Signos de Esperanza

La Esperanza Sobrenatural solo puede fundarse en Dios y su amor, en su sostenida presencia en el mundo que nos da confianza y nos eleva por encima de todas nuestras preocupaciones y penas de esta vida. Los hombres y las mujeres que están profundamente unidos a Dios y que lo acercan a nosotros, por medio de sus vidas,  se convierten en signos de esperanza en medio de  la presente desesperación de nuestros tiempos.

El 21 de abril de 2013, el cuarto domingo de Pascua o “Domingo del Buen Pastor”, la Iglesia celebrará el 50º Día Mundial de Oración por las Vocaciones. Como miembros de la Cruzada por los Sacerdotes, queremos tomar en serio este llamado de la Iglesia a orar por las vocaciones, para que muchos hombres y mujeres jóvenes escuchen y estén abiertos al llamado a la vida religiosa o al sacerdocio. “Aceptar la invitación [de Jesús] significa ya no elegir nuestro propio camino. Seguir a Jesús significa sumergir nuestra propia voluntad en la voluntad de Jesús, verdaderamente darle prioridad, darle un lugar de honor en cada área de nuestra vida: en la familia, en el trabajo, en nuestros intereses personales, dentro de nosotros mismos. Significa entregar nuestras propias vidas a él, vivir en una profunda intimidad con él” (Papa Benedicto XVI, Mensaje para la 50ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones). Para escuchar y responder al llamado, los hombres y mujeres jóvenes deben tener una experiencia profunda y personal con Cristo, entrando en un dialogo con él a través de la fe viva y la oración. “Es necesario… crecer en la experiencia de la fe, entendida como una relación profunda con Jesús, como una atención interna a su voz que se escucha en lo profundo de nosotros” (ibid.).

El llamado al sacerdocio o la vida religiosa no es una vocación fácil, por el contrario,  es una vocación que exige una fe firme en la realidad de la vida sobrenatural, que va mucho más allá y exige además, un compromiso inquebrantable con Cristo y su cruz, y una generosidad de corazón que permita estar dispuesto a olvidarse de uno mismo, para vivir para los demás. El Jueves Santo pasado, el papa Benedicto XVI, dirigiéndose a los sacerdotes en todo el mundo, declaró:

“Por encima de todo se nos piden dos cosas: [1] existe la necesidad de un vínculo interior, una configuración con Cristo, y [2] al mismo tiempo, tiene que haber una trascendencia de nosotros mismos, una renuncia a lo que es simplemente nuestro, de la tan anhelada realización personal. Necesitamos, necesito, no reclamar mi vida como mía, sino ponerla a disposición de otro, de Cristo. Se debería preguntar no por lo que se puede ganar, sino por lo que se puede dar por él y por los demás. Para decirlo más específicamente, debe ser una configuración con Cristo, que no vino para ser servido sino para servir, que no toma, sino que da”. (Misa de la Homilía del Crisma, 5 de abril de 2012)

