Apoyando a nuestros obispos en la defensa de la libertad religiosa

Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino:” “Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4, 1-2) La Iglesia, especialmente sus obispos y sacerdotes, tienen el derecho y el deber de predicar el Evangelio y aplicar estas verdades a circunstancias concretas en la sociedad actual. 

En todo momento y en todos los lugares, la Iglesia debe tener verdadera libertad para predicar la fe, para proclamar su enseñanza sobre la sociedad, para llevar a cabo su tarea entre los hombres, sin obstáculos y para emitir juicios morales, incluso en asuntos relacionados con la política, en donde quiera que los derechos humanos fundamentales o la salvación de las almas lo requieran. (Vaticano II, Gaudium et Spes, 76) 

El principio de separación de la Iglesia y el Estado, no contradice el derecho de la Iglesia, por el contrario, aclara los roles complementarios de ambos.

La misión propiamente dicha encomendada por Cristo al sacerdote, como a la Iglesia, no es de orden político, económico o social, sino de orden religioso; sin embargo, en la búsqueda de su ministerio, el sacerdote puede contribuir en gran medida al establecimiento de un orden secular más justo, especialmente en lugares donde los problemas humanos de injusticia y opresión son más graves. (Papa Pablo VI, Sacerdocio Ministerial, noviembre de 1971)

El líder de los derechos civiles, Martin Luther King, Jr., explicó que la Iglesia no es ni el amo ni el servidor del Estado, sino su conciencia, guía y crítico.

Hoy en los Estados Unidos, precisamente esta misión de predicar el Evangelio, frente a una sociedad radical secularizada, se está volviendo cada vez más difícil y seria. El papa Benedicto XVI, dirigiéndose a un grupo de obispos estadounidenses en su visita ad limina, los instó diciendo:

Es imperativo que toda la comunidad católica en los Estados Unidos se dé cuenta de las graves amenazas al testimonio moral público de la Iglesia, presentado por un secularismo radical que encuentra una expresión creciente en las esferas política y cultural. La seriedad de estas amenazas, debe apreciarse claramente en todos los niveles de la vida eclesial. De particular preocupación son ciertos intentos que se están haciendo, para limitar la más apreciada de las libertades estadounidenses, la libertad religiosa. (Benedicto XVI, 19 de enero de 2012)

En este conflicto trascendental entre la Iglesia y la administración actual en Estados Unidos, el problema radica en la libertad religiosa, y en particular, la libertad de conciencia y la libertad de organizar y llevar a cabo actividades de caridad basadas en la fe, escuelas, hospitales, orfanatos, etc., sin la imposición de reglas o regulaciones que infrinjan los derechos de  conciencia cristiana. El HHS (Los Servicios Humanos y de Salud), a través de su mandato, exige que todas las instituciones, incluidas las religiosas, brinden atención médica que también cubra los anticonceptivos artificiales, la esterilización y el aborto (irónicamente promulgado por un político “católico”);  esta es una afrenta directa a la fe católica y sus enseñanzas definitivas sobre absolutos morales. Es una violación de sus derechos a la libertad religiosa en virtud de la Primera Enmienda: “No se trata de si la anticoncepción debe estar prohibida… [o] apoyada por el gobierno, por el contrario, se trata de si el gobierno puede obligar a las personas e instituciones religiosas a proporcionar cobertura para la anticoncepción o la esterilización, incluso si eso viola sus creencias religiosas” (Reverendísimo William Lori, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos Ad Hoc de EE. UU. Comité de Libertad Religiosa).

