Cartas de formación - preparación a la CTA

CTA – Consagración a todos los Ángeles

2a etapa: primera carta

1a carta –

Primera carta de formación preparación a la CTA

Estimado miembro de la OA,
después de hacer la consagración al Santo Ángel de la Guarda, el hombre sentirá cada vez más el deseo de la santidad y de progresar en la vida espiritual. El Santo Ángel nos lleva a realizar la meta del Opus Angelorum (OA), que es la colaboración para la renovación de la vida espiritual en la Iglesia con el auxilio del Santo Ángel, en las direcciones fundamentales de Adoratio – Contemplatio – Expiatio – Missio, que son vividas y realizadas en todas las ramas de la Obra.

La Obra tiene como características sus propias consagraciones, oraciones y promesas:

  1. a) Consagración personal al santo ángel de la guarda ya todos los santos ángeles;
  2. b) ofrecerse para cualquier tipo de expiación, especialmente por los sacerdotes en peligro o desviados (oración expiatoria de Pío XI Jesu dulcissime, oración y consagraciones expiatorias de OA);
  3. c) la promesa de la comunidad de grupos individuales (ver estatutos § 21) y votos sagrados o vínculos similares (ver §§ 22, 52.57).
  • Efectos de la Consagración al Santo Ángel Custodio

La primera consagración de la Obra es al propio Ángel de la Guarda, por la cual nos convertimos en miembros de la Obra. El rito de esta consagración nos dice al respecto:

“La finalidad de la Consagración al Ángel Custodio es unirse al mismo Ángel Custodio, para que su ayuda hacia nosotros sea mucho más efectiva y avancemos más rápidamente en el camino hacia Dios. El santo ángel de la guarda quiere poner todas sus fuerzas para que nunca seamos separados de Dios. Quiere hablarnos más claramente a través de amonestaciones interiores, para animarnos más para el bien” (cf. CIC 350), quiere advertirnos de los peligros, iluminar nuestro espíritu para penetrar más profundamente en el conocimiento de Dios, en el temor de Dios y el amor a Dios, en la grandeza y el significado de la Palabra de Dios” (cf. Rito de Consagración). A través de la consagración al ángel de la guarda, nos hemos vuelto más abiertos a todos los servicios del ángel de la guarda ‘aquí en la tierra, especialmente para las obras de misericordia espirituales y corporales’ (cf. CIC 2447). Los ojos y los oídos, el corazón y las manos no solo se abrirán al ángel de la guarda, sino también al próximo. Así, la consagración al ángel de la guarda provoca una unión particular entre las personas. El santo ángel aplica su fuerza para que nunca más seamos separados de Dios.

Puede iluminar mejor nuestro espíritu para penetrar más en el conocimiento de Dios y su Palabra. Por la consagración a nuestro Ángel somos presentados por él a sus hermanos en los coros de Ángeles. Aprendemos a amar más el mundo de los ángeles, cuando luego nos encontraremos con todos los Ángeles en consagración a todos ellos.

Tareas para este mes:

  1. Haz un esfuerzo en este mes para mantener la 

2) El camino del crecimiento en la Obra dos Santos Anjos

2.1) La Obra de los Santos Ángeles se configura

– por la Palabra, – de Passio Domini, por la Cruz;

– por la doctrina de la Santa Iglesia y la literatura espiritual de OA;

– por el Pan Eucarístico, que es nuestro mejor alimento y el que siempre podemos contemplar en perpetua adoración.

Los miembros con la consagración al Ángel de la Guarda serán dirigidos por sacerdotes responsables y según las posibilidades. Ser miembro de la OA (simplemente por haber hecho la CAG, y sin pertenecer a un grupo particular de OA) se recomienda principalmente cuando circunstancias personales, deberes de estado o la distancia dificultan la incorporación de un determinado grupo de la OA, o lo hace imposible.

2.2) Dificultades

     Una de las principales razones por las que no progresamos en la vida espiritual es que no somos constantes en la práctica de la virtud. Y la principal causa de nuestra inconstancia es que nuestra voluntad está debilitada por el pecado original y personal. Si, por un lado, el enemigo agrava esta inconstancia natural, los ángeles nos ayudan a superarla.