Prestar atención al llamado al sacerdocio es excepcionalmente desafiante en la sociedad actual. Los medios de comunicación, Internet, la cultura secularizada en general, apuntan a la autogratificación inmediata. El mundo nos enseña a tomar para nosotros mismos, a buscar satisfacción en las cosas de este mundo, a dominar, a rechazar la autoridad, a ser autónomos. Cristo, por otro lado, nos pide que demos, que sirvamos, que obedezcamos, que nos sacrifiquemos y que renunciemos como Jesús y por su causa. Y esto es particularmente cierto para los sacerdotes y religiosos, y para todos aquellos que ocupan un puesto dentro de la Iglesia. Para servir a Cristo como Él nos sirvió, incluso hasta el punto de entregarse en la Cruz por nosotros, requiere una fe profunda en Dios y su amor, incluso en situaciones dolorosas. Requiere una esperanza inquebrantable en las cosas de Dios, y una humildad que dice: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Sin embargo, el fomento de las vocaciones dentro de la Iglesia no es solo una cuestión de fe y generosidad del individuo, sino también del apoyo, el fervor y el testimonio de toda la comunidad, comenzando por la familia: “Normalmente es en la familia , en el amor de los padres y en una educación temprana en la fe, en donde la vocación sacerdotal encuentra ese suelo rico y fértil, en el que la disponibilidad a la voluntad de Dios, puede echar raíces y extraer el alimento que necesita “(Cardenal Mauro Piacenza, Prefecto para Congregación para el Clero, 1 de enero de 2013). Dentro de la familia, es particularmente la madre quien influye en la decisión de vida de su hijo por el sacerdocio. Habiéndolo llevado en el útero, ella tiene un vínculo especial con él, e intercede a través de la más ferviente oración, para que pueda seguir el llamado de Dios. Después de la ordenación, convirtiéndose ahora en “hija de su hijo”, “también puede ejercer una nueva maternidad a través de una discreta  pero extremadamente eficaz, preciosa e  inestimable cercanía  en la oración, ofreciendo su propia vida por el ministerio de su hijo”. (ibídem.).

Sin embargo, no solo la familia, sino también la comunidad parroquial entera, pueden servir como matriz para las vocaciones sacerdotales. El “sí” al llamado de Dios para el sacerdocio o la vida religiosa, “es posible en comunidades cristianas donde la fe se vive intensamente, donde se da un testimonio generoso de adhesión al Evangelio, donde hay un fuerte sentido de misión que lleva a las personas a hacerse don total de sí mismas para el Reino de Dios, nutridas por el recurso de los sacramentos, especialmente el de la eucaristía, y por una ferviente vida de oración “(papa Benedicto XVI, Mensaje para la 50ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones). Parroquias o incluso comunidades universitarias católicas, centros Newman, cooperativas de educación en el hogar, etc., en las que muchos participan en la misa diaria, rezan a menudo en la capilla de adoración, se involucran en las actividades parroquiales y el apostolado, especialmente en el servicio a los pobres, los enfermos y los menos privilegiados, son “invernaderos” para las vocaciones. El testimonio de generosos laicos que se entregan al servicio del Reino de Dios puede influir profundamente en los corazones de los jóvenes y abrirlos para hacer el don último y total de sí mismos por Cristo.

Las vocaciones, una vez fomentadas, se convierten en un signo de esperanza para la comunidad misma, haciéndoles sentir con gratitud la cercanía de Dios y su presencia orientadora y sustentadora. “La oración profunda y constante produce crecimiento en la fe de la comunidad cristiana, en la certeza incesantemente renovada de que Dios nunca abandona a su pueblo y que los sostiene al levantar vocaciones particulares – al sacerdocio y a la vida consagrada – para que puedan ser signos de esperanza para el mundo. De hecho, los sacerdotes y religiosos están llamados a entregarse incondicionalmente al pueblo de Dios, en un servicio de amor por el Evangelio y la Iglesia, sirviendo de esa firme esperanza  que solo puede venir de una apertura a lo divino” (ibid.). Un buen sacerdote o religioso hace que Cristo esté presente en el mundo, y eso nos da esperanza.

No menos importante para el fomento de las vocaciones es el testimonio de los mismos sacerdotes (y religiosos). Los fieles y los jóvenes, en particular, pueden sentir la autenticidad de su mensaje, cuando se entregan generosamente a la comunidad, no solo cuando predican o administran los sacramentos, sino siempre. “Nos preocupa la salvación de hombres y mujeres en cuerpo y alma. Y como sacerdotes de Jesucristo llevamos a cabo nuestra tarea con entusiasmo. Nadie debería tener la impresión de que trabajamos concienzudamente cuando estamos de servicio, y que fuera de él, nos pertenecemos solo a nosotros mismos. Un sacerdote nunca se pertenece a sí mismo. La gente debe sentir nuestro celo, a través del cual damos testimonio creíble del Evangelio de Jesucristo “(papa Benedicto XVI, Homilía Misa Crismal, 5 de abril de 2012). En el sacerdote fiel, amoroso y celoso, es más fácil para las personas, “ver” y seguir a Jesús. San Pablo les dijo a sus discípulos: “Sed imitadores de mí como yo soy de Cristo” (1 Cor 11, 1).

