Maternidad Espiritual Para Sacerdotes

“La vocación de ser una madre espiritual para los sacerdotes es poco conocida, apenas entendida y, en consecuencia, raramente vivida, aunque fundamental y de vital importancia” (Congregación para el Clero, Maternidad espiritual para los sacerdotes). En un llamado mundial para la Adoración Eucarística continua y la maternidad espiritual para los sacerdotes, la Congregación para el Clero presenta a la Santísima Madre, María, como modelo para todos nosotros. Ella fue la primera en vivir esta vocación en la Iglesia, después de haber recibido el llamado divino de su Hijo al pie de la Cruz, como un testamento: “¡He ahí a tu hijo!” De ella, por lo tanto, podemos aprender lo que se entiende por “maternidad espiritual para los sacerdotes” en su esencia. 

En primer lugar, es bueno notar que el llamado a la paternidad espiritual no se limita a las mujeres. Es cierto que el corazón de una mujer en el nivel natural está más inclinado a cuidar y “entregarse” a su hijo. Una razón para esto puede ser que la mujer tiene el primer contacto más íntimo con el niño, a medida que se desarrolla en el útero. “El hombre, incluso con toda su participación en la paternidad, siempre permanece” fuera “del proceso del embarazo y nacimiento del bebé; en muchos sentidos tiene que aprender su propia ‘paternidad’ de la madre” (Juan Pablo II, Mulieris Dignitatem, 18) También en el nivel espiritual, la crianza de los hijos es más natural para la mujer. En general, es más fácil para las mujeres centrar su atención en la persona, en las necesidades y en las preocupaciones humanas (cf. Santa Teresa Benedicta [Edith Stein], Ensayos sobre la mujer). “[La] alteridad en su sentido ético personal expresa una creatividad muy importante por parte de la mujer, de quien depende principalmente la humanidad del nuevo ser humano. En este sentido, también, la maternidad de la mujer presenta un llamado y un desafío especial para el hombre y su paternidad”(Mulieris Dignitatem, 19). Desde estas características de la mujer, el hombre tiene el desafío de madurar y aprender a darse también a sí mismo, por el bien del niño.

Sin embargo, a pesar de la propensión natural de las mujeres a la crianza de los hijos, la “maternidad espiritual”, hacia los sacerdotes en particular, es un llamado tanto para hombres como para mujeres, ya que ambos son miembros de la Iglesia, la “Esposa” de Cristo, y por lo tanto ambos están llamadas a participar en su misión de salvar almas. “Cristo ha entrado en esta historia y permanece en ella como el Esposo que ‘se entregó a sí mismo’… Según esta concepción, todos los seres humanos, tanto mujeres como hombres, están llamados a través de la Iglesia a ser la ‘Esposa’ de Cristo, el Redentor del mundo. De esta manera, “ser la esposa”, y por lo tanto el elemento “femenino”, se convierte en un símbolo de todo lo que es “humano”, según las palabras de Pablo: “No hay varón ni mujer; porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3,28) (Mulieris Dignitatem, 25). San Pablo mismo describe sus propias labores apostólicas en términos maternales. Al escribir a los Gálatas les dice: “¡Hijos míos, por quienes estoy nuevamente los dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes!” (Gálatas 4,19). “La paternidad, aunque pertenece a ambos, se realiza mucho más plenamente en la mujer” (Mulieris Dignitatem, 18), por lo tanto queremos entender mejor su naturaleza, examinando aquí la maternidad espiritual principalmente desde los beneficios de la mujer.

Como modelo de maternidad espiritual en todas sus formas, ya sea en la crianza de los hijos en la fe, o en el trabajo por la salvación de las almas, o la santificación de los sacerdotes, la Iglesia mira a María. Cuando ella recibió el mandato de Jesús, en el momento de su muerte en la cruz, “He aquí a tu hijo”, la Santísima Madre nos recibió a todos en su corazón, especialmente a los sacerdotes (representados directamente por el apóstol San Juan), como hijos e hijas. “La maternidad de María, que se convierte en la herencia del hombre, es un regalo: un regalo que Cristo mismo hace personalmente a cada individuo” (Juan Pablo II, Redemptoris Mater, 45).

La Maternidad de María en la Iglesia “… fluye de su Maternidad Divina” (Redemptoris Mater, 38). Así como ella alimentó y formó a Jesús mientras estuvo en la tierra y participó en Su misión salvadora, así María coopera en el nacimiento espiritual y en el desarrollo de todos los miembros de su Cuerpo Místico: “Ella concibió, dio a luz y alimentó a Cristo. Ella lo presentó al Padre en el templo, y se unió a Él por compasión, cuando murió en la Cruz. De esta singular manera, ella cooperó por su obediencia, fe, esperanza y caridad ardiente en la obra del Salvador para devolver la vida sobrenatural a las almas. Por lo tanto, ella es nuestra madre en el orden de la gracia” (Vaticano II, Lumen Gentium, 61).