Así como el ángel fortaleció a Jesús en el monte de Getsemani, los santos ángeles nos fortalecerán a nosotros. Jesús se arrodilló y oró: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lc 22,42). El Padre, sin embargo, no le quitó la copa. Pero envió un ángel con el cáliz de la fuerza para consolarlo (cf. Lc 22,43). Por eso Dios quiere enseñarnos a perseverar en las pruebas y vencer las tentaciones. Él nos concede la gracia de fortalecernos a través del ministerio de los ángeles, ya que ellos fortalecen nuestra voluntad.

2.3.) Deberes generales de la Obra

El primer deber es ser un cristiano activo dentro de la Santa Iglesia. Aquí es donde se basan los deberes fundamentales en la Obra:

   El gran amor a la oración, a la adoración, al trato íntimo con Dios; amor por la Palabra de Dios, por la meditación, por el silencio y la contemplación, y por poner en práctica este amor pacífico, meditativo y contemplativo; amor por la Cruz, sacrificio, expiación, principalmente por los sacerdotes; el amor a la obediencia, a ser enviado, a convertirse en “pan”, como el Señor.

2.4.) La actitud fundamental de reverencia

Lo primero que los Santos Ángeles enseñan al hombre es el profundo respeto por Dios (cf. Ex 3,2-5; Is 6,1-7; Ap 4,8-11; 5,8; 19,10) y toda la propiedad de Dios (cf. Za 3,2; 2P 2,11).

El temor de Dios es condición fundamental para toda actitud recta hacia Dios, para toda edificación, para todo crecimiento. Este miedo nos impide diluir la verdad sobre Dios, sobre Su Palabra y sobre las cosas eternas. El respeto es el ancla firme del amor y la obediencia. Del temor de Dios surge el respeto ante la Santa Madre Iglesia, ante cada sacerdote, en fin, todo lo consagrado a Dios, sea persona u objeto, pero también ante los superiores, el vecino, los ancianos, los enfermos y los desamparados. El don del temor de Dios está ligado a la confianza (cf. 2 Co 3, 4; Ef 3, 12), que brota de un corazón puro y un alma de niño, sencilla y sin complicaciones. Esta confianza atrae la ayuda de Dios, de María y de los Santos Ángeles. 

2.5.) El amor como primer deber de comunidad

    En las comunidades y grupos de la OA, el amor real y concreto a Dios y al prójimo es una condición fundamental. La paz del corazón y la paz de la comunidad deben ganarse y vivirse a diario. De la Santísima Eucaristía, los miembros reciben el amor en todas sus formas de comprensión y bondad, alegría y mansedumbre, disposición para el sacrificio y fuerza para vencer, fortaleza y fidelidad.

La envidia y los celos (cf. Stg 4, 14-16), la desconfianza y la antipatía, la falta de amor y respeto no pueden tolerarse en ninguna comunidad (cf. Ef 4, 26-32). Las faltas graves y repetidas deben subsanarse mediante la corrección fraterna, para que se restablezca la unidad en el amor y la paz en la comunidad (cf. CIC 1829).

2.6.) Objetivos de la formación

En la formación de los miembros y en su seguimiento en profundidad, se da prioridad a la profundización de la vida espiritual según las cuatro direcciones fundamentales (cf. §§ 10-14), a saber:

  1. a) la formación de sacerdotes y laicos para una vida intensa en la gracia;
  2. b) el cultivo de un amor profundo por la Santísima Eucaristía, la Cruz, Passio Domini y María;
  3. c) el despertar y fomentar el pensamiento expiatorio, así como el amor, dispuesto a ayudar, especialmente en los peligros del estado sacerdotal;
  4. d) la consolidación de la fuerza espiritual del combate, mediante consagraciones y promesas propias de la Obra;
  5. e) formación para el apostolado general y específico.

Como la mayoría de los casos de lucha de los espíritus tienen lugar por la Palabra de Dios y por la Palabra (cf.2 Co 10,3-5; Ef 6,11-17), los laicos también estarán adecuadamente formados en la doctrina de la Iglesia.

2.7.) Medios de formación

La formación de los miembros y su seguimiento se realiza, preferentemente:

– a través de jornadas de recogimiento y ejercicios espirituales;

– mediante cartas circulares, cartas de formación y otros escritos doctrinales;

– a través de trabajos escritos sobre temas recibidos sobre la espiritualidad y el apostolado de OA;

– a través de reuniones de formación, seminarios y congresos.

