El Sacerdote: Cristo presente entre nosotros

“El Señor mismo les dará una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, Dios con nosotros” (Is 7,14). Estas palabras del profeta Isaías se cumplen en el último testamento de Jesús a sus discípulos antes de ascender al cielo: “Y Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Ambas profecías se cumplen preeminentemente en Su presencia real y sustancial en la Sagrada Eucaristía. Porque la Eucaristía es la presencia de Dios entre nosotros, su presencia amorosa, nutritiva, curativa, consoladora, duradera y generosa entre nosotros. “Y su deleite era estar entre los hijos de los hombres” (Prov. 8,31). Pero la Eucaristía es más que la mera presencia sustancial de Cristo, Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, bajo las apariencias de pan y vino. Porque el Sacrificio Eucarístico es también el mismo sacrificio en la cruz. “La misa hace presente el Sacrificio de la Cruz; no se suma a ese sacrificio ni lo multiplica… [Más bien, la Misa] hace que el único sacrificio redentor definitivo de Cristo esté siempre presente en el tiempo” (Ecclesia de Eucharistia, 12). Entonces, por medio de la Eucaristía, estamos con Cristo en el Calvario y recibimos Su gracia desde su origen.

Pero como nuestro Santo Padre señala tan enfáticamente, sin el Sacerdote, no puede haber Eucaristía. Pues el Ministerio Sacerdotal es “esencial para vincular válidamente la Consagración Eucarística al Sacrificio de la Cruz y a la Última Cena. La asamblea se reúne para la celebración de la Eucaristía; para que sea una verdadera asamblea eucarística, requiere definitivamente la presencia de un Sacerdote Ordenado para presidirla” (EdeE 29). El Santo Padre comenta que aunque el poder de la consagración está reservado a los obispos y sacerdotes, en lugar de menospreciar el papel de los laicos, en el contexto del cuerpo místico, este poder debe verse como un don que “redunda en beneficio de todos” (EdeE 30). Vemos, entonces, que la Eucaristía y el Sacerdocio están esencialmente vinculados. Nuestro Santo Padre va más allá para decir que la Eucaristía “es el principio y la razón central de ser del Sacramento del Sacerdocio, que efectivamente surgió en el momento de la Institución de la Eucaristía” (Dominicae Cenae, 2). Para tener a Cristo entre nosotros, entonces, necesitamos al sacerdote. Porque a través de él, y solo por él, Dios viene a estar con nosotros en la Sagrada Eucaristía.

Sin embargo, Cristo permanece entre nosotros de otras maneras además de su presencia sustancial en la eucaristía. Como el Concilio Vaticano II enseña siguiendo la larga tradición de la Iglesia, Cristo también está realmente presente entre nosotros “en la persona de su ministro” (Sacrosanctum Concilium, 7). El sacerdote hace presente a Cristo porque actúa en persona Christi en cada celebración litúrgica. En persona Christi, como enseña el papa Juan Pablo II, “significa más que ofrecer en nombre de” o “en lugar de Cristo”. En persona significa una identificación sacramental específica con el Sumo Sacerdote eterno, Quién es el autor y el sujeto principal de este sacrificio Suyo, un sacrificio en el que, en verdad, nadie puede tomar su lugar “(Dominicae Cenae , 8). Por lo tanto, cuando el sacerdote dice: “Este es mi cuerpo… esta es mi sangre”, es Cristo mismo quien habla y se ofrece al Padre. Cuando el sacerdote nos absuelve de nuestros pecados, no dice “Cristo te absuelve de tus pecados”. Por el contrario, dice: “Ego te absolvo… Yo te absuelvo”, es decir, Cristo actuando en mí, te absuelve de tus pecados. En el altar, en el confesionario, rezando el oficio divino: Cristo está allí, realmente presente, en la persona de su ministro. Pero esta presencia se extiende más allá de la celebración de los Sacramentos: “La Eucaristía extiende su eficacia a todas las acciones del ministro, ya que la función sacerdotal no solo incluye la santificación sino también el pastoreo y la enseñanza” (Cardenal Schotte , Lineamentos para el XI Sínodo Ordinario de los Obispos 49). De esta forma, las palabras de la homilía y los consejos dados en la confesión, cuando son pronunciadas por el sacerdote que se deja llevar por el Espíritu, son de manera especial palabras eficaces de Cristo para quienes las reciben. 

