que lo que le importa a DIOS no es lo que hacemos, sino quiénes somos en nuestra relación con DIOS. San José nunca hizo un milagro, predicó un sermón, escribió un libro, gobernó una ciudad, ganó mucho dinero ni fue dueño de muchas propiedades. Tampoco se menciona nada de lo que San José haya dicho en los Evangelios. Lo único que nos dicen las Escrituras sobre él es que obedeció a un ángel. Esto nos muestra, entonces, mucho más de lo que las palabras pueden decir, la gran importancia que el Señor concede a la obediencia, especialmente a la obediencia a aquellos que hablan en Su nombre, a la Iglesia en la tierra y a Sus mensajeros celestiales, los santos ángeles, que generalmente nos hablan a nosotros en la voz de la conciencia.

Los ángeles en la vida de San José
¿Qué nos puede enseñar San José sobre los Santos Ángeles? Curiosamente, solo San Mateo escribe sobre las aventuras de San José con los ángeles. Y lo que tiene que decirnos no es mucho. De hecho, lo que tiene que decir se limita a unos pocos versículos en los dos primeros capítulos de su Evangelio. Sin embargo, lo que nos dice es rico en ideas sobre cómo los ángeles desean trabajar con nosotros y nosotros podemos trabajar con ellos.

Primera aparición del ángel
La primera aparición de un ángel a San José tuvo lugar justo después de que tomó su decisión de divorciarse de MARÍA. “Tal era su intención”, como nos dice San Mateo, cuando, “he aquí, el ángel del SEÑOR se le apareció en un sueño y le dijo: ‘José, Hijo de David, no temas llevar a MARÍA tu esposa tu casa’” (Mt 1, 20). Observe, en primer lugar, que el ángel se le apareció en un sueño mientras dormía. No necesariamente tenemos que tomar este pasaje literalmente. El sueño que tuvo San José también podría entenderse como una especie de visión intelectual.
Sin embargo, lo que es más importante, debemos notar que el ángel precedió a sus palabras diciendo: “No temas” (Mt 1, 20). Recuerde que estas fueron las mismas palabras que San Gabriel le dijo al sacerdote Zacarías en el Templo de Jerusalén cuando le anunció que sería el padre del futuro San Juan Bautista. Además, estas palabras fueron usadas nuevamente por él cuando le anunció a MARÍA que había sido elegida para ser la Madre de DIOS.
Entonces, podemos estar seguros de que si nos enfrentamos a situaciones que parecen más allá de nuestras fuerzas para soportar o comprender, escucharemos la voz reconfortante y tranquilizadora de nuestro ángel de la guarda hablándonos en lo más profundo de nuestro corazón, diciendo: “no tengas miedo”. Es decir, “No tengas miedo de hacer la voluntad de DIOS y abandónate a Su providencia amorosa y misericordiosa”.
Después de que a San José se le da el valor para hacer la voluntad de DIOS, el ángel le dice que haga todo lo contrario de lo que había decidido antes. Es decir, se le dice que mantenga a María como su esposa, justo después de haber decidido dejarla. Podemos ver aquí, entonces, cuán fácilmente incluso las personas más santas y bien intencionadas pueden hacer un desastre en su vida, y también en la vida de los demás, si no tenemos los santos ángeles para ayudarnos a hacer lo correcto. Más importante aún, podemos aprender aquí, que cuando vayamos a servir al Señor con la ayuda de Sus santos ángeles, tendremos que ser flexibles y adaptables. En otras palabras, debemos estar preparados para esperar lo inesperado. Porque, como dice un antiguo dicho, “DIOS escribe derecho sobre líneas torcidas”.
Finalmente, en la última parte del mensaje, el ángel revela que el futuro NIÑO que nacerá de MARÍA se llamará “JESÚS”. Es interesante notar aquí que el ángel, aunque se dirige tanto a San José como a MARÍA por su nombre, nunca revela ni menciona su propio nombre. Esto puede enseñarnos, entonces, que los ángeles pueden ser reacios a revelarnos sus nombres personales. Por lo tanto, no deberíamos intentar sacarle el nombre de nuestro ángel de la guarda.
Ahora, tan pronto como san José se despertó, “hizo como le había mandado el ángel del SEÑOR y tomó a su mujer en su casa” (Mt 1, 24). Es decir, San José obedeció la orden del ángel con prontitud, sin cuestionamientos y con diligencia. Porque la respuesta del ángel había resuelto la duda de José no solo confirmando el misterio de la fe, es decir, Emmanuel nacería de una virgen, sino también su propia misión, es decir, sería el esposo de MARÍA.
San José, entonces, puede ser un gran ejemplo de cómo debemos obedecer los mandamientos del SEÑOR cuando parecen incomprensibles y difíciles de cumplir.