2.8.) La salvación de las almas como meta suprema

“Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn 3,16). “Si Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros” (1 Juan 4:11). “En esto sabemos lo que es el amor: en lo que dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos” (1 Jn 3,16), llevando las cargas unos de otros (cf. Gal 6,1-2), intercediendo ante Dios por los pecadores (cf. 1 Jn 5,16) y llevándolos perdido en la conversión (cf. St 5,19-20). Porque la salvación de las almas es la ley suprema en la Iglesia (cf. CIC 1572).

Las almas extraviadas o en peligro, deben ser ayudadas por medios espirituales de intercesión y expiación, obras de misericordia, hasta que estén una vez más firmemente sobre el terreno de Dios y de la Santa Iglesia. Para salvar almas, los miembros de la OA no rechazarán ningún posible sacrificio a su favor. El apostolado de OA, que se desarrolla bajo la protección y con la ayuda de los Santos Ángeles, se adapta a los diferentes estados y profesiones de los miembros y se adapta a sus respectivos deberes de estado.

  1. ¿Qué es una consagración?

En términos generales, la palabra “consagración” significa la dedicación de personas o cosas al culto divino. La persona u objeto se quita del uso profano y se coloca en el servicio santo de Dios. Este un santo estar “apartado” (o “separado”) se lleva a cabo mediante la iniciación directa de Dios o mediante un rito o una bendición. Es Dios quien elige a las personas para su servicio y las llama a la comunión contigo. Dado que Dios propone un pacto de amor, se requiere la libre respuesta de la criatura. Esta respuesta del hombre a Dios también se puede llamar “consagración”.

La ‘consagración’ y la ‘alianza’ se encuentran a lo largo de la historia de la salvación, y encuentran su cumbre y plenitud en Jesucristo. A través del ministerio de la Iglesia, Cristo realiza, en particular a través de los sacramentos, la consagración del hombre, otorgándole una participación en su sacerdocio y santidad.

Consagración a María y Ángeles

En vista de esta definición primaria de consagración, los teólogos a menudo han discutido si sería lícito consagrar a María, los Ángeles o los Santos. En primer lugar, hay que decir que la consagración fundamental y necesaria de todo cristiano es la consagración a Dios en el santo bautismo. Nuestra vida cristiana, o cualquier otro acto de culto, como la oración, el sacrificio o la consagración, está finalmente ordenado a desarrollar y perfeccionar la consagración bautismal en Cristo a través de una vida de virtud.

Entonces, ¿cuál es el valor de una consagración a María o a los ángeles? La consagración a una criatura es un fortalecimiento del vínculo que se ha establecido entre Dios y nosotros en el bautismo. Mediante la consagración a María, por ejemplo, estamos más estrechamente vinculados a Dios a través de la Virgen. Según San Luis María Grignón de Montfort, la consagración a María consiste en “entregarse íntegramente a la Virgen, para entregarse completamente a Jesús a través de ella”. El objetivo de toda consagración es, por tanto, estar más unidos a Jesucristo, a quien fuimos consagrados en el santo bautismo. En el caso de una consagración a los Santos Ángeles, estamos trayendo a otros a Jesús con la ayuda especial de los Santos Ángeles.

4) Diferencia entre la Consagración al Ángel de la Guarda y todos los Santos Ángeles en la OA

Antes de reflexionar sobre la Consagración a todos los santos Ángeles, veamos primero la diferencia entre la Congregación al Ángel de la Guarda y a todos los Santos Ángeles. La Consagración al Ángel de la Guarda se centra principalmente en nuestra propia santificación y en mi camino a Dios: “Aquí, enviaré un ángel delante de ti para mantenerte en el camino y presentarte el lugar que preparé. Escúchalo y escucha a su voz” (Ex 23,20-21). A través de la Consagración al Ángel de la Guarda, hablando de manera figurativa podemos decir que el ángel va, no frente a nosotros, sino que nos toma de la mano, es decir, a través de la consagración experimentamos aún más su ayuda e intercesión; por tanto, nos conduce a una mayor santidad. El ángel de la guarda, por supuesto, quiere llevarnos un paso más allá: que nosotros mismos nos convirtamos en ángeles de la guarda para los demás.

Si la Consagración al Ángel de la Guarda se centra en nuestra propia santificación, la Consagración a todos los santos Ángeles llama generosamente a trabajar por la salvación de las almas. Mediante la consagración al Ángel custodio, entramos en la Obra de los Santos Ángeles. La consagración a todos los santos ángeles la realizan únicamente aquellos miembros que se entregan activamente a los propósitos de la Obra. Tal consagración se considera una alianza entre los fieles y los santos ángeles, un acto consciente y espontáneo de reconocer y aceptar y tomar en serio su misión y lugar en la economía de la salvación.