Esta eficacia se deriva no solo de su ordenación sacerdotal sino también de la eucaristía, es decir, de su unión con Cristo. Como enseña el Concilio Vaticano II, “El amor pastoral [del sacerdote] fluye principalmente del Sacrificio Eucarístico, que es, por lo tanto, el centro y la raíz de toda la vida sacerdotal” (Presbyterorum Ordinis, 14). Así, deberíamos estar abiertos a recibir estas palabras del sacerdote con particular atención. Pues a través del sacerdote, Jesús habla a nuestros corazones. Como dice Nuestro Señor en el Evangelio: “El que recibe a cualquiera que Yo envíe, a Mí me recibe; y el que me recibe a Mí, recibe al que me envió” (Jn 13, 20).  Sin embargo, no solo los sacerdotes ordenados, sino todo el Pueblo de Dios, como miembros del Cuerpo de Cristo y participantes en su sacerdocio común, son portadores de Cristo y testigos de su presencia entre nosotros en la medida en que están conformados y unidos a él por gracia. Mientras más nos unamos a Cristo, más viviremos en su Espíritu, hablaremos sus palabras y amaremos con Su corazón. Nuestras palabras y acciones tendrán una cierta eficacia, en la medida en que se deriven del Espíritu de Dios. 

Nuestra Santísima Madre es el principal ejemplo de esta eficacia de la palabra a través de su profunda unión con Cristo. Cuando María saludó a su prima, el niño saltó de alegría en el vientre de Isabel. ¿Cuál fue la palabra de saludo pronunciada por María? Ciertamente fue el saludo comúnmente usado entre el pueblo judío: “¡Shalom!”, Una palabra que significa integridad, solidez, bienestar, paz. El saludo de María tuvo el efecto inmediato de traer la verdadera paz al niño Juan, quien estaba destinado a ser el precursor del Mesías. Se cree que en este momento el niño fue liberado del pecado original y, por esta razón, fue lleno del Espíritu Santo. De esta manera, la verdadera solidez y el bienestar llegaron a Juan a través de la instrumentalidad de la palabra de María. La eficacia de la palabra de María nos recuerda el pasaje del profeta Isaías: “Como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven allá, sino que empapan la tierra y la fecundan y la hacen germinar, para que dé simiente al que siembra y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca; no volverá a Mí sin fruto, sin haber obrado lo que yo quería, y ejecutado aquellas cosas que Yo le ordenara. Partiréis con gozo y en paz seréis conducidos; los montes y las colinas os aclamarán con júbilo, y todos los árboles del campo batirán palmas” (Is 55, 10-12).

Como se dijo, la eficacia de las palabras de María se derivó de su unión con Cristo. Cuando ella habló, fue el Espíritu de Cristo quien habló a través de ella, llevando su presencia y gracia a aquellos que estaban abiertos a recibirla. A cada uno de los fieles se le denomina cristiano, precisamente porque lleva a Cristo; él es Cristo como miembro de su cuerpo, la Iglesia. Todo cristiano está llamado a dar testimonio de Cristo viviendo el amor que Cristo vivió. Pero esta identificación del cristiano con Cristo, se puede distinguir más notablemente en sus sacerdotes. Porque por la gracia de su ordenación sacerdotal, el sacerdote se conforma tanto en su forma de vida como en su ser no solo con Cristo, sino más precisamente, con Cristo como la Cabeza del Cuerpo Místico. En el sacrificio eucarístico, por lo tanto, el sacerdote ofrece el sacrificio de Cristo mismo, Cristo como cabeza. Los laicos realmente participan en este sacrificio de Cristo, de acuerdo con su sacerdocio común cuando se unen a él por las disposiciones de su mente y corazón, ofreciendo sus propias vidas, obras y sufrimientos en unión con la divina Víctima. Realmente son Cristo ofreciéndose al Padre como miembros de Cristo el sacerdote. Sin embargo, no lo ofrecen de la misma manera que el sacerdote, quien al representar a Cristo Cabeza, sirve como mediador entre Dios y el hombre. El sacerdote ofrece a Cristo en el nombre de todo el cuerpo de Cristo, cabeza y miembros.

Además, el sacerdote recibe dones por los cuales se abre a la inspiración del Espíritu Santo y al amor pastoral con el que Cristo ama a todos los hombres. Esta conformidad con Cristo y la unión con él, crece a medida que el sacerdote crece en santidad, siendo nutrido especialmente por el Sacramento de la Eucaristía y purificado en la Santa Confesión. Más allá de los sacramentos, el Sacerdote crece más profundamente en santidad y unión espiritual con Cristo, a través de la Adoración Eucarística fuera del contexto de la misa. Aquí el sacerdote reposa cerca del Corazón de Jesús, que late con amor por él y escucha sus deseos como el amado discípulo en la última cena. Aquí, ante el Santísimo Sacramento, el alma del sacerdote se transforma, volviéndose verdaderamente eucarística y rebosando del amor con el que Cristo se ofreció por nuestra salvación. El sacerdote debe vivir de este amor y encontrar en él la fuerza para sus deberes pastorales. Pues “… así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla…” (Efesios 5, 25-26), el sacerdote también debe ofrecerse totalmente para el servicio de la Iglesia.

