El Santo Cura de Ars y el Sacerdocio

Rara vez alguien ha sido tan consciente del significado del sacerdocio, su grandeza y su inmensa responsabilidad, como lo fue San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars. Él mismo declaró: “¡Oh, qué grande es un sacerdote! El sacerdote no comprenderá la grandeza de su oficio hasta que esté en el cielo. Si lo entendiera en la tierra, moriría, no por miedo, sino por amor”. En un sermón catequético, explicó a sus feligreses en palabras simples, la dignidad sublime del sacerdocio y su importancia para la santificación del pueblo. Estamos citando aquí algunos pasajes de su sermón sobre el sacerdocio:

“Hijos míos, hemos venido al sacramento de las órdenes. Es un sacramento que parece no tener relación con ninguno de ustedes, sin embargo se relaciona con todos. Este sacramento eleva al hombre a Dios. ¿Qué es un sacerdote? Un hombre que ocupa el lugar de Dios, un hombre que está investido con todos los poderes de Dios. “Ve”, dijo Nuestro Señor al sacerdote; “como mi Padre me envió, yo te envío. Todo el poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra. Ve entonces, enseña a todas las naciones… El que te escucha, me escucha; el que te desprecia me desprecia”. Cuando el sacerdote revoca los pecados, no dice: “Dios te perdona”; él dice: “Te absuelvo”. En el momento de la consagración, él no dice: “Este es el Cuerpo de Nuestro Señor”; él dice: “Este es mi cuerpo”. Si no tuviéramos el Sacramento de la Ordenación, no podríamos tener a Nuestro Señor [en el Santísimo Sacramento]”. (San Juan Vianney, Sobre el sacerdocio)

Naturalmente hablando, es un sacerdote el que administra el bautismo y así vierte vida sobrenatural en las almas, haciéndolos hijos de Dios. La misión del sacerdote es alimentarnos de una manera especial con la palabra de Dios para nuestra peregrinación en la tierra. Además, el sacerdote es el ministro del perdón divino en el sacramento de la penitencia. La absolución dada en el poder de la Sangre de Jesucristo, quita la culpa del pecado de nuestra alma, y cuando llegamos al momento de la muerte, además de la asistencia de María y los ángeles, el sacerdote nos levanta de una manera especial, al ungirnos con la fuerza y ​​la curación de Cristo.

La humildad en nuestro estado del ser, al estar limitado en nuestra carne, clama por ministros humanos visibles de la gracia de Cristo. El sacerdote es el ministro visible de Cristo, que “tiene las llaves de los tesoros celestiales; es él quien abre la puerta; él es el administrador [visible] de Dios, el distribuidor de su riqueza” (ibid). Después de Dios, el sacerdote es la figura clave en la comunicación de la gracia en la Iglesia, debido a su visibilidad. El Santo Cura de Ars advirtió:  

Deja una parroquia veinte años sin sacerdotes; ellos adorarán a las bestias. Si el padre misionero y yo nos fuéramos, ustedes dirían: “¿Qué podemos hacer en esta iglesia? No hay Misa; Nuestro Señor ya no está allí: también podríamos rezar en casa”. Cuando las personas desean destruir la religión, comienzan atacando al sacerdote, porque donde ya no hay ningún sacerdote no hay sacrificio, y donde ya no hay ningún sacrificio no hay religión. 

Cuando la campana te llama a la iglesia, si te preguntan, “¿A dónde vas?” podrías responder: “Voy a alimentar mi alma”. Si alguien te preguntara, señalando el tabernáculo, ¿Qué es esa puerta dorada? “Ese es nuestro almacén, donde se guarda el verdadero alimento de nuestras almas”. ¿Quién tiene la llave? ¿Quién establece las disposiciones? ¿Quién prepara la fiesta y quién sirve la mesa? “El cura”. ¿Y cuál es la comida? “El precioso cuerpo y la sangre de nuestro Señor”. ¡Oh Dios! ¡Oh Dios! ¡Cómo nos has amado! Ver el poder del sacerdote; de un pedazo de pan, la palabra de un sacerdote hace un Dios. Es más que crear el mundo. … Alguien dijo: “¿Entonces, Santa Filomena obedece al Cura de Ars?” De hecho, ella bien puede obedecerlo, ya que Dios lo obedece. 