Aunque fue llamada a ser madre, la tradición dice que María ya había consagrado su vida a Dios en virginidad, antes de que el Ángel Gabriel le presentara el llamado divino. Este voto de virginidad no era de ninguna manera incongruente con su llamado a la maternidad divina. De hecho, fue su deseo muy virginal de entregarse totalmente a Dios lo que le permitió decir “sí” a su sublime vocación. Esto reposa en el corazón de su “amor conyugal” que hace posible que la Virgen esté con el Niño (cf. Redemptoris Mater, 39). Su consentimiento libre y voluntario— ¡Fiat mihi! – al llamado de Dios a la maternidad fue una rendición de sí misma en obediencia a la voluntad divina. “Las palabras ‘He aquí,  la sierva del Señor’ expresan el hecho de que desde el principio ella aceptó y entendió su propia maternidad, como un regalo total de sí misma al Altísimo, un regalo de su persona al servicio de los planes de salvación” (ibid.). Este don total de sí misma no fue solo un acto de un momento; ella vivió y creció en su total rendición a Dios a lo largo de su vida hasta la Cruz y más allá de ella, viviendo así “toda su maternal participación en la vida de Jesucristo, su Hijo, de una manera que coincidía con su vocación a la virginidad” (ibid.)

En el corazón de la divina maternidad de María está, por lo tanto, su virginidad, su total consagración a Dios. Ella entendió completamente y abrazó la quintaesencia de la criatura: la receptividad total a la iniciativa del Creador, para Su gloria y por el bien de la unión con él. Porque la criatura no tiene nada de sí misma, sino solo lo que recibe de Dios; y Dios, por su parte, creó a la criatura para recibir (¡concebirse!) a sí mismo. Por lo tanto, María es la quintaesencia y encarnación de la criatura precisamente en esta santa y virginal maternidad.

“Llena de gracia” en el momento de la encarnación, María creció aún más en gracia y santidad durante toda su vida. A través de cada prueba, a través de cada desafío a su fe, María creció en madurez y gracia al acompañar la misión de su Hijo con su amoroso “sí” a la voluntad divina en la obediencia a la fe, incluso al pie de la Cruz. “Abrazando la voluntad salvífica de Dios con todo el corazón e impidiendo el pecado, se dedicó totalmente como sierva del Señor a la Persona y obra de su Hijo” (Vat. II, Lumen Gentium, 56).

Como la primera discípula de su Hijo, María constantemente escuchaba y reflexionaba sobre la palabra de Dios en su corazón. Cuando en una ocasión, una mujer en medio de la multitud gritó: “Bienaventurado el vientre que te llevó y los senos que te amamantaron”, Jesús la corrigió diciendo: “Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la practican” (Lc 11, 28). De esta manera, Jesús señala una dimensión más profunda de la maternidad, una maternidad espiritual propia del Reino de Dios. “Él desea desviar la atención de la maternidad entendida solo como un vínculo carnal, para dirigirla hacia esos misteriosos lazos del espíritu, que se desarrollan al escuchar y guardar la palabra de Dios” (Redemptoris Mater, 20). “Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la palabra de Dios y la practican” (cf. Lc 8, 20-21).

A través de esta fidelidad constante a la gracia, al cumplimiento de la palabra de Dios en todo momento, y a la misión redentora de su Hijo, su maternal corazón experimentó una transformación continua, ensanchándose cada vez más según la medida del Reino de Dios. Ella fue “cada vez más imbuida en la ‘caridad ardiente’ hacia todos aquellos a quienes se dirigió la misión de Cristo. A través de esta ‘caridad ardiente’, que en unión con Cristo buscó alcanzar la restauración de la “vida sobrenatural a las almas”, María, en cierto modo entró en la única mediación ‘entre Dios y los hombres’, que es la mediación Cristo Jesús hecho hombre” (Redemptoris Mater, 39).

Simeón había predicho que su propio corazón seria atravesado por una espada, abriéndolo a la medida divina del amor, el amor del Nuevo Pacto en Cristo. “Esta ‘nueva maternidad de María’, generada por la fe, es el fruto del ‘nuevo’ amor que llegó a su madurez definitiva al pie de la Cruz, al compartir el amor redentor de su Hijo” (Redemptoris Mater 23). Fluyendo de su maternidad divina y “naciendo del corazón del misterio pascual”, la maternidad espiritual de María para Cristo, se extiende a la Iglesia y a toda la humanidad, en cuanto que ella “implora el don del Espíritu, que levanta a los nuevos hijos de Dios, redimidos por el sacrificio de Cristo” (Redemptoris Mater, 44).

