La Identidad del Sacerdote

Una participación en el Sacerdocio de Cristo

Aunque muchas personas hoy respetan y disfrutan la compañía de sus párrocos, pocos entienden profundamente la dignidad inherente del estado sacerdotal que distingue al sacerdote del resto de los hombres. Incluso entre los mismos clérigos, esta parte de su formación teológica puede haber sido escasa; algunos cayeron en crisis e incluso abandonaron el sacerdocio porque no entendían su propia identidad, su verdadera misión y vocación. El sacerdote es un mediador entre Dios y la humanidad; como tal, comparte ministerialmente en la divinidad de Cristo. Esto naturalmente lo distingue de otros hombres. Por lo tanto, si no aprovecha la amistad íntima con Cristo, puede convertirse fácilmente en un hombre solitario. Esto, por supuesto, requiere una preparación espiritual adecuada y una respuesta fiel y perseverante.

Un ideal social del sacerdocio que fue popular en los últimos años, también expone a los sacerdotes a un peligro ideológico. Tales hombres, en su afán democrático por acercarse a los demás y ser aceptados como “uno de los muchachos”, pierden fácilmente de vista el carácter sacro de su estado y la naturaleza intrínseca de su consagración. “Los intentos de hacer que el sacerdote se parezca más a los laicos son perjudiciales para la Iglesia”, advirtió el papa Juan Pablo II (Carta del Jueves Santo, 1986, 10). Esto no significa que el sacerdote deba permanecer alejado del rebaño; no, “debe estar muy cerca de ellos, como lo estuvo San Juan María Vianney, pero como sacerdote, siempre en una perspectiva que es la de su salvación y del progreso del Reino de Dios” (ibid.). Para salir de esta crisis en la identidad sacerdotal, “una conciencia correcta y profunda de la naturaleza y misión del sacerdocio ministerial es el camino que se debe tomar” (Juan Pablo II, Pastores dabo vobis, 11). Sin embargo, aunque tal estudio está más allá del alcance de esta breve carta, queremos considerar los elementos esenciales de la vocación sacerdotal, para que podamos entender y apoyar mejor a los sacerdotes más cercanos a nosotros en su sublime vocación.

La naturaleza del sacerdocio católico solo puede entenderse en referencia a Cristo, ya que el sacerdote es “una derivación, una participación específica y la continuación de Cristo mismo, el único Sumo Sacerdote del nuevo y eterno Pacto. El sacerdote es una imagen viva y transparente de Cristo sacerdote” (Pdv, 12). Pero, ¿qué es este sacerdocio de Cristo, qué significa? Un sacerdote es en esencia un mediador, que intercede entre Dios y el hombre. “Esta es la misión del sacerdote: vincular estas dos realidades que parecen estar tan separadas, es decir, el mundo de Dios, alejado de nosotros, frecuentemente desconocido para el ser humano y para nuestro mundo. La misión del sacerdote es la de ser un mediador, un puente que conecta y que por lo tanto, lleva a los seres humanos a Dios, a su redención, a su verdadera luz, a su verdadera vida” (Benedicto XVI, Lectio divina, 18 de febrero de 2010).

Por el acto mismo de hacerse hombre, Jesús, que es el eterno “Hijo de Dios, es en sí mismo el perfecto mediador entre el Padre y la humanidad” (Pdv, 13). Pues como Dios y como hombre, él es el puente que, mientras está parado en la tierra, llega a los cielos, a Dios mismo. Este sacerdocio de Cristo alcanzó su mayor obra en la Cruz, donde Jesús en su humanidad se ofreció a sí mismo como una oblación al Padre, como una oblación de un mérito infinito porque también es divino, para reconciliar y reunir a la humanidad caída con el Padre. Para ser un mediador o puente, un sacerdote debe, por lo tanto, pertenecer de alguna manera a ambas esferas, a lo divino y a lo humano. A través del sacramento del orden sagrado, se lo introduce en la esfera de lo divino, “en el ser de Cristo, en el ser divino” (Lectio divina). Es decir, mientras que sigue siendo un hombre, él sin embargo, está ontológicamente conformado con Cristo y “marcado con el sello del Sacerdocio de Cristo, para compartir su función como el único Mediador y Redentor” (Juan Pablo II, Jueves Santo 1986). “El Espíritu Santo lo configura de una manera nueva y especial a Jesucristo, cabeza y pastor; lo forma y lo fortalece en la caridad pastoral [de Cristo]; y le da [al sacerdote] un papel de autoridad en la Iglesia” (Pdv, 15). Debido a este vínculo fundamental con Cristo, “se abre ante el sacerdote el inmenso campo del servicio a las almas” (Juan Pablo II, Jueves Santo 1986). Todo su ministerio tiene la orden de “guiar al pueblo santo [de Dios] en el amor, nutrirlo con la palabra [de Dios] y fortalecerlo a través de los sacramentos” (Prefacio de la Misa Crismal). “En la medida en que representa a Cristo Cabeza, Pastor y Esposo de la Iglesia, el sacerdote se coloca no solo en la Iglesia sino también al frente de ella” (Vat. II, Presbyt. Ord., 10).

