El Sacerdote no se pertenece a si mismo

El sacerdocio es un estado que se elige, un santo llamado que exige compromiso, un firme “sí” al llamado y a la voluntad de Dios. Guadium et Spes 24, es el texto citado con mayor frecuencia por el papa Juan Pablo II en sus escritos, afirma que existe “cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unidad de los hijos de Dios, en la verdad y la caridad. Esta semejanza revela que el hombre… no puede encontrarse completamente a sí mismo excepto a través de un sincero don de sí mismo”. En otras palabras, puesto que Dios es Uno y Trino, una comunión de personas divinas unidas en un vínculo de amor perfecto y desinteresado, el hombre, también creado a imagen de Dios, está llamado a vivir en comunión. No encontrará su perfección, satisfacción ni felicidad, excepto a través de un sincero don de sí mismo a otro en amor desinteresado y servicial.  

Este don de sí mismo se expresa más comúnmente en la vida de los hombres a través del vínculo matrimonial. La pareja pronuncia su “sí” inicial en el día de su boda como promesa de una nueva vida que ya no será vivida “para uno mismo”, sino “para otro”: para el cónyuge principalmente, y posteriormente también para los hijos. A medida que estos votos se viven en la vida diaria a través de los años, a través de todas las tensiones y pruebas de la vida familiar, los cónyuges que trabajan con la gracia de Dios, crecen cada vez más en una vida de caridad divina, reflejando cada vez más la comunión de las tres personas divinas de la Santísima Trinidad.

El “sí” pronunciado por el sacerdote el día de su ordenación, es un compromiso con una vida aún más radical de amor desinteresado, generoso y servicial. El papa Pablo VI, hablando a un grupo de sacerdotes, declara:

Nuestra respuesta de inmediato calificó nuestra vida entera con su asombroso “sí”, haciendo de nuestra vida la de alguien que se aparta de la manera ordinaria en que otros llevan sus vidas. San Pablo lo dice de sí mismo: “Apartado para el evangelio de Dios”. Es un “sí” que en un momento nos arrancó de todo lo que teníamos: “dejaron todo y lo siguieron” (Lc 5,11). Es un “sí” que nos colocó en las filas… de aquellos que se han dedicado a la tarea de servir y dar su vida, toda su vida, por los demás. (Pablo VI a Predicadores Cuaresmales, 17 de febrero de 1972).

Esta dedicación total del sacerdote, el regalo total de su vida, se hace ante todo a Dios. Cristo se convierte en su vida, su amor y su todo.

[El sacerdote] no se pertenece a sí mismo de la misma manera que no pertenece a familiares o amigos, ni pertenece a un país específico: la caridad universal será su vida. Sus propios pensamientos, voluntad y sentimientos no son suyos sino que pertenecen a Cristo, su vida. (Juan XXIII, citando el último discurso tácito de Pío XII en Sacerdotii nostri primordial).

Aunque el sacerdote dedica su vida primero que todo a Dios, y por él y en su servicio, su vida es vivida en un vaciamiento total de sí mismo por los demás. En este sentido, la vida del sacerdote tampoco es “suya”:

Un sacerdote ya no se pertenece a sí mismo. Su vida espiritual está condicionada por la comunión de los hermanos a quienes se dirige su ministerio. Está a su disposición, a su servicio. Cualquier cosa que ayude a edificarlos es una obligación para un sacerdote. (Pablo VI, Audiencia general, 10 de junio de 1970) 

Aunque la vida del sacerdote está tan completamente inmersa en el servicio a los hombres, no se convierte simplemente en otro hombre entre los hombres. Él es y debe crecer para ser cada vez más Cristo presente entre nosotros. Debe vaciarse tanto de sí mismo, que aquellos a quienes sirve solo vean a Jesús. En él, Cristo se hace presente ante cada generación. En este sentido, el sacerdote es de una manera aún más profunda “no para sí mismo”, sino para Cristo: 

Son tuyos, oh Señor, estos son tus hijos, que por un nuevo título se han convertido en tus hermanos, tus ministros. Por medio de su servicio sacerdotal, su presencia y su sacrificio sacramental, su evangelio, su gracia, su espíritu, en una palabra, la obra de su salvación se comunicará a los hombres que están dispuestos a recibirla; una radiación inconmensurable de tu caridad se difundirá a través de la presente y futura generación. (Pablo VI a los sacerdotes recién ordenados de Colombia, 5 de septiembre de 1968)

La principal preocupación del sacerdote es siempre guiar a los hombres a Dios, comunicarles la gracia de Cristo al administrar los sacramentos, al predicar el Evangelio, al guiar y consolar a todos los necesitados y, especialmente, en la celebración de la Eucaristía.

Como hemos visto en las cartas anteriores de las Cruzadas, la esencia del sacerdocio está íntimamente relacionada con la celebración de la eucaristía y la administración de los otros sacramentos. Como declara el papa Juan Pablo II, la eucaristía “es la razón principal y central de ser  del sacramento del sacerdocio, que efectivamente surgió en el momento de la institución de la eucaristía” (Dominicae Cenae, 2). De ella fluye la eficacia de todos sus otros ministerios sacerdotales. Pero el sacerdote no celebra la eucaristía como instrumento mecánico. “El ministerio ordenado… nunca puede reducirse a su aspecto meramente funcional, ya que pertenece al nivel de ‘ser’; [permite] al sacerdote actuar en persona Christi ” (Juan Pablo II, Carta a los sacerdotes, 2004).    

