El Sacerdocio: Una Vida de Amor y Humilde Servicio

El sacerdocio es el don del Sagrado Corazón de Jesús, el fruto de su amor que fluye de su costado traspasado en la cruz. Este año, la fiesta del Sagrado Corazón coincide con la fiesta tradicional de la Preciosa Sangre. Esta coincidencia nos lleva a reflexionar aún más sobre el amor de Cristo, quien derramó la sangre de su corazón en la cruz, como nuestro Sumo Sacerdote, para que él pueda permanecer entre nosotros hoy, a través de la eucaristía, el sacramento de su cuerpo y de su sangre, y a  través del sacerdocio, su presencia viva entre nosotros. 

Como cristianos, estamos llamados a caminar en el amor de Cristo, a perdernos y entregarnos totalmente por amor, como lo hizo Jesús en la cruz. “Porque Dios es amor” y nuestro último llamado es ser “como Dios”, entrar en plena comunión de amor con él. “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios, y el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios… Si nos amamos, Dios permanece en nosotros y su amor se perfecciona en nosotros” (1 Juan 4, 7, 12). Como todos los cristianos, y aún más, el sacerdote, está llamado a caminar en amor, para hacer de su vida un don total de sí mismo para Cristo. Las personas casadas se vacían y se entregan a Cristo sirviéndose y sacrificándose unos por otros y por sus hijos, por el amor a Dios. El sacerdote, por otro lado, está llamado a vaciarse de sí mismo y derramar, por así decirlo, la sangre de su corazón, por la Iglesia, por el rebaño que se le ha confiado. “Como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para poder santificarla” (Efesios 5, 25b-26a), así también el sacerdote debe amar a la Iglesia y sacrificarse con Cristo, para servir a la Iglesia y guiarla hacia Jesús como una “novia sin mancha” (cf. 2 Cor 11, 2).   

Por lo tanto, el servicio y el sacrificio están inscritos en la vocación misma del sacerdote. “El criterio fundamental de grandeza y primacía según Dios, no es el dominio sino el servicio… El Hijo del hombre vino a servir. Él definió su misión bajo la categoría de servicio, entendida no en términos genéricos sino en el sentido concreto de la cruz, de la entrega total de su vida como ‘rescate’ y redención para muchos, y lo indica como una condición para seguirlo. Este mensaje se aplica a los apóstoles, se aplica a toda la Iglesia, sobre todo se aplica a aquellos que tienen la tarea de guiar al Pueblo de Dios”, los obispos y sacerdotes (Benedicto XVI, Homilía, 20 de noviembre de 2010).

Vemos esta vida de entrega personal ejemplificada miles de veces a lo largo de la historia, en la vida de los sacerdotes fieles. San Isaac Jogues, por mencionar un ejemplo, estaba con un grupo de nuevos conversos indios Huron y dos hermanos religiosos laicos de su Orden cuando fueron emboscados por un grupo de indios iroqueses. La captura significaba torturas y finalmente, la muerte. Cuando los otros fueron capturados, el padre Isaac estaba escondido entre la alta hierba, invisible y silencioso. También era excepcionalmente fuerte físicamente, y podría haber vencido fácilmente a sus posibles captores. Pero pensó en la débil fe de sus nuevos conversos y la necesidad de los hermanos religiosos laicos por la gracia de los sacramentos; pensó en los iroqueses mismos y en su falta de  ejemplo e instrucción cristiana. Entonces se levantó de la hierba y se encamino a su cautiverio, donde inmediatamente comenzaron los años de tortura y humillación. Lo desnudaron, lo quemaron con antorchas y brasas, le arrancaron las uñas y masticaron sus dedos y su carne. Pero aun así, siempre aprovechaba cada oportunidad para alentar a quienes sufrían junto con él, para bendecirlos y consolarlos, y para administrar los sacramentos tanto como fuera posible, a costa de un gran sacrificio personal.

Y aunque muchas veces tuvo la oportunidad de escapar, incluso en las circunstancias más extremas, consideró su ministerio como sacerdote más importante que su propia vida. En algún momento, algunos peregrinos holandeses que tenían relaciones amistosas con los iroqueses, lo convencieron de salvar su propia vida y escapar, ya que los otros católicos ya habían muerto, por lo que logró huir a Francia. Pero después de un corto tiempo, solicitó regresar a las misiones de América del Norte, donde derramó  hasta la última gota por la conversión de los indios, y donde  finalmente recibió la corona del martirio.