Si tuviera que encontrarme con un sacerdote y un ángel, debería saludar al sacerdote antes que al ángel. Este último es el amigo de Dios; pero el sacerdote ocupa su lugar. Santa Teresa (de Ávila), besó el suelo por donde había pasado un sacerdote. Cuando veas a un sacerdote, debes decir: “Fue él quien me hizo un hijo de Dios, y me abrió el cielo por el santo bautismo; el que me purificó después de que pequé, el que alimenta mi alma. “Al ver la torre de una iglesia, puedes decir:” ¿Qué hay en ese lugar? “El cuerpo de nuestro Señor”. “¿Por qué está él allí?” “Porque un sacerdote ha estado allí y ha dicho la santa misa”. 

¡Qué alegría sintieron los apóstoles después de la resurrección de Nuestro Señor al ver al Maestro a quien tanto habían amado! El sacerdote debe sentir la misma alegría al ver a Nuestro Señor, a quien tiene en sus manos. Se atribuye un gran valor, a los objetos que se han depositado en el vaso de bebida de la Santísima Virgen y del Niño Jesús, en Loreto. Pero los dedos del sacerdote, que han tocado la adorable carne de Jesucristo, que se han sumergido en el cáliz que contenía su sangre, en la pica donde ha estado su cuerpo, ¿no son aún más preciosos? El sacerdocio es el amor del Corazón de Jesús. Cuando veas al sacerdote, piensa en Nuestro Señor Jesucristo. (ibid.)

Necesidad de Sacerdotes Santos

Habiendo visto la inmensa dignidad del sacerdote, también debemos recordar que, debido a la naturaleza de su sublime llamamiento, el sacerdote debe luchar con todo su ser para ser un santo sacerdote, un buen pastor, para poder guiar a muchos fieles de manera efectiva, por el camino de la salvación y la santidad.   

Aunque es cierto que un ministro indigno aún puede administrar los sacramentos de manera válida, y de esta manera ser un verdadero canal de gracia, Dios respeta el libre albedrío del hombre y depende de nuestra libre cooperación con ella, (la gracia). Por esta razón, la eficacia de un santo sacerdote, un sacerdote que viva en profunda unión con Nuestro Señor, será mucho mayor que la eficacia de un sacerdote que viva tibiamente. Por lo tanto, Santo Tomás, al afirmar que incluso un sacerdote en pecado celebra válidamente la misa, deja claro que de todas maneras “en la medida en que tiene una eficacia [adicional] por la devoción del sacerdote que intercede,… no hay duda de que  la misa, al venir del sacerdote en mejor estado interior, es más fructífera”,  para la Iglesia y los que participan en ella (Summa Theologica, III. Q. 82, art. 6, c).

Nuevamente, tomen la vida del Santo Papa Juan Pablo II como ejemplo: ¿Cuántos corazones y vidas han sido tocadas y cambiadas a través del ministerio de este hombre? Debido a que el papa Juan Pablo II vivió de la palabra de Dios y se dejó guiar por el espíritu de Cristo, en cierto sentido se convirtió en CRISTO, viviendo entre nosotros aquí y ahora, tocando corazones y cambiando vidas. Él mismo escribe, “el mayor o menor grado de santidad del ministro tiene un efecto real en la proclamación de la palabra, la celebración de los sacramentos y el liderazgo de la comunidad en la caridad” (Juan Pablo II, Pastores dabo vobis25).

Oración y sacrificios en nombre del Sacerdocio

Un sacerdote también se enfrenta a las innumerables tentaciones de la vida moderna, y además, es especialmente blanco del enemigo. El enemigo siempre persigue primero al buen pastor, porque él sabe: “Golpearé al pastor, y las ovejas del rebaño se dispersarán” (Mt 26,31).

Las tentaciones y los ataques deben ser resistidos y conquistados por la oración y la penitencia; en primer lugar por las del propio sacerdote, pero también las oraciones de los fieles ayudan a los sacerdotes a resistir la tentación y crecer en gracia y virtud.

