San Pablo y la creación de los ángeles

¡Queridos hermanos en el sacerdocio!

Consideramos en la última meditación la creación de los ángeles en San Pablo. El punto principal que señaló el apóstol, fue su relación con Cristo. “Él es la imagen del Dios invisible…, en Él fueron creadas todas las cosas… Tronos, Dominios, Principados o Virtudes… por Él y para Él” (Col 1,15-17). La intención de San Pablo es tan fuerte, que fuimos conducidos a “la liturgia cósmica”, es decir, a la alabanza angelical que abraza toda la creación: “El mundo en todas sus partes” tiene que “convertirse en un culto a Dios… una liturgia de Dios “para alcanzar” su objetivo (Benedicto XVI, 29 de junio de 2008). En este texto, San Pablo no solo habla de ángeles, sino que ofrece indicaciones sobre grupos entre ellos; podemos echar un vistazo más de cerca a esto.

  1. “En Él todas las cosas… en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles”

En la Carta a los Colosenses, San Pablo ofrece un hermoso himno sobre Cristo y enseña acerca de la creación de los ángeles: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación; porque en él fueron creadas todas las cosas, en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos o dominios o principados o autoridades” (Col 1, 15-17). En otra ocasión, toma prestadas del salmista dos imágenes que expresan el amor, la sumisión y el carácter de los ángeles: “De los ángeles dice: ‘El que hace a sus ángeles vientos, y a sus siervos llamas de fuego” (Heb 1, 7).

San Pablo se convirtió a través del inolvidable encuentro con Cristo antes de Damasco (cf. Hch 9, 1-25; 22, 1-16; 26, 9-18; Gál 1, 12-17). Nunca se sabrá cuán profundamente fue tocado san Pablo: toda su vida futura y su enseñanza tienen su origen en ese primer encuentro (compárese el efecto de la visión de Ignacio cerca de Manresa; cf. El Peregrino, 31): Cristo, Aquel que muerto, está realmente vivo, ha resucitado, se apareció a Pablo y se identificó con los cristianos.

San Pablo se refiere a la creación de los ángeles, pero precisamente en aras de la mayor alabanza y gloria de su Señor y Dios. En el himno solemne sobre Cristo antes mencionado, expresó su fe en Cristo como el verdadero y eterno Hijo de Dios. Él es, con el Padre y el Espíritu Santo (cf. 2 Co 13, 13), divino, eterno, todopoderoso, el Único Creador: “En Él fueron creadas todas las cosas, en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles… todas las cosas fueron creadas por medio de él y para él. Él es antes de todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten” (Col 1, 15-17; cf. Heb 1, 1-3). La fórmula “cielo y tierra” nos recuerda el comienzo mismo de la Sagrada Escritura: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn 1, 1). San Pablo llama a toda la creación a dar testimonio de la grandeza y majestad de Jesús. La Iglesia lo expresa solemnemente en la Liturgia de los santos ángeles:

Padre, todopoderoso y eterno Dios, nos hace bien siempre darte gracias en todas partes y en todo lugar. Al alabar a tus fieles ángeles y arcángeles, también alabamos Tu gloria, porque al honrarlos, te honramos a Ti, su Creador. Su esplendor nos muestra tu grandeza, que sobrepasa en bondad a toda la creación. Por Cristo nuestro Señor, el gran ejército de ángeles se regocija en tu gloria. (Prefacio de los Ángeles)

Vale la pena señalar que la liturgia se caracteriza principalmente por esta dirección, la alabanza y la gloria de Dios: “Por Él, con Él, en Él, en la unidad del Espíritu Santo, toda gloria y honra es Tuya, Padre Todopoderoso, por los siglos de los siglos”.

Cada criatura, con sólo existir, da testimonio de la grandeza de Dios, Su sabiduría y poder infinitos, Su amor y atención hacia las cosas más grandes y pequeñas.

