Santa Teresa de Lisieux, Maestra Universal del Amor Divino

I. Santa Teresa: Maestra de nuestro tiempo

Durante su pontificado a principios del siglo XX, el papa Pío X declaró a Santa Teresa del Niño Jesús, “la Santa más grande de los tiempos modernos”. Este juicio fue compartido por aquellos que lo sucederían en el trono de San Pedro. El papa Benedicto XV, al proclamar sus virtudes heroicas, alabó el conocimiento de las realidades divinas que DIOS le otorgó a Teresa. Con motivo de su beatificación y canonización, el papa Pío XI recomendó su doctrina y la describió como “Maestra de la Vida Espiritual”. El papa Pablo VI ensalzó el ejemplo de Santa Teresa y la ofreció como maestra, llamando a maestros, educadores, pastores y teólogos a estudiar su doctrina. Luego, el 19 de octubre de 1997, el papa Juan Pablo II declaró a Santa Teresa del Niño Jesús como Doctora de la Iglesia Universal. En ese momento afirmó que Con su peculiar doctrina y su estilo inconfundible, Teresa se presenta como una auténtica maestra de la fe y de la vida cristiana, captan el centro mismo del mensaje de la Revelación en una visión original e inédita, presentando una enseñanza cualitativamente eminente.” (Divini Amoris Scientia 8) Continuó diciendo que la originalidad y la frescura de sus enseñanzas son especialmente “oportunas” para los hombres y mujeres de nuestro siglo. Ella es maestra de la Iglesia Universal de nuestro tiempo. [DAS 10]    

Ella ha hecho resplandecer en nuestro tiempo el atractivo del Evangelio; ha cumplido la misión de hacer conocer y amar a la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo; ha ayudado a curar las almas de los rigores y de los temores de la doctrina jansenista, más propensa a subrayar la justicia de Dios que su divina misericordia. Ha contemplado y adorado en la misericordia de Dios todas las perfecciones divinas, porque «incluso la justicia de Dios, y tal vez más que cualquier otra perfección, me parece revestida de amor» (Ms A 83 v). Así se ha convertido en una imagen viva de aquel Dios que, como reza la oración de la Iglesia, «manifiesta especialmente su poder con el perdón y la misericordia» (cf. Misal romano, oración colecta del domingo XXVI del tiempo ordinario).

En efecto, el núcleo de su mensaje es el misterio mismo de Dios Amor, de Dios Trinidad, infinitamente perfecto en sí mismo. Si la genuina experiencia espiritual cristiana debe coincidir con las verdades reveladas, en las que Dios se revela a sí mismo y manifiesta el misterio de su voluntad (cf. Dei Verbum, 2), es preciso afirmar que Teresa experimentó la revelación divina, llegando a contemplar las realidades fundamentales de nuestra fe encerradas en el misterio de la vida trinitaria. En la cima, como manantial y término, el amor misericordioso de las tres divinas Personas, como ella lo expresa, especialmente en su Acto de consagración al Amor misericordioso. Por parte del sujeto, en la base se halla la experiencia de ser hijos adoptivos del Padre en Jesús; ese es el sentido más auténtico de la infancia espiritual, es decir, la experiencia de la filiación divina bajo el impulso del Espíritu Santo. También en la base, y ante nosotros, está el prójimo, los demás, en cuya salvación debemos colaborar con Jesús y en él, con su mismo amor misericordioso.

Con la infancia espiritual experimentamos que todo viene de Dios, a él vuelve y en él permanece, para la salvación de todos, en un misterio de amor misericordioso. Ese es el mensaje doctrinal que enseñó y vivió esta santa.

Como para los santos de la Iglesia de todos los tiempos, también para ella, en su experiencia espiritual, el centro y la plenitud de la revelación es Cristo. Teresa conoció a Jesús, lo amó y lo hizo amar con la pasión de una esposa. Penetró en los misterios de su infancia, en las palabras de su Evangelio, en la pasión del Siervo que sufre, esculpida en su santa Faz, en el esplendor de su existencia gloriosa y en su presencia eucarística. Cantó todas las expresiones de la Caridad Divina de Cristo, como las presenta el Evangelio (cf. Poesías, 24 «Acuérdate, mi Amor»). [DAS 8]

Jesucristo es el Rostro de la Misericordia del Padre.