Sin embargo, muchos sacerdotes de nuestros días no son conscientes del gran beneficio de la adoración eucarística o están demasiado preocupados con la administración y los deberes pastorales para aprovechar esta fuente infinita de fuerza, santidad y amor. Por lo tanto, a nuestra manera podemos arrodillarnos ante nuestro Señor Eucarístico en lugar de sus sacerdotes. Podemos implorar, especialmente en este Año Eucarístico, las gracias, el alivio y el consuelo que necesitan para cumplir su difícil llamado a estar “en el mundo pero no ser de él”. Podemos amar a Jesús doblemente por aquellos que ya no encuentran el tiempo para darle su amor. Por lo tanto, oremos por nuestros sacerdotes, especialmente en nuestra hora de adoración. Recibamos el amor de Cristo y canalícemelo hacia ellos a través de nuestra intercesión continua, para que tengan el coraje, la fuerza, y sobre todo, el amor ardiente para cumplir su misión: para que sean Cristo presente entre los hombres y para todos ellos, “Emmanuel”, Dios está con nosotros.

Orar por las Vocaciones    

“Por eso, rueguen al Dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”. (Lc. 10,2)

La Cruzada por los Sacerdotes es una respuesta, al repetido llamado de oración de nuestro Santo Padre, en nombre de aquellos a quienes Dios llama de una manera especial para guiar, santificar y proteger a su pueblo en la tierra: los sacerdotes. Para que los sacerdotes sean un canal efectivo de la gracia santificante de Dios para los demás, es importante que ellos mismos sean santos como el Señor nuestro Dios es santo: “Sé santo porque yo soy santo” (Lev 11,44). Para ayudarlos en esto, se les pide a los fieles que intercedan ante el Señor, para que sus pastores estén de acuerdo con su Sagrado Corazón.

Además de las oraciones por la santificación de los sacerdotes, el libro Cáliz del Fortalecimiento también contiene muchas oraciones por las vocaciones sacerdotales. El 2 de mayo de este año, la Iglesia celebró la 41ª Jornada mundial de oración por las vocaciones. En preparación para este día, el Santo Padre pronunció un discurso en el que recordó a los fieles su “deber principal… rezar al ‘Señor de la cosecha'” por aquellos que ya siguen a Cristo muy de cerca en el sacerdocio y la vida religiosa, y por aquellos a quienes él, en Su misericordia, continúa llamando a un servicio tan importante dentro de su Iglesia.

El Santo Padre expresó su alegría, al conocer los numerosos grupos de oración que se han formado en los últimos años, con el único propósito de “ayudar a los jóvenes a responder con valentía y generosidad al llamado del Divino Maestro”. No podemos subestimar la importancia de los tan concentrados esfuerzos de oración para esta finalidad. Es importante que nunca desistamos, a pesar del desánimo o la fatiga. El papa Juan Pablo II nos recuerda que debemos tener cuidado de no desperdiciar “el tiempo de gracia” y “el tiempo de visita” (cf. Lucas 19,44). Se desperdicia mucho tiempo precioso en las locuras del mundo moderno: mirar televisión, jugar juegos de computadora, navegar por Internet, etc. Este tiempo perdido se podría usar, entre otras ocupaciones dignas, en ofrecer oraciones por el bien de la Iglesia. Es el deseo del Santo Padre que todas las comunidades cristianas se conviertan en “auténticas escuelas de oración”, donde se rece para que no falten trabajadores en el vasto campo de las obras apostólicas.

El tiempo no es lo único que a menudo se desperdicia; el precioso valor del sufrimiento que puede unirse al sufrimiento de Cristo, también es frecuentemente desperdiciado. El Santo Padre recuerda que “la oración unida al sacrificio y al sufrimiento tiene un valor especial. El sufrimiento, vivido en el propio cuerpo como la realización de lo que falta ‘a los sufrimientos de Cristo, por el bien de su cuerpo, la Iglesia’ (Col 1,24), se convierte en una forma muy efectiva de intercesión. Muchas personas enfermas en todo el mundo unen sus sufrimientos a la cruz de Cristo, implorando por santas vocaciones. También me acompañan espiritualmente, en el ministerio petrino que Dios me ha confiado, y ofrecen a la causa del Evangelio una contribución preciosa, incluso si a menudo es completamente oculta”.

