La Misión de los Ángeles y el Ministerio Sacerdotal

Los Santos Ángeles, siervos de Cristo, están profundamente involucrados en la obra de la redención y la batalla por las almas en la tierra. “¿No son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?” (Hebreos 1,14). Por esta razón, existe una relación muy estrecha entre el ministerio de los sacerdotes y la misión de los ángeles. Los sacerdotes, también, “han sido consagrados por Dios, de una nueva manera en su ordenación, y han sido hechos instrumentos vivos de Cristo, el sacerdote eterno, para que puedan llevar a cabo a su debido tiempo, su maravillosa obra por la cual toda la familia humana se hace enteramente de nuevo, por el poder de lo alto” (Vaticano II, Presbyterorum ordinis 12). Dado que ambos comparten la misión redentora de Cristo de una manera especial, los ángeles están particularmente preocupados por proteger, defender y ayudar a los sacerdotes. Juntos trabajan para la gloria de Dios y la salvación de las almas. Por lo tanto, en nuestros esfuerzos por apoyar a los sacerdotes en su misión divina, es más apropiado y eficaz llamar a los santos ángeles para ayudarlos, iluminarlos, fortalecerlos y protegerlos.

Consideremos primero, ¿quiénes son los ángeles? Sabemos por Jesús que sus “Ángeles en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre celestial” (Mt 18,10). Los ángeles están continuamente dirigidos hacia Dios, viviendo en y para él, alabándolo e intentando hacer su voluntad. “Bendecid al Señor, todos sus ángeles, héroes poderosos que ejecutan sus mandatos, en cumplimiento de su palabra. Bendecid al Señor, todos sus ejércitos, sus ministros que hacen su voluntad” (Sal 103, 20-21).  

El sacerdote, también es por su ordenación, consagrado y “apartado” para Dios y para continuar la obra de Cristo en la tierra. Él está llamado ante todo a pertenecer a Dios, a ser “un hombre de Dios”, que vive en su presencia y de él extrae su luz, su fortaleza y su palabra. Por esta razón, el primer deber de cada sacerdote es cultivar una unión cada vez más profunda con Cristo, a través de la oración y los sacramentos, y sobre todo, a través de la celebración de la sagrada eucaristía. Su “caridad pastoral fluye de una manera muy especial del sacrificio eucarístico. Esto se erige como la raíz y el centro de toda la vida de un sacerdote. El corazón sacerdotal debe hacer suyo lo que ocurre en el altar del sacrificio. Esto no puede hacerse a menos que los sacerdotes, a través de la oración, continúen penetrando más profundamente en el misterio de Cristo” (Presb. Ordinis 14). Por lo tanto, al igual que los ángeles, la vida del sacerdote ya está en esta tierra totalmente orientada hacia Dios y a lo sobrenatural, para la gloria de Dios y el bien de las almas.  

Sin embargo, los sacerdotes son hombres, no ángeles, por lo que una cierta tensión ya está “incorporada” a su noble vocación: deben vivir en este mundo, pero no ser de él. Deben seguir siendo hombres, pero vivir como ángeles.

Los sacerdotes del Nuevo Testamento, por su vocación y ordenación, están en cierto sentido apartados en el seno del pueblo de Dios. Sin embargo, no deben ser separados del pueblo de Dios ni de ninguna persona; pero ellos deben estar totalmente dedicados a la obra para la cual el Señor los ha elegido. No pueden ser ministros de Cristo a menos que sean testigos y dispensadores de una vida que no es la vida terrenal. Pero no pueden servir a los hombres si permanecen ajenos a la vida y las condiciones de los hombres. Por un título especial, su ministerio prohíbe que ellos sean conformados a este mundo; sin embargo requiere que vivan en este mundo entre los hombres. (Presbyterum ordinis 3, énfasis agregado)  

Los ángeles pueden ser una ayuda especial para los sacerdotes, ayudándoles a mantener sus mentes y corazones firmes y afianzados en Dios, en medio de sus asuntos terrenales. Por lo tanto, como miembros de la Cruzada por los sacerdotes, queremos enviar a los ángeles a ayudar a los sacerdotes, especialmente a aquellos que están enredados en muchas preocupaciones administrativas y tienen dificultades para encontrar tiempo para orar y permanecer con Jesús.

Además, como su propio nombre lo indica, los ángeles son “mensajeros” o “embajadores” en nombre de Dios. Traen a Dios al hombre, su palabra, su voluntad, su amor. El mejor ejemplo de este ministerio de los ángeles como mensajeros es, por supuesto, el del Arcángel Gabriel que trajo a María el mensaje de la voluntad de Dios de encarnarse en ella. San Juan de la Cruz escribe, que normalmente las inspiraciones divinas llegan al hombre, a través de la mediación de los ángeles (cf. Dark Night, Bk 2, Ch. 12, 3-4). El hombre vive en una cierta oscuridad en este mundo, detrás de un “velo” que, de no ser por la fe, no le permitiría ver las verdaderas realidades que existen en el universo sobrenatural de Dios, de sus ángeles y santos. Incluso cuando estas realidades son “llevadas a la tierra”, por así decirlo, como por ejemplo en el caso de la encarnación y el nacimiento de Cristo, el hombre desconoce por completo los grandes misterios que ocurren a su alrededor, como es el caso de los pastores que estaban sentados afuera en la oscuridad de la noche. Fue un ángel, por ejemplo, quien anunció a José el misterio de la encarnación, y a los pastores y los magos el nacimiento de Nuestro Señor. En general, los ángeles ayudan al hombre a recibir la revelación de Dios en Cristo Jesús, protegiendo la “semilla”, de ser arrebatada por el diablo (cf. Santo Tomás, De veritate, 12.8.2).