La libertad religiosa no se trata solo de nuestra capacidad de ir a misa el domingo o rezar el rosario en casa. Se trata de si podemos hacer nuestra contribución al bien común de todos los estadounidenses. ¿Podemos hacer las buenas obras que nuestra fe nos llama a hacer, sin tener que comprometer esa misma fe? (Comité ad hoc de la USCCB para la libertad religiosa, nuestra primera libertad más preciada, marzo de 2012) 

Nuestros obispos nos advierten que el mandato del HHS de la administración actual, es una grave amenaza para la existencia de miles de instituciones católicas, ya sean privadas o administradas directamente por la Iglesia: universidades, colegios, hospitales, escuelas parroquiales, agencias de adopción, comedores populares, agencias para prevenir la trata de personas, proveedores de servicios sociales y la lista sigue y sigue. Todos estos institutos deben decidir: ¿Debemos negar nuestra fe y aceptar las reglas del nuevo plan de atención médica, o debemos cerrar nuestras puertas y no hacer las buenas obras que nuestra fe nos exige?

Afortunadamente, por la gracia de Dios, la Iglesia se mantiene firme, firme y unida. Todos los obispos se expresan clara y vehementemente contra el mandato del HHS y exhortan a los fieles católicos, a defender su derecho a la libertad de religión en virtud de la Primera Enmienda de la Constitución. Más de cuarenta y tres instituciones y diócesis católicas, han presentado demandas legales contra el gobierno federal, mientras que otras solo esperan una decisión clara de la Corte Suprema, prevista para junio. Pero por todo esto, se puede decir, la Iglesia no está en crisis. No, ella está prosperando y uniéndose más que en cualquier otro momento de la historia reciente, bajo esta persecución muy real e inminente.

Toda acción moral se basa en la fe, la “obediencia a la fe”, que lleva a cabo en acciones concretas, los principios que se mantienen en el corazón y la mente. (¡Qué previsión y sabiduría ha manifestado nuestro Santo Padre al proclamar un Año de Fe que comenzará en octubre de 2012!).  En la actualidad, la fe de la Iglesia es fuerte bajo el liderazgo de nuestros Obispos y sacerdotes, pero la lucha aún no ha comenzado. La fe, que hasta ahora se ha expresado en palabras, puede requerir dar testimonio a través de acciones concretas en un futuro cercano. Oremos por nuestros obispos, sacerdotes y toda la Iglesia, para que su fe no falle, cuando de ser así, comiencen a sufrir penalidades personales y financieras, por el bien de la conciencia.

Qué contraste con el estado de la Iglesia en 1968, con la publicación de la encíclica de Pablo VI, Humanae vitae, sobre este mismo tema del uso de la anticoncepción artificial. En ese momento, muchos sacerdotes e incluso algunos obispos, se negaron a proclamar y defender la enseñanza magisterial de la Iglesia, creyendo falsamente el “disenso concienzudo” sobre ciertos temas que eran “inconvenientes”, para ellos, bajo el supuesto propósito de estar en armonía con el ser católicos. Buscando ser “caritativos” y “compasivos” con las parejas católicas jóvenes, muchos de nuestros pastores engañaron y fueron engañados. Para que la caridad sea real, debe ir siempre acompañada de la verdad.

El coraje para proclamar la verdad es la primera e indispensable caridad que los pastores de las almas deben ejercer. Nunca, ni siquiera con el pretexto de la caridad hacia el prójimo, permitamos que un ministro del Evangelio pronuncie una palabra puramente humana… Más que en cualquier otro momento, esta es la hora de la claridad para la fe de la Iglesia. Esa fe nos llama a iluminar la oscuridad de las realidades humanas, con el relámpago del mensaje del Evangelio… (Pablo VI, Mensaje al Colegio de Cardenales, 18 de mayo de 1970)

Nuestro Señor responsabiliza a sus pastores por el rebaño. Si no predican la verdad y el rebaño se pierde, es el pastor quien tendrá que rendir cuentas por su ruina eterna (cf. Ez 3, 17-21).