Como muchas espiritualidades llevan sus rasgos característicos, como el “Totus tuus” del santo Papa Juan Pablo II, podríamos caracterizar la espiritualidad de la Obra con las palabras: “cum sanctis angelis”, es decir, “con los santos Ángeles”, o“ en comunión con los santos Ángeles ”. Debido a este estrecho vínculo con ellos, la comunidad del Opus Angelorum, y también cada miembro individual, recibe su marca.

El ángel de la guarda quiere que amemos siempre más a Jesús, que pensemos más en él durante nuestra vida diaria, que busquemos su rostro y hagamos su voluntad. También quiere unirse a nosotros en este amor por Dios. Él quiere que nosotros también, como él, brillemos. Esto es lo que debería distinguirnos de otras comunidades, es decir, que brillemos. Sólo entonces seremos verdaderamente “Obra de los ángeles”, cuando nuestras consagraciones estén tan íntimamente unidas a los santos Ángeles, que su luz se refleje en nosotros. De lo contrario, no seríamos más que una “organización”. Y el que dice: “No puedo hacer esto, esto es muy exigente para mí”, luego se detuvo.

¿Cómo llegamos a brillar? Por el amor que se da. El Señor quiere iluminarnos cada día más, para que este resplandor sea radiante. Pero, mientras todavía tengamos tantos lazos que nos conectan con la tierra, el yo, las cosas y asuntos cotidianos, no será posible brillar, el Señor no puede usarnos como personas que brillan. Debemos brillar en nuestra profesión, en nuestro entorno laboral, no solo en la iglesia. Todo nuestro ser, no importa dónde estemos o qué hagamos, todo debe brillar.

El amor a Dios te hace brillar. Una actitud de santa reverencia hace brillar la práctica de virtudes, como la humildad, la fuerza y ​​la fidelidad, para que unidos al Santo Ángel nos hagan brillar. Brillan la obediencia y la lealtad a la Iglesia. La santidad interior y la presencia de la gracia nos hacen brillar.

Cada comunidad tiene su propia característica, y la nuestra es que llevamos el Sagrado Rostro del Señor en la cruz; Él, que lleva la serenidad del brillo de la victoria en su rostro. El amor del Señor debe formar nuestro rostro, el rostro de la comunidad de los santos por venir: Ángel y hombre unidos en Dios.

5) Consagración a todos los santos ángeles

Más bien, la consagración a todos los santos ángeles del Opus Angelorum es un compromiso generoso y sobrio, en primer lugar, para luchar por la santidad y, en segundo lugar, para trabajar por la salvación de las almas. Mediante esta consagración, la persona se consagra a todos los santos ángeles que existen: esto incluye, por ejemplo, el ángel de la guarda de su párroco, el obispo e incluso el Papa, los ángeles de sus hijos, padres y colaboradores, él se consagra a los ángeles de los pecadores y santos, a los ángeles de las naciones, en fin, a los ángeles de todos los coros celestiales. Con la ayuda especial de los ángeles, el candidato se compromete a ayudar y cuidar a quienes Dios confía a sus oraciones, sacrificios o ayuda práctica. En pocas palabras: una persona se une a los ángeles para participar en la guerra angélica espiritual por la salvación de las almas y, especialmente, las almas de los sacerdotes. Pensándolo bien, nos damos cuenta de que es una gran gracia, pero también una gran responsabilidad.

Para hacerlo aún más claro, usemos una imagen: En la consagración al santo ángel, el ángel se inclina hacia nosotros. En consagración a todos los ángeles, el hombre es elevado a las alturas de los ángeles. En consagración al ángel de la guarda, el ángel lleva la solicitud, la preocupación, la responsabilidad y la tarea. En consagración a todos los ángeles, la tarea es del hombre. En consagración al ángel Custodio, el ángel se preocupa por el hombre. En consagración a todos los ángeles, el hombre se preocupa por los ángeles. A medida que ambos se esfuerzan, pueden alcanzar una unión más profunda, tal como la quiere Dios, que es el fin. El hombre se convierte en un instrumento del ángel, al mismo tiempo que el ángel se convierte en un instrumento para el hombre a través de tal unión.