El sacerdote que actúa in persona Christi debe permitir que Cristo trabaje a través de él como ministro de su gracia. Pero para ser un canal más eficaz de la gracia de Cristo, el sacerdote se esforzará por estar cada vez más conformado a la persona de Cristo y su amor divino y sacrificial. Este amor encontró su expresión suprema en la Cruz y continúa a lo largo de la historia en el sacrificio de la eucaristía. El sacerdote, por lo tanto, se perderá gradualmente para encontrar su identidad en el sacrificio eucarístico. Su manifestación de Cristo para quienes lo rodean se volverá “más completa cuando él mismo permita que la profundidad del misterio [eucarístico] se haga visible, de modo que solo brille en los corazones y las mentes de las personas, a través de su ministerio” (Juan Pablo II, Dominicae Cenae, 2).            

Así como Cristo manifestó el amor de la Trinidad que se entrega a sí misma más perfectamente en la cruz y en la eucaristía, sacramento que  “hace presente” el Calvario, también el sacerdote debe vivir su sacrificio, su don de sí mismo a los demás por Cristo, en su vida diaria, para convertirse en y con Cristo, en un signo visible del amor infinito del Dios Trino.

En cierto sentido, cuando él pronuncia las palabras: “tomen y beban”, el sacerdote debe aprender a aplicarlas también a sí mismo y a decirlas con verdad y generosidad. Si es capaz de ofrecerse a sí mismo como regalo, poniéndose a disposición de la comunidad y al servicio de cualquiera que lo necesite, su vida cobra su verdadero significado. (Juan Pablo II, Carta a los sacerdotes el Jueves Santo, 2005).  

Solo entregándose a sí mismo por completo, el sacerdote se convierte en un instrumento eficaz del amor de Cristo que se entrega a sí mismo. Aunque por su propia ordenación al sacerdote se le da el poder de actuar en persona Christi, es solo por este don total de sí mismo a Cristo, en servicio a los demás, que se convierte visiblemente en Cristo entre nosotros.  

Por lo tanto, la vida del sacerdote es necesariamente una vida de servicio. Aunque con razón le rendimos honor y respeto a los sacerdotes como lo exige su oficio, esta consideración externa no refleja la actitud interior del sacerdote. Si un sacerdote viviera por honores y prestigio, solo encontraría frustración y vacío, porque tal deseo no corresponde a la naturaleza sacrificial de su sacerdocio. El sacerdote que vive una vida de sacrificio, servicio y celo por el bien de las almas, irradia alegría y satisfacción porque vive la vida que Dios ha elegido para él. Es la vida del “elegido”, el favorecido por Dios. Pero como todos sabemos, Dios une más estrechamente al misterio de su cruz a aquellos que ha “elegido”.

El papa Benedicto XVI tiene en su escudo de armas papal un oso que lleva una silla de montar. El explica la elección de este símbolo, que ya había utilizado como arzobispo de Munich- Freising, con la historia de San Corbiniano, el primer obispo de Freising. Corbinian viajaba a Roma en un caballo cargado de equipaje. Un oso vino y devoró al caballo, así que en castigo, San Corbiniano obligó al oso (¡como solo los santos pueden hacerlo!) a cargar su equipaje el resto del camino a Roma.

El papa Benedicto ve este oso, llevando el peso de su papado y sacerdocio. Siguiendo la interpretación de San Agustín del Salmo 72,23: “En bestia de carga me he convertido para ti, y esta es la forma en que puedo permanecer totalmente tuyo y permanecer siempre contigo”. San Agustín, al igual que el propio papa Benedicto, tuvieron que renunciar a la vida que les hubiera gustado haber vivido como eruditos y contemplativos, para entregarse al servicio de la Iglesia. Sin embargo, precisamente en este servicio a los hombres, se encuentran más cerca de Dios, que es su mayor alegría (cf. Joseph Ratzinger, Milestones . Ignatius Press, págs. 154-156.). Así también todo sacerdote debe renunciar a sí mismo, a su propia vida y a sus propios planes, para convertirse en una “bestia de carga” para Dios. Pero precisamente en este servicio, se encontrará lleno de alegría en su presencia. 

Sin embargo, las alegrías del fiel servicio no son inmediatamente aparentes para alguien que esté considerando su vocación al sacerdocio. Exige un valeroso “sí” para aceptar las exigencias de una vida “apartado de los demás”, aunque al mismo tiempo viva  en medio de los hombres para servirlos. Si bien agradecemos a tantos sacerdotes fieles y amorosos que nos muestran el “rostro del Padre”, queremos seguir orando por las vocaciones, ¡para que los jóvenes de hoy tengan el coraje de decir sí a Cristo! También queremos recordar a todos aquellos sacerdotes que están luchando por encontrar un significado en sus vidas, para que puedan encontrar en la víctima de Cristo su propia identidad e incluso alegría. Como el estado sacerdotal es tan exigente, es comprensible que tengan una necesidad especial de nuestra oración. Pidámosle a nuestra Santísima Madre que extienda el manto de su “fiat” sobre todos nuestros sacerdotes, para que con ella puedan soportar cada prueba en el camino de su vocación, y ser transformados por gracia, en imágenes vivas de Cristo entre los hombres.