También pensamos en otros sacerdotes santos, como San Carlos Borromeo, quien se desgastó por el servicio a las almas y murió a la temprana edad de 46 años, o San Pío de Pietrelcina, que llevó los estigmas de Cristo durante cincuenta años y sufrió tantos ataques del maligno, por el bien de las almas. En nuestro propio tiempo, recordamos a San Juan Pablo II, quien abrazó al mundo entero dentro de su gran corazón. Su amor por cada alma, fue experimentado personalmente por millones de cristianos y no cristianos, especialmente por los jóvenes por quienes hizo un esfuerzo especial para traerlos a Cristo. Sufrió con aquellos a quienes se les negaron sus derechos humanos básicos, hizo lo mejor para defenderlos y mejorar su situación a nivel internacional, por la gracia de Dios con gran éxito. Incluso en sus momentos de gran sufrimiento por causa de la enfermedad de párkinson, se mantuvo fiel a su ministerio y a sus deberes como pastor principal de la Iglesia, dándolo todo por el rebaño.

Estos son ejemplos heroicos de grandes sacerdotes internacionalmente conocidos y reconocidos, y solemnemente proclamados santos por la Iglesia. Pero todos nosotros conocemos personalmente, sacerdotes buenos y humildes que pasan sus días sirviendo a los demás, administrando los sacramentos, visitando a los enfermos, aconsejando, satisfaciendo todas las necesidades de la parroquia, tanto espirituales como materiales. Simplemente damos por sentado que estos sacerdotes están ahí para nosotros, existen para servirnos. ¿Cuántos sacrificios hace el sacerdote en nuestro nombre, y ni siquiera nos damos cuenta, porque siempre se le ve tan alegre y feliz de estar allí? Él está allí para nosotros como Cristo entre nosotros, con el amor sacrificial de Cristo, que brilla a través de él hasta nuestros corazones. Al igual que el sol que nos calienta todos los días y muchas veces nos olvidamos de decir: “¡Gracias, Señor!”, Así que también simplemente, esperamos que el sacerdote esté allí para nosotros cuando lo necesitamos, sin pensar en darle las gracias o gracias a Dios que nos lo ha dado.

Para vivir esta vida de humilde servicio y sacrificio, el sacerdote debe ser fuerte en la fe y profundamente unido a Cristo, quien le da sentido y fortaleza a su vida. “Requiere una voluntad cada vez más fuerte para imitar el estilo de vida del Hijo de Dios… Esto significa seguirlo en su donación de amor humilde y total a la Iglesia, su novia, en la cruz… Esto requiere raíces cada vez más profundas y sólidas en Cristo, una relación íntima con él… es el requisito principal para garantizar que el servicio [del sacerdote] permanezca sereno y alegre, y pueda producir los frutos que el Señor espera de [él]” (Benedicto XVI, Homilía, 20 de noviembre de 2010). A diferencia de las personas casadas, que reciben mucho consuelo, fortaleza y apoyo de su cónyuge, el sacerdote solo puede recurrir a Cristo para encontrar la fuerza para soportar las muchas dificultades que conlleva su vocación. En medio de todas las demandas que hay sobre él, en la administración de los sacramentos, en el asesoramiento y el consuelo de los demás, y en todas sus tareas administrativas, es esencial que encuentre tiempo para cultivar y profundizar su unión con Jesús a través de la oración, de la lectura de la Biblia, de la meditación, etc. De esta manera, incluso los deberes que realiza serán interiorizados, para que pueda encontrar a Cristo en todas sus alegrías y penas, luchas y tentaciones.

San Carlos Borromeo, el gran reformador del clero de finales del siglo XVI, una vez escribió a los sacerdotes: 

¿Eres tú un pastor? No omitas el cuidado que debes tener de ti mismo; no te desbordes tan generosamente que no te quede nada, ya que así como tienes que pensar en las almas de esos otros, por el bien de quiénes estás allí, tampoco debes olvidar tu propia alma… Siempre que dispenses los sacramentos, piensa en lo que estás haciendo. Si estás celebrando la misa, piensa en lo que estás ofreciendo; cada vez que reces los Salmos en el coro, piensa en lo que estás diciendo y a quién; si estás guiando almas, piensa en la sangre con la que han sido lavadas. (Milán, 1599. Oficina de lecturas para el 4 de noviembre)