Este ministerio de los ángeles no cesó después de los tiempos bíblicos. Los ángeles todavía están muy cerca del hombre, le traen mensajes de Dios, lo iluminan y lo guían en los caminos de Dios. El Catecismo dice: “Toda la vida de la Iglesia se beneficia de la misteriosa y poderosa ayuda de los ángeles” (CCC 334). San Juan de la Cruz dice que los ángeles “traen los mensajes de Dios a nuestras almas, los alimentan como buenos padres con deliciosas inspiraciones y comunicaciones de Dios, y esto lo hacen a través de su mediación espiritual”. El papa Benedicto declara: “Ellos traen a Dios a los hombres, abren el cielo y, por lo tanto, abren la tierra. Precisamente porque están con Dios, también pueden estar muy cerca del hombre” (Homilía, 29 de septiembre de 2007). Siendo espíritus puros, los ángeles pueden recordarnos nuestra naturaleza íntima espiritual y nuestro llamado superior a luchar por Dios y las cosas del espíritu, en lugar de las de la tierra. “Los ángeles le hablan al hombre acerca de lo que constituye su verdadero ser, de lo que en su vida a menudo está oculto y escondido. Lo traen de vuelta hacia sí mismo, moviéndolo en favor de Dios” (Homilía, 29 de septiembre de 2007).

Al igual que los ángeles, los sacerdotes también son mensajeros de Dios. Al recurrir a las gracias de su ordenación, así como a su unión personal con Cristo, el sacerdote está llamado a ser una presencia viva de Dios entre los hombres. “La gente tiene derecho a recurrir a los sacerdotes con la esperanza de “ver” a Cristo en ellos (cf. Jn 12,21)” (Juan Pablo II, Carta a los sacerdotes, 2005). Al igual que los apóstoles que les precedieron (literalmente, “los enviados”), los sacerdotes y especialmente los obispos, los sucesores directos de los apóstoles, son enviados por Cristo para predicar el Evangelio, administrar los sacramentos y llevar a los hombres la palabra y el amor de Dios. Al igual que los ángeles, los sacerdotes están llamados a ser una luz que señala el mundo por venir, para recordarnos nuestros deberes hacia Dios y los hombres, y para ayudarnos a vivir de acuerdo con nuestra vocación sobrenatural. Están llamados a predicar y enseñar, a ser, por así decirlo, una ventana de lo sobrenatural en el mundo, llevando así a muchos a Dios. Por lo tanto, invoquemos a los ángeles, los primeros mensajeros de Dios, para ayudar a los sacerdotes a ser cada vez más transparentes, para que la luz de Cristo trabaje en y a través de ellos, de modo que los hombres puedan ver en el sacerdote la presencia y el llamado de Dios a la conversión y al amor divino.

Los ángeles son, además, siervos, “poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto” (Sal 103, 20). Ellos continuamente contemplan el rostro del Padre, incluso mientras sirven a los hombres, leyendo desde el rostro de Dios, su santa voluntad y  obedeciéndola con prontitud. El sacerdote también debe ser obediente a la gracia y al llamado de Dios, viviendo continuamente en unión con su voluntad, no buscando su propio yo ni su propia voluntad, sino la de Dios y a Dios mismo. “La tarea divina que el Espíritu Santo llama a cumplir, supera toda sabiduría y capacidad humana. “Dios elige las cosas débiles del mundo para confundir a los fuertes” (1 Cor 1,27). Consciente de su propia debilidad, el verdadero ministro de Cristo trabaja con humildad, tratando de hacer lo que agrada a Dios” (Presb. Ordinis 15). Mientras más firmemente permanezca unido a la voluntad de Dios, en su servicio a los hombres, más eficaz será su ministerio. “Aunque la gracia divina podría usar ministros indignos para efectuar la obra de salvación, en su mayor parte, Dios elige mostrar sus maravillas en aquellos que están más abiertos al poder y la dirección del Espíritu Santo, y aquellos que pueden hacerlo por su estrecha unión con Cristo y su santidad de vida dicen con San Pablo: “Y aun así vivo, o más bien no yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gálatas 2,20)” (Presb. ordinis 12).       