Pero aunque el sacerdote está configurado objetivamente con Cristo y participa en su autoridad mediante la ordenación sacramental, debe cultivar esta unión todos los días, para fortalecer y proteger por la gracia de Dios, la dimensión vertical de su identidad sacerdotal. Al igual que los santos ángeles que continuamente contemplan el rostro del Padre celestial (cf. Mt 18, 10), incluso cuando son enviados por Dios en misión, también el sacerdote debe estar siempre “con el Señor”, siempre “permaneciendo” en él, por la oración continua y la santidad de la vida. El papa Juan Pablo II señala que el estado sacerdotal “requiere una mayor santidad interior de la que exige el estado religioso” (citando a Santo Tomás de Aquino, Summa Theol. II-II, 184.8), pues para guiar a las personas a Dios, “un sacerdote debe ser realmente un hombre de Dios, debe conocer a Dios íntimamente y conocerlo en comunión con Cristo… [y] vivir esta comunión” (Benedicto XVI, Lectio divina). Además, el sacerdote está llamado a compartir de manera especial el papel profético de Cristo, es decir, debe poder escuchar la palabra de Dios y transmitirla a los hombres. Por lo tanto, necesita ser excepcionalmente “receptivo a Dios”, vivir un silencio interior estable y tranquilo, para que la voz de Dios no se ahogue por el ruido y las demandas del mundo que lo rodea.

Como mediador entre Dios y el hombre, el sacerdote está llamado no solo a vivir esta unión especial con Dios, a estar siempre “con Dios”, sino que también debe ser completamente humano. Aunque a menudo se dice de las personas, “dijo una mentira, pero qué diablos, él es solo humano” o “robó; es solo humano”. Esta no es la verdadera humanidad deseada por Dios, Cristo vino a enseñarle al hombre su verdadera dignidad humana según la voluntad de Dios, no la naturaleza caída y herida que todos experimentamos después del pecado original. “La verdad es que solo en el misterio del Verbo Encarnado el misterio del hombre toma luz. … Cristo, el ultimo Adán, por la revelación del misterio del Padre y su amor, revela completamente al hombre ante sí mismo y deja en claro su llamamiento supremo… Aquel que es ‘la imagen del Dios invisible’ (Col 1,15), es en sí mismo el hombre perfecto” (Vat. II, GS 22). Por lo tanto, ser verdaderamente humano significa, no ser pecador, por el contrario, “ser generoso, ser bueno, ser una persona justa; significa verdadera prudencia y sabiduría” (Lectio). Salir de nuestro pecado y entrar en esta bondad de Cristo, es un proceso que para todos  nosotros y también para el sacerdote, dura toda la vida. Por lo tanto, vemos cuán necesario es orar y hacer sacrificios por el sacerdote, para ayudarlo en los caminos de la santidad.