Y así vemos que la maternidad espiritual de María hacia todos los hombres, creció y se desarrolló a medida que también crecía en una unión cada vez mayor con su Hijo y su amor redentor por todos. De esta forma, cuanto más crezcamos en nuestra unión con Cristo y en la madurez de la fe, más compartiremos en su amor y aprenderemos de él a vivir para los demás. El papa Benedicto XVI, en su última encíclica sobre la esperanza, muestra que ser cristiano y esperar la salvación personal, implica necesariamente esta nueva dimensión del amor, un “amor por todos”: “Cristo murió por todos, para que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos” (cf. 2 Cor 5,15). ‘Vivir para él’ significa dejarse llevar hacia su ser por los demás” (Spe Salvi, 28).

Cuanto más unidos lleguemos a estar con Jesús, más nos imbuirá de su ardiente amor por las almas, “¡Tengo sed!” Pero “solo a través de la comunión con él se hace verdaderamente posible estar allí para los demás, para el todo” (ibid.). Por lo tanto, cuanto más crezcamos en la vida espiritual y estemos unidos con él en una comunión de vida, más nos dará la capacidad de satisfacer su sed, trabajando con gracia para ofrecer el sacrificio diario de nuestras vidas por los demás. “Estar en comunión con Jesucristo nos atrae a su ‘ser para todos’; lo convierte en nuestra propia forma de ser” (ibid.).

La maternidad espiritual, o la crianza de los hijos en general, no es, por lo tanto, una realidad meramente biológica. Está inseparablemente unida a nuestro crecimiento en santidad y madurez espiritual. “[Entendida] a la luz del Evangelio… expresa una profunda ‘escucha de la palabra del Dios viviente’ y una disposición a ‘salvaguardar’ esta Palabra, que es ‘la palabra de vida eterna’ (cf. Jn 6 , 68)… Una dimensión del Nuevo Pacto en la Sangre de Cristo entra en la paternidad humana, convirtiéndola en una realidad y una tarea para las ‘nuevas criaturas’ (cf. 2 Cor 5, 17) “(Mulieris Dignitatem, 19)

María ejerce su maternidad espiritual a través de su papel de mediadora e intercesora. Ella ve las necesidades de los hombres y los lleva “dentro del radio de la misión mesiánica y el poder salvífico de Cristo” (Redemptoris Mater, 21). En este sentido, ella asume el papel de mediadora, siempre subordinada, por supuesto, al único mediador entre Dios y los hombres, el Dios-hombre Jesucristo. “María se coloca entre su Hijo y la humanidad, en la realidad de sus deseos, necesidades y sufrimientos. Se pone ‘en el medio’, es decir, actúa como mediadora, no como una extraña, sino en su posición de madre” (ibídem.). La eficacia de su mediación proviene de su santidad, su unión con Cristo a través de la obediencia, la fe, la esperanza y la caridad. Y de la fecundidad de esta unión, ella en Jesús y Jesús en ella, confieren todas las gracias que sus hijos necesitan para crecer hasta “la plena estatura de Cristo” (cf. Ef 4,13). Tan grande y eficaz es María en esta unión que también media por los sacerdotes no solo en su propia gracia personal, sino también en la de su ministerio.

Hoy, la Iglesia nos llama también a unirnos con María y ofrecer nuestras oraciones y sufrimientos especialmente para los sacerdotes. Al igual que ella y con su ayuda, estamos llamados a convertirnos en madres espirituales de estas almas tan preciosas a los ojos de Dios. Nuestro Señor le dijo a la Venerable Conchita de México (1862–1937): “Quiero volver a este mundo… en mis sacerdotes. Quiero renovar el mundo revelándome a través de los sacerdotes. Quiero darle a mi Iglesia un poderoso impulso en el que derramaré el Espíritu Santo sobre mis sacerdotes como un nuevo Pentecostés”. Santa Teresa de Lisieux también le dijo a su hermana, Celine: “Vivamos para las almas, seamos apóstoles, salvemos especialmente las almas de los sacerdotes… Oremos, suframos por ellas y, en el último día, Jesús estará agradecido” (LT 94). Con María, aprendamos todos, tanto hombres como mujeres, a vivir esta maternidad espiritual para los sacerdotes. Cuanto más nos acerquemos al Corazón de Jesús, más leeremos allí su sed de sacerdotes. No debemos confiar en nuestra propia fuerza, pero al escuchar la palabra de Dios, querremos entregarnos a su voluntad en cada prueba y permanecer firmes ante él en nombre de los sacerdotes, intercediendo y suplicando por su santificación y salvación. Queremos “orar al Señor de la cosecha, para que envíe trabajadores a su campo”, para que los jóvenes tengan el coraje de abrir sus corazones al llamado de Jesús: “¡No tengan miedo! … Haré de ustedes pescadores de ¡hombres!” Y “en el último día, ¡Jesús estará agradecido!”