El Sacrificio de la Misa y la Adoración Eucarística

Una forma clave de intensificar nuestras oraciones por la santificación de los sacerdotes y por las vocaciones sacerdotales, es uniendo nuestras oraciones al santo sacrificio de la misa y prolongando esa unión a través de la adoración devota de la verdadera presencia de Cristo en el Santísimo Sacramento. “La eucaristía está en el centro de todas las iniciativas de oración. El sacramento del altar tiene un valor decisivo para el nacimiento de las vocaciones y para su perseverancia, porque del sacrificio redentor de Cristo, los llamados pueden sacar fuerzas para dedicarse por completo a la proclamación del Evangelio. Es bueno que la adoración del Santísimo Sacramento, vaya de la mano con la celebración eucarística, prolongando así, en cierto sentido, el misterio de la santa misa”.

A aquellos que sienten que Dios puede estar llamándolos a servir a la Iglesia en el sacerdocio o la vida consagrada, se les anima especialmente a adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento. En la contemplación silenciosa de la adoración eucarística, Jesús puede hablar al corazón de aquellos para quienes tiene planes especiales. “Contemplar a Cristo, verdadera y sustancialmente presente, bajo las especies del pan y el vino, puede intensificar el llamado en el corazón de la persona llamada al sacerdocio o a una misión particular en la Iglesia, puede suscitar el mismo entusiasmo que llevó a Pedro a exclamar en el monte de la Transfiguración: ‘¡Señor, es bueno que estemos aquí!’ (Mateo 17, 4; cf. Mc 9, 5; Lucas 9,33.) Esta es una manera privilegiada de contemplar el rostro de Cristo con María y en la escuela de María, a quien por su disposición interior se le puede llamar justamente ‘mujer de la eucaristía” (Ecclesia de Eucharistia, 53).

La urgencia de la necesidad de Vocaciones

El Santo Padre dice que los sacerdotes deberían saber, mejor que nadie, la urgente necesidad de más vocaciones para llevar a cabo el trabajo al que se dedican. “Nadie mejor que él es capaz de comprender la urgencia de un cambio generacional, que garantice personas generosas y santas para la proclamación del Evangelio y la administración de los sacramentos”. Actualmente, la Iglesia tiene una gran necesidad de jóvenes generosos que estén dispuestos a “aferrarse firmemente al Señor y a la vocación y misión personal” (Vita Consecrata, 63), para el servicio de la Iglesia en el ministerio sacerdotal.

Una de las formas más efectivas de inspirar nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa, entre los hombres y mujeres jóvenes, es la fortaleza del testimonio dado por los ya llamados. La capacidad de inspirar a otros a confiar su propia vida a Cristo depende de la santidad personal de los sacerdotes y religiosos. Esa es la forma de contrarrestar la reducción de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que amenaza la continuidad de muchas obras apostólicas, especialmente en los países de misión. Por esta razón, nuestras oraciones por la santificación de los sacerdotes y religiosos sirven al bien presente de la Iglesia y al mismo tiempo, son una inversión para su futuro.

En conclusión, el Santo Padre hace la siguiente súplica: “Que el Espíritu Santo haga de toda la Iglesia un pueblo de oración, que su voz alcance al Padre Celestial para implorar vocaciones santas para al sacerdocio y la vida consagrada. Oremos para que aquellos elegidos y llamados por el Señor, sean testigos fieles y alegres del Evangelio, al que han consagrado su existencia”. Con este fin, ofrece una hermosa oración que podemos agregar a las oraciones que ya están contenidas en el libro el Cáliz del Fortalecimiento:

¡Hijo de Dios, enviado por el Padre a los hombres y mujeres de todos los tiempos y de cada parte de la tierra! Te llamamos a través de María, Tu Madre y la nuestra: que la Iglesia no carezca de vocaciones, especialmente aquellas dedicadas de manera especial a Tu Reino. ¡Jesús, único Salvador de la humanidad! Te rogamos por nuestros hermanos y hermanas que han respondido “sí” a tu llamado al sacerdocio, a la vida consagrada y a las misiones. Que sus vidas se renueven día a día, para convertirse en un Evangelio vivo.

¡Señor misericordioso y santo, continúa enviando nuevos trabajadores a la cosecha de Tu Reino! Ayuda a aquellos a quienes llamas a seguirte en nuestros días; contemplando tu rostro, que respondan con alegría a la maravillosa misión que les confías por el bien de tu pueblo y de todos los hombres y mujeres. Tú, que eres Dios, y vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.