La “obediencia a la fe”, con respecto a las normas de la enseñanza del Magisterio sobre cuestiones morales, no puede permitir ningún compromiso, e incluso puede requerir sacrificios serios, hasta e incluso el martirio. En su Carta Encíclica, Veritatis splendor, sobre ciertas cuestiones fundamentales de la enseñanza moral de la Iglesia “, el entonces Beato papa Juan Pablo II enseñó:

Incluso en las situaciones más difíciles, el hombre debe respetar la norma de la moralidad, para poder ser obediente a los santos mandamientos de Dios y ser coherente con su propia dignidad como persona. Ciertamente, mantener una armonía entre la libertad y la verdad, ocasionalmente exige sacrificios poco comunes, y debe ganarse a un alto precio: incluso puede involucrar el martirio” (Veritatis splendor, 1993, no. 102a; cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1816). 

Los obispos y los sacerdotes deben ejercitar mucho coraje y constancia al predicar y vivir las demandas morales de nuestra fe. Tampoco pueden dejar de transmitir la palabra de Dios con fidelidad, ni por respeto humano, ni por temor a desventajas personales. (cf. Marcos 12,14 y sigs.)

Los sacerdotes están en deuda con todos, específicamente, respecto a compartir la verdad del Evangelio en la que se regocijan en el Señor. Por lo tanto, si por su comportamiento ejemplar llevan a las personas a glorificar a Dios; o por su predicación proclaman el misterio de Cristo a los incrédulos, o enseñan el mensaje cristiano, o explican la doctrina de la Iglesia; o se esfuerzan por tratar los problemas contemporáneos a la luz de las enseñanzas de Cristo; en todos los casos, su función no es la de enseñar su propia sabiduría sino la Palabra de Dios, y la de lanzar a todos los hombres, una persistente invitación a la conversión y la santidad. Además, la predicación del sacerdote, a menudo muy difícil en las condiciones actuales, para que sea más eficaz en mover las mentes de sus oyentes, debe exponer la palabra de Dios no solo de una manera general y abstracta, sino mediante la aplicación de la verdad eterna del Evangelio, a las circunstancias concretas de la vida. (Vaticano II, Presbyterorum Ordini, 4)  

Fieles a su misión de predicar la verdad y pedir la derogación de las leyes injustas, nuestros obispos de hoy, también están pidiendo el apoyo de los fieles laicos.

En su discurso a los obispos el 19 de enero de 2012 , el papa Benedicto XVI dejó en claro, que este trabajo de confrontar a la administración, pertenece a “un laicado católico comprometido, articulado y bien formado, dotado de un fuerte sentido crítico frente a la cultura dominante, y con el coraje para contrarrestar un secularismo reduccionista que deslegitimaría la participación de la Iglesia en el debate público, sobre los temas que están determinando el futuro de la sociedad estadounidense”. Por lo tanto, para despertar la participación de los laicos en esta lucha, los obispos han propuesto una “Quincena por la libertad”, dos semanas de oración y ayuno, catequesis, estudio y acción pública, a partir del 21 de junio, la vigilia de la fiesta de San Juan Fisher y Santo Tomás Moro, dos mártires menores, hasta el 4 de julio, día de la Independencia.

Como obispos, buscamos traer la luz del Evangelio a nuestra vida pública, pero el trabajo de la política es propiamente el de los laicos católicos comprometidos y valientes. Les exhortamos a comprometerse y articularse para insistir en que, como católicos y estadounidenses, no tenemos que elegir entre los dos. Hay una necesidad urgente de que los fieles laicos,  cristianos, judíos y otros, en mutua cooperación, impriman a nuestros representantes electos, la importancia de una continua protección de la libertad religiosa en una sociedad libre. (USCCB, Nuestra primera y más querida libertad, marzo de 2012) Como miembros de esta Cruzada por los sacerdotes, queremos apoyar a nuestros obispos cuando exigen la cooperación de todos los fieles laicos. Y nuestro primer deber es rezar, rezar y ayunar por nuestros obispos y por nuestro país, por la preservación de nuestra libertad más preciada, la libertad religiosa.