Pero más que ser buenos y generosos, la verdadera humanidad también implica una preocupación por los sufrimientos de nuestro prójimo. Según la carta a los hebreos, el papa Benedicto comenta: “el elemento esencial de nuestro ser humano es el de ser compasivos, sufrir con los demás; esta es la verdadera humanidad” (Lectio divina). Al igual que Cristo, que tuvo compasión de la humanidad caída y tomó nuestros pecados sobre sí mismo, muriendo por ellos en su pasión, el sacerdote también está llamado a “tratar gentilmente con los ignorantes y descarriados, ya que él mismo está acosado por la debilidad” (Heb 5, 2 ) “El sacerdote [debe] entrar, como Cristo, en nuestra miseria humana, llevarla con él, visitar a los que sufren y cuidar de ellos y, no solo externamente sino también internamente, asumir, recapitular en sí mismo la ‘pasión’ de su tiempo, de su parroquia, de las personas confiadas a su cuidado … [Debe] estar inmerso en la pasión de este mundo y con la ayuda de Cristo y en comunión con él, debe tratar de transformarlo, de llevarlo a Dios” (Benedicto XVI, Lectio divina).

Esta transformación de la humanidad tiene lugar, de manera profunda, a través de la obediencia, a través de la conformidad de la voluntad humana con la voluntad divina. “Dios nos creó y somos nosotros mismos si nos conformamos con su voluntad; solo de esta manera entramos en la verdad de nuestro ser y no somos alienados… Y la redención es siempre este proceso de llevar la voluntad humana a la comunión con la voluntad divina” (Lectio). El sacerdote debe ser el primero en vivir esta obediencia, al aceptar y vivir las directrices de la Iglesia y de su obispo. “Obedeciendo por amor, sacrificando incluso una cierta legítima libertad, cuando el discernimiento autoritario del obispo así lo requiera, el sacerdote vive en su propia carne ese ‘tomen y coman’ con el cual Cristo, en la Última Cena, se entregó a la Iglesia” (Juan Pablo II, Jueves Santo 2005, 3). Esta obediencia le da al sacerdote la capacidad de “encargarse” de los seres humanos para llevarlos con su propio ejemplo, su humildad, oración, con su acción pastoral a la comunión con Dios” (Lectio).

Por lo tanto, en su papel de mediador, un sacerdote debe estar en cierto sentido “apartado para el Evangelio de Dios” (Rom 1, 1), al mismo tiempo que vive en medio de hombres con verdadera preocupación por sus debilidades y necesidades. “En sí mismo y por un título especial, su ministerio, prohíbe que sean conformados a este mundo, pero al mismo tiempo, requiere que vivan entre los hombres en este mundo. Deben vivir como buenos pastores que conocen a sus ovejas, y deben tratar de guiar a aquellos que no son de este redil para que ellos también puedan escuchar la voz de Cristo, para que haya un rebaño y un solo pastor” (Vat. II, PO 3). El sacerdote debe vivir siempre con Cristo y para Cristo, para guiar al rebaño hacia él y, por medio de él, a Dios. Es especialmente en la celebración de la eucaristía que el sacerdote recibe la gracia y la fuerza para vivir su sublime vocación. “En cierto sentido, cuando dice las palabras: ‘tomen y coman’, el sacerdote debe aprender a aplicarlas también a sí mismo y a decirlas con verdad y generosidad. Si puede ofrecerse a sí mismo como un regalo, poniéndose a disposición de la comunidad y al servicio de cualquier persona necesitada, su vida adquiere su verdadero significado” (Juan Pablo II, Jueves Santo 2005). 

Pero el sacerdote no puede vivir esta vocación solo. El necesita nuestra ayuda, necesita nuestras oraciones y apoyo, incluso nuestra generosa ayuda en muchas áreas administrativas que lo liberarían para su ministerio sagrado, para la oración y el estudio. En nuestra cruzada por los sacerdotes, que en este Año Sacerdotal ha crecido a cuatro mil novecientas personas, de las cuales tres mil seiscientas han adoptado un sacerdote en particular, queremos ofrecer a nuestros sacerdotes un cáliz de fortaleza lleno del reanimador regalo  de nuestras oraciones y sacrificios. Queremos convertirnos en siervos de los siervos de Dios, para que puedan estar cada vez más cerca de Cristo, y que a través de su liderazgo y ejemplo, todo el pueblo de Dios pueda avanzar en los caminos de la santidad y la caridad. Encomendamos especialmente a todos nuestros sacerdotes, a María, la Madre de los sacerdotes, y a la intercesión de San Juan Vianney, ese humilde y generoso modelo de caridad sacerdotal. ¡Que Dios los recompense a todos por su generoso apoyo a los sacerdotes!