En la “Plenitud de los tiempos” (Gálatas 4: 4), cuando todo se había arreglado de acuerdo con Su Plan de Salvación, envió a su Hijo Unigénito al mundo, nacido de la Virgen María, para revelar su amor por nosotros de forma definitiva. Quien ve a Jesús ve al Padre (cf. Jn 14, 9). Jesús de Nazaret, por Sus palabras, Sus acciones y toda Su persona, revela la misericordia de Dios.

La revelación de la misericordia del Padre culminó en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, por las cuales, él ganó para nosotros el perdón de nuestros pecados. Poco después de Su Resurrección, Nuestro Señor se apareció a los apóstoles en el recinto superior e instituyó el sacramento de la misericordia, diciendo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonareis los pecados, les quedan perdonados; y a quienes se los retuvieres, quedan retenidos” (Jn 20, 22-23). Según Santo Tomás de Aquino, es sobre todo el perdón de los pecados lo que demuestra la misericordia de Dios. Santo Tomás, citando a San Agustín, dice: Es más grande obra hacer un justo de un pecador que crear el cielo y la tierra. Porque el cielo y la tierra pasarán; pero la salud y la justificación de los predestinados permanecerán para siempre.” “La justificación del impío, que tiene por término el bien eterno de la participación divina, es una obra más excelente que la creación del cielo y la tierra, cuyo término es el bien de la naturaleza mudable.” (Summa Theologica, I-II, 113, 9)    

Crisis de confesión

Sin embargo, el sacramento por el cual Jesús nos absuelve de nuestros pecados, a través de sus sacerdotes, es muy poco apreciado en nuestros días. En la mayoría de las parroquias del mundo occidental, las líneas de comunión son largas, mientras que las líneas de confesión son cortas o no existen en lo absoluto. El confesionario es a veces llamado, el “lugar más solitario de la Iglesia”. Según un informe de un superior jesuita, desde julio de 1896 hasta junio de 1897, siete sacerdotes oyeron un total de 78,000 confesiones en cierta parroquia de Nueva York. Eso significa que, en promedio, un sacerdote oye unas treinta confesiones al día. ¡Qué contraste con la situación actual, donde la mayoría de los católicos no parecen necesitar ser absueltos de sus pecados! Según un estudio realizado en 2008, el 45% de los católicos en los Estados Unidos, dejaron de confesarse por completo, aproximadamente el 30% va menos de una vez al año; y solo el 26% confiesa sus pecados a un sacerdote al menos una vez al año.

El papa Francisco compara el estado de la Iglesia con un hospital de campaña: “Hoy podemos pensar en la Iglesia como un” hospital de campaña”. Disculpen, repito esto, porque lo veo así, lo siento así: un “hospital de campaña”. Hay necesidad de curar las heridas, ¡tantas heridas! ¡Tantas heridas! Hay tantas personas heridas, por problemas materiales, por escándalos, también en la Iglesia… Personas heridas por las ilusiones del mundo… Nosotros, sacerdotes, debemos estar allí, cerca de estas personas. Misericordia significa en primer lugar curar las heridas”. (Discurso al clero de Roma, 6 de marzo de 2014). Heridas que no pueden sanar a menos que el poder sanador de la misericordia de Dios sea suplicado en el sacramento de la reconciliación.  

Uno puede preguntarse: ¿cómo podría la recepción de este sacramento tan importante decaer tan radicalmente? El papa Pío XII dijo en 1946, en un discurso ante el Congreso Catequético de los Estados Unidos: “El pecado del siglo es la pérdida del sentido del pecado”. Una razón para la pérdida de la sensibilidad al pecado es, sin duda, la cultura actual y lo que el papa Benedicto XVI llama la “dictadura del relativismo”, la afirmación de que el conocimiento, la verdad y la moral no son absolutos, sino que pueden cambiar según la cultura, la sociedad o el contexto histórico. Pero otra razón pesa quizás más: la negligencia de catequizar a los católicos adecuadamente. Especialmente en los últimos cuarenta años después del Concilio Vaticano II, los sacerdotes y obispos rara vez han predicado sobre la realidad y las consecuencias del pecado; cuánto hiere a cada una de las almas, a la Iglesia y a la sociedad, y lo importante que es ir frecuentemente a la confesión. Por lo tanto, las personas se fueron insensibilizando con respecto al pecado, las filas para la confesión y los tiempos para confesarse, se acortaron cada vez más. Otro punto es la degeneración de la espiritualidad sacerdotal. Cuando los sacerdotes optan por una vida cómoda, renunciando a la búsqueda de la santidad, ciertamente no están dispuestos a predicar sobre la santidad ni a atender esta necesidad pastoral del rebaño. Los pastores “autocomplacientes” abusan del rebaño, también por negligencia.