“Para sus discípulos, [San Pablo] era una ‘versión’ de la forma de vida de Cristo, con la que podían identificarse y a la que podían ver. Desde la época de Pablo, la historia ha proporcionado un flujo constante de otras ‘versiones’ de ese camino de Jesús en diferentes figuras históricas: los sacerdotes podemos recordar una gran multitud de sacerdotes santos que nos han precedido y nos han mostrado el camino: desde Policarpo de Esmirna e Ignacio de Antioquía, desde los grandes pastores Ambrosio, Agustín y Gregorio Magno hasta Ignacio de Loyola, Carlos Borromeo, Juan María Vianney y los sacerdotes mártires del siglo XX, y finalmente el papa Juan Pablo II, quien nos dio un ejemplo, a través de su actividad y su sufrimiento, de su configuración con Cristo como ‘don y misterio” (ibídem.).

Por lo tanto, al orar por las vocaciones, también queremos orar por los sacerdotes, para que haya sacerdotes entusiastas y “comprometidos”, que sepan cómo acompañar a los jóvenes como “compañeros de viaje”, ayudándoles, en el camino a menudo tortuoso y difícil de la vida, a reconocer a Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida, diciéndoles, con coraje evangélico, lo hermoso que es servir a Dios, a la comunidad cristiana, a los hermanos y hermanas “(papa Benedicto XVI, Mensaje para la 50ª Jornada Mundial de Oración para las vocaciones). Los sacerdotes que basan sus vidas en la fe en el amor que Dios tiene por nosotros, llevan dentro de ellos un sentido de plenitud y satisfacción, que da testimonio de la belleza, la dignidad y la alegría de la vida sacerdotal.

En este Año de la Fe, es de esperar que muchos hombres y mujeres jóvenes encuentren a Cristo a través de la fe, y al ser tocados por la experiencia de Cristo y un diálogo orante con él, puedan tener el coraje de decir “sí”, si están llamados al sacerdocio o a la vida religiosa. Oremos para que ellos “a quienes se les presentan tantas opciones superficiales y efímeras, puedan cultivar un deseo por lo que es realmente digno, por sublimes objetivos, elecciones radicales, servicio a otros, en imitación de Jesús” (ibid.). Pedimos especialmente a María, la Madre de los Sacerdotes y de las Vocaciones Sacerdotales, que nos enseñe a ofrecer nuestras vidas, nuestros sufrimientos, nuestras dificultades, así como nuestras alegrías, por nuevas vocaciones y por la santificación de los ministros de Dios. De esta manera participaremos de manera especial en la maternidad de la Santa Iglesia y en la difusión del Reino de Dios en la tierra.

Oración por las Vocaciones Sacerdotales

Oh Señor, Dios mío, tú renuevas la Iglesia en todas las épocas, al levantar sacerdotes sobresalientes en santidad, testigos vivientes de tu amor inmutable. En tu plan para nuestra salvación, proporcionas pastores para tu pueblo.

Llena los corazones de los jóvenes con el espíritu de coraje y amor para que puedan responder a tu llamado generosamente. Bríndales a los padres la gracia de alentar las vocaciones en su familia con oración y buen ejemplo.

Levanta sacerdotes dignos para tus altares y siervos ardientes, pero gentiles del Evangelio. Dale a la Iglesia más sacerdotes y mantenlos fieles en su amor y servicio. Que muchos hombres jóvenes elijan servirte al dedicarse al servicio de tu pueblo.