Los ángeles, que son siervos humildes y obedientes, pueden ayudar a los sacerdotes a seguir más de cerca la palabra y la voluntad de Dios. No es fácil ser un servidor, especialmente en la exigente vocación del sacerdocio, donde siguiendo a Cristo más de cerca, están llamados a morir a sí mismos en todas las cosas, para entregarse completamente al servicio de Dios y a los fieles. Los sacerdotes a menudo deben negar su propia voluntad, sus propias ideas, su propia comodidad, sus deseos de compañía humana y muchas otras cosas, con el fin de obedecer el llamado de Dios y las directrices de su obispo, y para satisfacer las muchas y diversas necesidades del rebaño confiado a su cuidado. Por lo tanto, es importante ayudar a los sacerdotes poniendo en manos de los ángeles, la mayor cantidad de pequeños sacrificios de abnegación y renuncia, para que ellos los puedan fortalecer en la virtud de la humildad, la abnegación y el servicio, y en su firme voluntad de obedecer a Dios y a la Iglesia en todas las cosas. De esta manera seguirán siendo buenos pastores según el ejemplo del único Buen Pastor, que dio su vida por sus ovejas.

Los ángeles también son guerreros. “Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, y no se halló más lugar para ellos en el cielo” (Apocalipsis 12, 7-8). Esta gran guerra, que excede en consecuencias y en exhibición de poder a la guerra nuclear más grande inimaginable en la tierra, continúa incluso hoy. Porque “el gran dragón… fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él… ‘Ay de la tierra y del mar’, porque el Diablo descendió lleno de gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo” (Apocalipsis 12, 9, 12). Sí, hay una gran batalla en curso a nuestro alrededor; “porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso y contra los espíritus del mal que están en el aire” (Efesios 6,12). Aunque la mayoría de los hombres no están conscientes de ello, como niños recogiendo flores en un campo minado, esta batalla nos concierne directamente. Es la batalla por las almas, sobre cada alma humana. Creada a imagen de Dios, el diablo busca vengarse de él atacándolo en su imagen, en el hombre.  

Sin embargo, debido a que el hombre es débil e ignorante, mientras que los espíritus caídos son fuertes e inteligentes, Dios no abandona al hombre sino que compensa su debilidad enviando a los buenos espíritus en su defensa (cf. Santo Tomás de Aquino, Summa Theo. I, 114, a.1 ad 2). Mientras los espíritus malignos buscan seducir, acusar, engañar y desviar al hombre, los santos ángeles trabajan para alentar a los hombres en el bien, en fortalecer su fe, consolarlos en sus pruebas y protegerlos de los ataques del maligno. Los sacerdotes también participan de una manera más intensa en esta guerra espiritual como ministros de salvación. Deben fortalecer a los fieles en sus pruebas, liderar su camino en medio de las tormentas, ayudarles en el discernimiento de espíritus y elevarles nuevamente en el sacramento de la reconciliación cuando hayan caído. Al compartir la debilidad de todos los hombres, los sacerdotes deben mantenerse firmes y soportar la mayor carga del ataque. Porque se dice, con cada sacerdote, mil almas se salvan o se pierden. Debemos recordar también que los sacerdotes, debido a su configuración especial a Cristo por el carácter sacramental recibido en la ordenación, son un objetivo particular y objeto de odio por parte de los espíritus caídos. En el sacerdote, tanto los ángeles buenos como los ángeles caídos ven a Cristo, instrumento e imagen suya. Por esta razón, el sacerdote está en el centro de la batalla de los espíritus. Por lo tanto, como miembros de la Cruzada, si verdaderamente estamos comprometidos a ayudar a los sacerdotes en su sagrada vocación, es importante para nosotros invocar a los santos ángeles y poner muchas oraciones y sacrificios en sus manos, para que estos buenos ángeles puedan fortalecerse en sus esfuerzos por defender, proteger y apoyar a los sacerdotes. 

No es por casualidad que esta cruzada de oración y reparación por los sacerdotes fue iniciada por la Obra de los Santos Ángeles. Pues el Opus Sanctorum Angelorum es “una asociación pública de la Iglesia en conformidad con la doctrina tradicional y con las directrices de la Santa Sede”, cuya misión especial en la Iglesia, es la de “difundir entre los fieles, la devoción a los santos ángeles, exhortándolos a orar por los sacerdotes y promoviendo el amor y unión a Cristo en su pasión” (Congregación para la Doctrina de la Fe, 2 de octubre de 2010). 

Así como en el Huerto de los Olivos, Jesús fue fortalecido por un ángel para soportar su pasión redentora, también los miembros del Opus Angelorum confían en la fuerza de los santos ángeles, en su voluntad de seguir a Cristo, en su amor expiatorio. Al unirse con la Pasión de Cristo, a través de la conmemoración celebrada todos los jueves y viernes, los miembros del Opus Angelorum buscan vivir una vida de oración y amor sacrificial por la salvación de las almas, especialmente por los sacerdotes. Por lo tanto, si es miembro de esta Cruzada, y desea obtener más información sobre cómo participar en el Opus Angelorum, o ser incluido en la lista de correo trimestral, por favor contáctenos a continuación. 

¡Que Dios los bendiga a todos y nuestra Santísima Madre los mantenga bajo su especial cuidado mientras trabajamos juntos, hombres y ángeles, por el bien del sacerdocio!