Un punto final, sobre el porqué algunas personas abandonaron la confesión, es la administración inmadura del sacramento, por parte de algunos sacerdotes. El Santo Padre dice:

Muchas veces sucede que una persona viene y dice: “No me he confesado en muchos años, tengo este problema, dejé la confesión porque encontré un sacerdote y él me dijo esto”, y ves la imprudencia, la falta de amor pastoral, en lo que dice esa persona. Y se alejan, debido a una mala experiencia en la confesión. Si hubiera una actitud sana de padre, que surge de la bondad de Dios, esto nunca sucedería. (Discurso a los participantes de un “Curso sobre el foro interno” el 27 de marzo de 2015)

La Importancia fundamental del Sacramento de la Misericordia

Debemos agradecerle a Dios que nuestro Santo Padre tiene el coraje y la luz para enfocar nuevamente la atención de la Iglesia en la confesión. De hecho, el objetivo principal del Año de la Misericordia es hacer que las personas vuelvan a confesarse: “Pongamos el sacramento de la reconciliación, en el centro una vez más, de tal manera que permita a las personas tocar la grandeza de la misericordia de Dios con sus propias manos. Por cada penitente, habrá una fuente de verdadera paz interior” (MV, n. 17). No puede haber santidad en la Iglesia ni podemos hablar de una nueva evangelización, si la confesión no recupera su lugar indispensable en la vida de los fieles. 

Su Centralidad en la Vida del Sacerdote

¿Pero cómo comenzar? El papa Francisco enfatiza que los mismos sacerdotes deben apreciar y hacer uso frecuente de este sacramento. Sus propias almas deberían resonar profundamente los sentimientos de San Pedro: “Apártate de mí, Señor, porque soy un hombre pecador” (Lc 5, 8). Deben experimentar profundamente su propia necesidad de la misericordia de Dios y recibirla a menudo; solo entonces, pueden ser hombres de misericordia y compasión hacia los fieles. Juan Pablo II se expresó con estas drásticas palabras: 

La vida espiritual y pastoral del sacerdote,… su existencia sacerdotal, sufre un declive inexorable si por negligencia o por alguna otra razón no recibe el sacramento de la penitencia regularmente, en un espíritu de fe y devoción genuinas. Si un sacerdote ya no fuera a confesarse o confesara inadecuadamente sus pecados, su ser sacerdotal y su acción sacerdotal sentirían sus efectos muy pronto, y esto también sería notado por la comunidad de la cual él fuera el pastor. (Reconciliatio et Paenitentia, n. 31)

En la misma línea que declaró el papa Francisco, el 6 de marzo de 2014 al clero de Roma,
el sacerdote muestra las profundidades de la misericordia en la administración del sacramento de la reconciliación; toda su actitud lo demuestra, en la forma en que acoge, escucha, aconseja, absuelve … Sin embargo, esto se deriva de la forma en que él mismo vive el sacramento personalmente, de cómo se deja abrazar por Dios Padre en la confesión, y se queda en este abrazo … Si esto se vive en uno mismo, en el corazón, también podría darse a otros en el ministerio. Les dejo con la pregunta: ¿cómo confieso? ¿Me dejo abrazar?

Administración Misericordiosa del Sacramento a los Fieles

En sus sermones, alocuciones y discursos, el Santo Padre no se cansa de señalar a los sacerdotes las cualidades de un buen confesor y lo que debe evitarse. Él enfatiza más que cualquier otro papa anterior, el enfoque misericordioso en la administración del sacramento de la reconciliación.