El descenso del ángel de la guarda significa para él la imitación de Cristo mediante la humildad. Para el ángel es un verdadero sacrificio, aunque no sea sufrimiento. Por el contrario, la ascensión del hombre al Ángel no es un mero paseo, solo es posible a través de una profunda transformación. No hay transformación sin sacrificio. Dios une el sacrificio de ambos, hombre y ángel, para la consagración expiatoria, de modo que sean más efectivos para la obra de salvación. La consagración a los Santos Ángeles, cuando se vive correctamente, conduce a una vida de mayor perfección, en el espíritu de los consejos evangélicos, según el estado respectivo (cf. PO 5).

Al consagrarnos a todos los santos ángeles, pedimos la ayuda de los santos ángeles, y para eso ponemos a disposición nuestra fuerza, ​​disponibilidad y nuestras capacidades. Nos dejamos enviar a la batalla por el reino de Dios y por la salvación de las almas. Cuanto más consciente y amorosamente alguien se consagra a los Santos Ángeles, dispuesto a acogerlos, con tanta mayor fuerza pueden actuar sobre esa persona y por él.

La consagración a todos los Santos Ángeles debe ser tomada en serio, ya que se trata de nuestra perfección, nuestra santidad (cf. Novo Millenium Inneunte 30-31). A través de ella, nos fortalecemos interiormente para soportar las purificaciones en la tierra y crecer con ellas. Dios nos envía pruebas como gracia, como posibilidad de crecimiento.

La consagración a los Ángeles es también una declaración de guerra contra el enemigo, al que renunciamos en el Bautismo y luego, con la fuerza de la gracia del sacramento de la Confirmación, “para difundir y defender la fe con palabras y obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el Nombre de Cristo y nunca avergonzarse de la Cruz” (Cat. 1303). Podemos mantenernos firmes en la lucha contra el adversario de Dios (cf. Ef 6,10-18; St 4,7; 1P 5,8-9), rechazando sus ataques con mayor fuerza de gracia y mediación de los Santos Ángeles. Y cada victoria, lograda con la gracia de Dios, trae consigo nuevas gracias de fidelidad y amor, clarividencia y fortaleza.

Con estas características, entendemos que tal consagración no puede tomarse como ligera y fácil. No es una efusión sentimental. Conectarse con los santos ángeles significa asumir los peligros y las tristezas de la vida. Quien asuma tal consagración será probado con más fuerza. Viviendo estas pruebas, entendemos que Dios se toma en serio esta consagración. Para entrenarnos en el combate debemos aprender a dejarnos purificar aquí en la tierra. Debemos crecer en profundidad, debemos aprender a renunciar, a silenciar y a obedecer incondicionalmente.

A través de la consagración a todos los Ángeles pasamos de “ser niños” a “ser siervos”. El alma se vuelve flexible y responde con el mismo amor, sea cual sea el lugar o las circunstancias donde Dios la coloque.

La consagración a todos los ángeles no se centra tanto en la santificación en sí misma, sino en la salvación de las almas. Aprenderemos a ofrecer sacrificios continuamente por la salvación del mundo y Dios enviará las pruebas como gracia y oportunidad para el crecimiento espiritual.

La consagración a los ángeles generalmente requiere una preparación más prolongada bajo la guía del sacerdote competente. Se examina al candidato en cuanto a su aptitud, principalmente su aspiración a la perfección en las virtudes del temor de Dios y la fidelidad, de la humildad y la obediencia, del amor y del silencio, del orden y de la medida, así como en la imitación de María. También es necesario tener salud espiritual y psíquica, así como un carácter equilibrado. Más detalles y pormenores regulan los estatutos de cada grupo, respectivamente.

Historia del Angel

Mi amigo Marcelo vivía con su madre y su hermana en un barrio no muy tranquilo de una gran ciudad del interior de São Paulo. Una vez, mientras viajaba, Marcelo pensó en la seguridad de la casa y rezó a su ángel de la guarda: “¡Santo ángel, cuida y guarda nuestra casa!” Cuando regresaron, un amigo le preguntó quién era la persona que se había quedado en su casa. Marcelo estaba asombrado, ya que había dejado la casa vacía. Entonces esta amiga le dijo que ella lo había llamado, cuando hubo el siguiente diálogo: “¿Está Marcelo ahí?” “No.” “¿Quien habla?” “Yo soy la Guardia”. Sorprendido, Marcelo recordó la petición que le había hecho al santo ángel de la guarda … ¿No son ellos los mensajeros enviados por Dios para servir a los que tienen que heredar la salvación? (Hb 1,14).