Es importante que los laicos se den cuenta de la gran necesidad que tiene el sacerdote, de una vida interior profunda. No es un “trabajador social”, siempre a pedido de los fieles, viviendo una vida de “activismo” puro. Tampoco debemos tratar inconscientemente al sacerdote como “mi” servidor, como si estuviera allí solo para satisfacer mis necesidades. En primer lugar, es un hombre de Dios: pertenece a Dios y tiene la misión de Dios de salvar almas y conducirlas a Cristo. El sacerdote es un hombre de fe, cuya fe debe ser sólida, como una roca para sostener, enriquecer y llevar la fe de su rebaño. Pero también es un hombre, con todas sus limitaciones humanas. La vida divina sobrenatural de la fe no viene “naturalmente” a él, así como tampoco es natural para ninguno de nosotros. La fe debe ser alimentada y cultivada a través de la oración y la meditación; debe ser defendida y se debe luchar por ella, por la gracia de Dios, contra la atracción constante del mundo, el diablo y nuestras propias inclinaciones desordenadas que surgen del pecado original y personal. Es en esta luz que debemos ver a nuestro sacerdote. Lo respetamos y lo amamos por su vida de servicio, por su luz y fuerza de fe. Pero también simpatizamos con él y oramos por él en sus luchas y dificultades, en las muchas tentaciones y los ataques especiales del maligno sobre los elegidos de Cristo.

Los sacerdotes no son ángeles, y es por una buena razón. Como el Beato John Henry Newman escribe: “Si los ángeles hubieran sido vuestros sacerdotes, hermanos míos, no podrían haberse condolido de ti, simpatizado contigo, tenido compasión de ti, sentido ternura por ti ni haber hecho concesiones para ti, como los sacerdotes lo hacen; no podrían haber sido tus orientadores y guías, ni te podrían llevar desde tu viejo yo hacia una nueva vida, como pueden hacerlo quienes vienen en medio de ti” (“Hombres, no ángeles: los sacerdotes del Evangelio”, Discursos a Congregaciones Mixtas, 3). Pero como no son ángeles, los sacerdotes también necesitan nuestras oraciones, sacrificios y apoyo para sostenerlos en su vocación “angelical”. “Oh, que Dios conceda al clero sentir su debilidad como hombres pecadores, y que la gente simpatice con ellos y los ame y ore por su aumento en todos los buenos dones de gracia” (Beato JH Newman, Sermón, 22 de marzo de 1829).

Incluso con sus defectos humanos, los sacerdotes en su ministerio dan gloria a Dios. Venerable P. Solanus Casey le escribió una vez a su hermano que estaba teniendo problemas con un capellán del hospital: “Dios podría haber establecido su Iglesia bajo la supervisión de ángeles que no tienen fallas ni debilidades. Pero, ¿quién puede dudar de que, tal como las cosas están hoy, la Iglesia está bajo la supervisión de pobres pecadores, sucesores de los ‘pobres pescadores de Galilea’, la Iglesia es un milagro más sobresaliente que cualquier otro? Si vemos fallas en un sacerdote u obispo, debemos evitar hablar de ello, más bien, debemos rezar y ofrecer sacrificios por él. Una vez, cuando alguien se quejó de un sacerdote ante una mujer santa, ella simplemente respondió: “¿Y ya has orado por él? ¿Cuánto has orado? ¿Qué has ofrecido por él? Nosotros también deberíamos hacer lo mismo, deberíamos alentar a los demás a no  ventilar las faltas de los sacerdotes. Debemos rezar y rezar mucho por ellos.

En nuestra cruzada por los sacerdotes, queremos orar y sacrificarnos para que nuestros sacerdotes se conviertan en buenos, mejores y santos ministros de Cristo. Pero más allá de nuestras oraciones, también queremos apoyarlos con nuestras palabras y acciones, mostrarles nuestra gratitud y respeto, y ayudarlos en la medida de lo posible. Si fuera  viable, sería un gran servicio a la Iglesia, liberarlos de algunos de sus deberes y preocupaciones administrativas, para que puedan encontrar más tiempo para ser alimentados por Cristo y su palabra. Debemos darnos cuenta de que una vida espiritual vibrante es absolutamente esencial para el fiel cumplimiento de su ministerio. Por lo tanto, debemos ser muy conscientes del tiempo que exigimos a los sacerdotes, a veces sin necesidad, darnos cuenta de que su tiempo es precioso, y de que ellos necesitan mucho más tiempo para la oración que los laicos. Pidamos a la Santísima Madre María que nos muestre el camino, y pidamos a los ángeles que nos acompañen y nos ayuden mientras continuamos orando y luchando por las almas de los sacerdotes. ¡Y cuán agradecido estará Jesús si nos entregamos de todo corazón a este servicio de sus ministros! 

Que Dios te recompense por todo lo que haces al servicio de los sacerdotes.