Da la bienvenida a los penitentes no con la actitud de un juez, ni siquiera con la de un simple hombre, sino con la caridad de Dios, con el amor de un padre que ve al hijo regresar y va a su encuentro, con el amor del pastor que ha encontrado la oveja perdida. ¡El corazón del sacerdote es un corazón que sabe conmoverse, no por sentimentalismo o mera emoción, sino por la “tierna misericordia” del Señor! Sí es cierto que la tradición señala el doble papel de los confesores, como médicos y jueces, nunca debemos olvidar que, como médicos, están llamados a sanar, y como jueces, a absolver. (Discurso a los participantes de un “Curso sobre el foro interno” el 27 de marzo de 2015) 

Que los confesores no hagan preguntas inútiles, en cambio, que hagan igual que el padre en la parábola, que interrumpan el discurso preparado por adelantado por parte del hijo pródigo, para que los confesores aprendan a aceptar la súplica de ayuda y misericordia que brota del corazón de cada penitente. En resumen, los confesores están llamados siempre, a ser un signo de la primacía de la misericordia, en todas partes y en todas las situaciones, pase lo que pase. (MV, 17)

Por otro lado, un sacerdote no debe confundir la misericordia con la clemencia. “Deben tomar en serio tanto a Dios como al penitente”, explicó el Santo Padre a los seminaristas, “significa no pretender que nada de lo que la persona confiesa es realmente un pecado. Con demasiada frecuencia, las personas confunden ser misericordioso con ser indulgente. Decir ‘Oh, adelante, eso no es pecado’ es tan malo como insistir una y otra vez, ‘pero la ley dice esto’. … Ninguna respuesta toma al penitente de la mano y lo acompaña en el viaje de conversión”.

En lo que respecta a ofrecer la confesión, el Santo Padre hizo hincapié en la importancia de que este sacramento se ofrezca generosa y fielmente a las personas y se le de preferencia sobre otras actividades:

Si la reconciliación transmite la nueva vida del Señor resucitado y renueva la gracia bautismal, entonces su tarea es darla generosamente a los demás. Un sacerdote que no atiende esta parte de su ministerio, tanto en la cantidad de tiempo dedicado como en la calidad espiritual, es como un pastor que no cuida las ovejas que se perdieron; es como un padre que olvida al hijo perdido y deja de esperarlo. ¡Pero la misericordia es el corazón del Evangelio! No olviden esto: ¡la misericordia es el corazón del Evangelio! Es una buena noticia que Dios nos ama, que siempre ama al pecador, y con este amor lo atrae hacia Sí y lo invita a la conversión. (Discurso a los participantes de un “Curso sobre el foro interno” el 27 de marzo de 2015)  

Oremos en este Año de la Misericordia…

Como dicen los papas Juan Pablo II y Francisco: ¡el tiempo en que vivimos es un tiempo de misericordia! Pero seamos claros: la misericordia de Dios debe encontrar corazones abiertos y contritos. Sin una renovación de la práctica frecuente de la confesión, los fieles no podrán ser luz y sal en el mundo, sino que se convertirán en la parte más insípida del mundo. Todos los esfuerzos hechos en las conferencias de obispos, comités y actividades de los fieles, sin una sincera conversión, quedarán reducidos a la nada. 

En este Año Santo de la Misericordia, pedimos a nuestros lectores y participantes en el programa de la Cruzada por los Sacerdotes, que oren especialmente para que los sacerdotes presten atención al llamado del Santo Padre, a redescubrir y experimentar la belleza del sacramento de la Misericordia en sus propias vidas. Oremos para que los sacerdotes inmaduros puedan aprender a abrazar a sus penitentes con el corazón verdaderamente misericordioso del Buen Pastor, que no es rígido ni laxo. Oremos para que no se desanimen cuando las filas para la confesión sean cortas, oremos fervientemente por la conversión de sus feligreses y que los sacerdotes continúen disponiéndose generosamente, a pesar de sus ocupados horarios. Oramos también para que los obispos y los sacerdotes no tengan miedo de hablar a los fieles sobre la seriedad del pecado y que este no debe ser trivializado.

Oremos por todos los fieles para que ellos también puedan recuperar un fuerte sentido del pecado y tengan horror de él, y para que redescubran humildemente la grandeza y la belleza de ser perdonados en el sacramento de la misericordia. Oremos para que nosotros mismos también podamos hallar profundamente la Misericordia de Dios, encontrando así la paz mental y el alma que imparte el sacramento de la confesión y para el cual no hay sustituto. Finalmente, ¡nunca olvidemos orar y agradecer a nuestros propios confesores!