  1. Los ángeles en la presencia de Dios

Podemos sorprendernos al ver que San Pablo invoca al “cielo”, es decir, a los espíritus puros para describir y explicar quién es Cristo. Sin embargo, cuando describió la encarnación de Cristo a los filipenses, también terminó con la siguiente exhortación universal:

Se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, incluso la muerte de cruz. Por tanto, Dios le ha exaltado hasta lo sumo y le ha dado el nombre que es sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre. (Filipenses 2, 9-11)

a) “En la presencia de Dios”.

¡Qué mayor testimonio de Cristo podemos encontrar que la humildad y la adoración de los espíritus puros y su disposición desinteresada para asumir cualquier servicio para Él! San Pablo no amplía su descripción; pero San Juan nos da una idea de quiénes son, describiendo a uno como “envuelto en una nube, con un arco iris sobre su cabeza, y su rostro… como el sol, y sus piernas como columnas de fuego” (Ap 10, 1; cf. Ez 10, 2-3). Los santos ángeles doblan sus rodillas ante Dios y ante Cristo, el Hijo de Dios. Están asombrados de Él, no quieren conocer nada más que no sea su Señor y Dios. Estar “en la presencia de Dios” es como la tarjeta de identidad de los ángeles fieles.

San Rafael dijo a Tobit y a su hijo: “Yo soy Rafael, uno de los siete santos ángeles que… entran en la presencia de la gloria del Santo” (Tob 12,15). San Gabriel también dice: “Yo soy Gabriel, que estoy en la presencia de Dios” (Lc 1, 19). Y Jesús mismo lo confirma, “en el cielo sus ángeles ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mt 18,10). Los serafines fueron vistos por Isaías con “el Señor sentado en un trono… Por encima de él estaban los serafines… Uno llamó a otro y dijo: “Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria” (Is 6, 1-3). Con respecto a los querubines, Dios mismo le dio a Moisés la orden sobre el propiciatorio:

Haz un querubín en un extremo y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. Los querubines extenderán sus alas arriba, cubriendo con sus alas el propiciatorio, sus rostros el uno al otro; hacia el propiciatorio estarán los rostros de los querubines. (Éx 25, 18-21)

San Juan también escribe: “Vi a los siete ángeles que estaban delante de Dios” (Ap 8, 2).

La decisión de los ángeles en su prueba fue precisamente esta: estar o no estar en la presencia de Dios, darle o no el honor debido en la adoración, doblar o no la rodilla ante Cristo, el eterno Hijo, Uno con el Padre. Los santos quieren ser y son su glorificación viva.

b) “Andad delante de mí y sed irreprensibles”.

San Pablo señala a los fieles ángeles adoradores: “Adórenle todos los ángeles de Dios”. (Heb 1, 6) Esta respuesta angelical debería ser una luz para el hombre. Él también tiene que reconocer a Dios como su creador y darle una respuesta completa. Esto ya fue reconocido por los patriarcas y transmitido a lo largo de la historia bajo el ideal de “caminar en la presencia de Dios”; se convirtió en sinónimo de santidad. Se menciona por primera vez a Enoc que “caminó con Dios” (Gn 5,22); luego de Noé (cf. Gn 6, 9) y Abraham: “El Señor se le apareció a Abram y le dijo: ‘Yo soy el Dios Todopoderoso; camina delante de mí y sé perfecto”. (Gn 17,1) Jacob se refirió dos veces a este ideal: “El Señor, delante de quien camino, enviará su ángel contigo…” (Gn 24,40), y al final de su vida “Bendijo a José, y dijo: ‘El Dios delante de quien caminaron mis padres Abraham e Isaac… bendice a los muchachos’ (Gn 48, 15ss; cf. 1R 8,25; 2R 20,3; 2Cr 6,16: Ez 28,14). Vivir en la presencia de Dios significa beneficiarse de todo su amor y atención, o, como dice el salmista: “En tu presencia hay plenitud de gozo, en tu diestra placeres para siempre” (Sal 16,11).