Segunda aparición del ángel
La segunda aparición del ángel a San José tuvo lugar de la misma forma que la primera, es decir, en un sueño mientras dormía. Sucedió poco después de que el NIÑO DIOS hubiera nacido en Belén y adorado por los tres reyes de Oriente. Esta vez, sin embargo, el ángel no trae buenas noticias, sino malas noticias. Era la advertencia de que el rey Herodes había hecho planes para matar a JESÚS, por lo que era urgente que la Sagrada Familia se fuera de inmediato.
Note, entonces, que aunque el contenido de este mensaje es muy diferente al primero, el ángel lo entrega de la misma manera, es decir, con claridad, sencillez y brevedad. Las palabras del ángel son pocas pero directas, sin dejar lugar a malentendidos o maniobras. “Levántate. Toma al NIÑO y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que yo te lo diga” (Mt 2, 13).
Podemos aprender aquí, entonces, cómo DIOS nos advierte a través del ministerio de los santos ángeles de peligros de los cuales quizás no estemos conscientes. Tales advertencias pueden llegar a nosotros en el último minuto, por lo que el diablo no podrá descubrir y frustrar los planes providenciales de DIOS. Además, podemos aprender aquí cómo nuestro ángel de la guarda puede darnos una guía concreta muy específica sobre cómo evitar los peligros a los que podemos estar expuestos. Nótese, entonces, que el ángel le dice a San José exactamente lo que debe hacer para evitar la peligrosa situación en la que lo había puesto la Providencia, en vista del cumplimiento de la profecía, “De Egipto llamé a mi HIJO” (Mt 2, 15).
Considere todas las razones que San José pudo haber encontrado para resistir, demorar y desobedecer la orden del ángel. En primer lugar, era en medio de la noche y San José no había tenido la oportunidad de hacer los preparativos para un viaje que sin duda sería largo y agotador. Porque la distancia de Nazaret a la frontera de Egipto es de unas cien millas, sin contar la distancia a una de las ciudades más pobladas del país. Así que esto habría significado, entonces, un viaje de entre cien y doscientas millas (entre 160 y 320 km). Es decir, de cinco a diez días de caminata por el desierto bajo el sol abrasador, y luego otras ocho o nueve noches durmiendo bajo las estrellas en el frío glacial, todo el tiempo vulnerable a los ataques de serpientes venenosas y animales salvajes durante la noche. Sin mencionar la amenaza siempre presente que representan las bandas itinerantes de ladrones y merodeadores.
Además, cuando San José y la Sagrada Familia llegaran a Egipto, ¿dónde se quedarían? ¿Y dónde podría encontrar trabajo San José para apoyar a la Sagrada Familia? Pero San José no se opuso a la orden. Y tampoco preguntó cuándo volvería la Sagrada Familia, a pesar de que el ángel dejó abierto el tiempo de su regreso. Entonces, ninguna de las preguntas que la mayoría de nosotros habríamos hecho le vino a la mente. Por el contrario, como dice San Juan Crisóstomo, “José obedece, cree y soporta con alegría todas estas pruebas” (Homilía sobre el Evangelio de Mateo).

Tercera aparición del ángel
Finalmente, echemos un vistazo a la tercera aparición del ángel del Señor a San José. Y nuevamente, como los dos anteriores, tuvo lugar en un sueño mientras dormía. En este momento, el ángel le informa que ahora es seguro que la Sagrada Familia regrese a Israel. “Levántate, toma al NIÑO y a su madre y vete a la tierra de Israel, porque han muerto los que buscaban la vida del Niño” (Mt 2, 20). Una vez más, observe la maravillosa claridad, sencillez y sencillez del mensaje. No se desperdicia una palabra.
Después de que San José recibió este mensaje del ángel, actuó de la misma manera que lo había hecho en las apariciones anteriores. Es decir, obedeció con prontitud, sin cuestionar y con diligencia. Y así, inmediatamente dejó todo de una vez para emprender otro largo, peligroso y difícil viaje de regreso a su tierra natal. Al principio partió en dirección a Belén, pero no había ido muy lejos antes de enterarse de que el hijo de Herodes era rey de Judea, por lo que vaciló (ver Mt 2,22). La luz divina volvió en su ayuda. En otro sueño le dijeron que cambiara de rumbo y se dirigiera a Nazaret. Ni siquiera se nos dice que fue un ángel quien dio esta revelación. Pero teológicamente podemos sacar esta conclusión, pues así había sido el modo en que el SEÑOR había estado dirigiendo a la Sagrada Familia en ocasiones anteriores.
Sin embargo, podríamos preguntarnos en este punto, ¿por qué el ángel no le dijo a San José que fuera directamente a Nazaret primero? Si lo hubiera hecho, sin duda habría facilitado las cosas a la Sagrada Familia en la planificación de su segundo, largo y agotador viaje. Bien, podemos aprender aquí que el SEÑOR y Sus ángeles a menudo prefieren revelarnos los dictados de la Divina Providencia gradualmente, en lugar de todos a la vez. ¿Por qué? Porque de esta manera aprenderemos a confiar más en DIOS y Su gracia, en lugar de depender de nosotros mismos y de nuestros propios recursos.