La Congregación para el Clero declara: Detrás de todos los sacerdotes hay una madre espiritual que oró a Dios por su vocación. Ella los soporta a través del sufrimiento espiritual y los “nutre” al ofrecer a Dios todas sus actividades diarias, para que se conviertan en sacerdotes santos, sacerdotes fieles a su identidad y compromisos especiales. (Adoración eucarística para la santificación de los sacerdotes y la maternidad espiritual, 2013, p. 13)

En consecuencia, no es suficiente con saber acerca del sacerdocio, sino que es necesario orar y ofrecer sacrificios a Dios por el mismo, estos son factores indispensables hoy en día. Sin duda en la gran batalla espiritual en la que la Iglesia se encuentra, Dios permite que los pastores sean golpeados y por lo tanto,  las ovejas se dispersan. En respuesta, ofrezcamos nuestras peticiones y dolores a Dios para que tenga misericordia de su pueblo al santificar a sus sacerdotes, para que puedan tener el amor y la dedicación del Buen Pastor, al dirigir el rebaño de Cristo.

Hay un viejo dicho: con cada sacerdote, mil almas se salvan o se pierden. Por esta razón, rezar por los sacerdotes es tan importante por el bien de toda la Iglesia. En los folletos Adoración Eucarística para la Santificación de los Sacerdotes y la Maternidad Espiritual, la Congregación para el Clero, plenamente consciente de la crisis en el sacerdocio, alienta a los fieles a hacer adoración eucarística y ofrecer sacrificios en reparación y para fortalecer a los sacerdotes. El documento pide a los fieles, que consideren la adopción espiritual de un sacerdote para darle la fuerza espiritual necesaria para cumplir su tan importante ministerio. Se pidió a todas las diócesis del mundo que establecieran un programa de oración, y sobre todo, de adoración eucarística continua para que: “desde todos los rincones de la tierra, la oración de adoración, acción de gracias, alabanza, petición y reparación siempre sea elevada a Dios”; una oración incesante por el surgimiento de un número suficiente de santas vocaciones al sacerdocio, y en segundo lugar, acompañarlos espiritualmente con un tipo de maternidad espiritual”. (Este folleto se volvió a publicar hace unos meses con algunas adiciones. Consulte la última página de esta carta). 

Los sacerdotes están llamados a ser la sal de la tierra. La Pequeña Flor se dio cuenta durante su peregrinación a Roma, cuando conoció a muchos sacerdotes, de que existe el peligro de que la “sal” pierda su sabor. Ahora, para que la sal de la tierra permanezca salada, o en otras palabras, que los sacerdotes puedan seguir siendo buenos pastores, debemos orar por ellos, y no solo un poco, sino mucho. No debería haber ningún día en la vida de un católico, en que no se ore por el sacerdocio. El Señor nos llama a todos a tomar en serio la responsabilidad de orar por los sacerdotes.

Que Dios toque los corazones de muchas almas en nombre del sacerdocio, para que puedan llevar a los sacerdotes y al obispo a través de sus oraciones, ganando así fuerza y ​​vigor para que puedan cumplir su tan importante misión. Un sacerdote dijo una vez: “Un sacerdote no nace de un ángel, sino de una madre. Es elegido de entre la gente, es ungido con el sacramento del sacerdocio y devuelto a la gente, a la Iglesia, a su cuidado, su oración y su amor. El sacerdote es un signo de la omnipotencia de nuestro Dios. Oren por los sacerdotes, ámenlos, apóyenlos, ayúdenlos a ser santos. Los sacerdotes somos débiles y frágiles. Si sus rodillas no están dobladas en oración por nosotros, tropezaremos y caeremos. Necesitamos de sus oraciones.

Encomendamos a los sacerdotes especialmente al cuidado de nuestra Santísima Madre, la tierna Madre de los sacerdotes. ¡Coloquemos a todos los sacerdotes espiritualmente en su Inmaculado Corazón para que pueda formarlos de acuerdo a la imagen de su Divino Hijo, Nuestro Buen Pastor y Sumo Sacerdote!