Sin duda, San Pablo se encuentra en esta tradición; no ve a los ángeles excepto en su total entrega a Dios, por medio de Cristo, al Padre. Esto contribuye también a su ferviente celo por Dios. Cuando vio el altar al Dios desconocido en Atenas, inmediatamente les habló del “Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, siendo Señor del cielo y de la tierra,… (Quien) da a todos los hombres vida y aliento y todo… No está lejos de cada uno de nosotros, porque ‘En Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”. (Hch 17, 24-28; cf. Rm 1, 19-20; sobre esta cita de Séneca cf. Benedicto XVI, Audiencia del 2 de julio de 2008). Dios es grande, infinito y, sin embargo, está cerca de nosotros; todo está abierto ante Él, que prueba “la mente y el corazón” (Sal 7,10) y cada uno tiene que rendirle cuentas.

  1. Creado para la adoración

San Pablo concluye su presentación de Jesús con la amonestación: “Trabaja tu propia salvación con temor y estremecimiento; porque Dios obra en vosotros, tanto el querer como el obrar para su beneplácito” (Fil 2,12-13). Pablo tiembla de santo temor en la presencia de Dios. Es una ayuda para él saber que Dios nos envía a sus santos ángeles: “¿No son todos espíritus ministradores enviados para servir, por el bien de aquellos que han de obtener la salvación?” (Heb 1,14; cf. Lc 1,19; Gn 24,40).

La creación, existencia y adoración de los ángeles nos recuerda que también nosotros existimos solo para glorificarlo y adorarlo, “para reconocerlo como Dios, como Creador y Salvador, Señor y Amo de todo lo que existe, como Amor infinito y misericordioso”. (CCC 2096f). Existimos y vivimos para Su mayor gloria, “Te alabamos por Tu gloria” (cf. Gloria de la Santa Misa). En palabras de San Pablo, se supone que debemos orar sin cesar: “¿Qué tienes que no hayas recibido? Si entonces lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no fuera un regalo? (1Cor 4,7)

Por eso, “Siempre damos gracias a Dios…” (1 Tes. 1, 2), “regocíjense siempre, oren constantemente, den gracias en toda circunstancia; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5, 16-18). “Sed constantes en la oración” (Rom 12, 12), “orad en todo momento en el Espíritu, con toda oración y ruego” (Efesios 6, 18), porque “nosotros… hemos sido destinados y designados para vivir para la alabanza de Su gloria” (Efesios 1, 11-12). Rom 15,16 según el Santo Padre apunta a “la liturgia cósmica en la que el mundo mismo se convertirá en culto de Dios, oblación en el Espíritu Santo. Cuando el mundo en todas sus partes se haya convertido en liturgia de Dios, cuando en su realidad se haya convertido en adoración, entonces habrá alcanzado su meta”; por eso tenemos que “convertirnos en verdaderos liturgistas de Jesucristo” (Benedicto XVI, 29 de junio de 2008).

  1. ¡Queridos hermanos en el sacerdocio!
En Cristo, por Él y para Él fueron creadas todas las cosas, en el cielo y en la tierra… en Él todas las cosas se mantienen unidas. Este es el gran llamado a la santidad, a caminar en la presencia de Dios, a orar sin cesar. Dios, que inició la buena obra, la llevará también “a cumplirse el día de Jesucristo” (Fil 1, 6). Antes de que Jesús enviara a los apóstoles, “nombró a doce para que estuvieran con él” (Mc 3, 14; cf. Jn 12, 26; 17, 24) como los ángeles que “siempre se mueven en Dios” (Benedicto XVI, Homilía a los sacerdotes el 11 de septiembre de 2006). “Con la conciencia de que la acción sigue al ser y que el alma de todo apostolado es la intimidad divina” (cf. Congregación para el Clero, Llamamiento a la adoración eucarística, 8 XII, 2007), busquemos la ayuda de los santos ángeles en la presencia de Dios, para que nos lleven por medio de Cristo al Padre.