Cuatro lecciones finales para aprender
En resumen, podemos aprender cuatro lecciones importantes de las diversas instrucciones dadas por el ángel en las tres apariciones. Primero, podemos aprender que el SEÑOR puede optar por revelarnos Su voluntad en un sueño o una locución interior por medio de un ángel mientras dormimos. ¿Por qué él haría eso? Bueno, también podríamos considerar que la condición de sueño o el estado de sueño representan tanto un lugar de silencio y soledad como un estado de recogimiento, tranquilidad y calma. Porque estos son los tipos de condiciones y lugares donde los ángeles pueden hablarnos de manera más clara y directa (Ver Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Peabody, MA, 1991, p. 1613). Porque, como dijo una vez la Madre Teresa, “El idioma favorito de DIOS y Sus ángeles es el silencio”.
En segundo lugar, podemos aprender la forma breve, simple y sensata que los ángeles a veces usan para comunicarse con nosotros. Son modelos de cómo expresar nuestros pensamientos con sencillez, claridad y sobre todo con brevedad. ¡Cuánto necesitamos su ejemplo hoy! Cuando la palabrería se ha convertido en la norma y el habla excesiva es demasiado común. Como ha señalado el Papa Benedicto, “la gente de hoy es bombardeada con frecuencia con respuestas a preguntas que nunca ha hecho y a necesidades que desconocía” (Mensaje para la Jornada Mundial de la Comunicación del año 2012). Los ángeles, entonces, pueden enseñarnos cómo reconocer y enfocarnos en las preguntas verdaderamente importantes de la vida sin la distracción causada por el uso excesivo de palabras.
En tercer lugar, podemos aprender del mismo San José cómo responder y colaborar con los ángeles cuando nos ofrecen ayuda, consejo o asistencia. Recuerde, entonces, que cada vez que el ángel le da una orden, él obedece pronta, incuestionable y diligentemente. Aunque, desde un punto de vista humano, las órdenes que le fueron dadas y las demandas que se le hicieron requirieron un esfuerzo sobrehumano. Qué gran ejemplo es San José de la “obediencia alada” que se presenta para cada uno de nosotros en la Obra de los Santos Ángeles como un alto ideal a imitar.

Finalmente, y lo más importante, podemos aprender de las apariciones angelicales de San José que incluso las personas más santas necesitan la ayuda de los santos ángeles para cumplir la voluntad de Dios. Porque no podría haber permanecido comprometido con MARÍA, ni escapar del plan asesino del rey Herodes, sin el consejo y la ayuda del ángel. De hecho, el plan providencial de DIOS para la salvación y redención del mundo se habría detenido en seco si no hubiera sido por la intervención y asistencia de un ángel.
Por todas estas razones, entonces, podemos ver por qué cualquiera que tenga devoción por los ángeles debería tener también devoción por San José, y viceversa. Cualquiera que haga esto, experimentará algo de su poderosa ayuda, intercesión y protección. Porque el poder otorgado a San José es ilimitado. Santo Tomás de Aquino afirma que, “algunos santos tienen el privilegio de ayudarnos en ciertas necesidades, pero San José tiene el poder de ayudarnos en todos los casos, en cada necesidad, en cada empresa” (Ver P. N. O’Rafferty, Discourse on St. Joseph [Discurso sobre San José], Milwaukee, WI, 1951, pág.208).
Santa Teresa de Ávila ha dicho en la misma línea: “No me acuerdo hasta hoy de haberle suplicado nada que no me lo haya concedido” (Autobiografía, VI, 9). Además, testificó que “no he conocido a nadie verdaderamente devoto de San José que no haya avanzado más en santidad” (ibid.). Es difícil imaginar, entonces, una recomendación más fuerte para rezar a San José que las que nos dan estos dos grandes santos, que también son Doctores de la Iglesia. Así que hoy y todos los días, pidamos a San José y a nuestros ángeles que nos lleven a los lugares adonde nos quieran llevar.
Fr. Matthew Hincks, ORC

Oración diaria a San José

Ad Te Beate Ioseph, por el Papa León XIII

A ti, bendito José, acudimos en nuestra tribulación y, habiendo implorado el auxilio de tu Santísima Esposa, también invocamos confiadamente tu patrocinio. Por aquella caridad con que te uniste a la Inmaculada Virgen, Madre de Dios, y por ese amor paternal con el que abrazaste al Niño Jesús, te pedimos humildemente que mires con gracia la herencia que Jesucristo ha comprado con Su Sangre, y con tu poder y fuerza ayúdanos en nuestras necesidades.

Guardián más vigilante de la Sagrada Familia, protege al pueblo elegido de Jesucristo. Aparta de nosotros, padre amado, toda la plaga del error y de la corrupción; ayúdanos misericordiosamente desde el cielo, poderosísimo defensor nuestro, en este combate contra los poderes de las tinieblas; e, incluso como antaño rescataste al Niño Jesús del inminente peligro de perder Su vida, ahora defiende a la Iglesia de Dios de las trampas del enemigo y de toda adversidad. Mantennos a todos y a cada uno, bajo tu protección continua, para que siguiendo tu ejemplo y sostenidos por tu ayuda, podamos llevar una vida santa, morir felizmente y llegar por fin a la posesión de la bendición eterna en el cielo. Amén.