Retiro de Pentecostés 2020: 3a meditación: Adoración-3

LA SANTIDAD DE DIOS Y LA ADORACIÓN

II ADORACIÓN, RESPUESTA DEL HOMBRE A LA SANTIDAD DE DIOS

Habiendo hablado de la santidad de Dios y de la participación de las criaturas en esa santidad, ahora llegamos a la consideración de la respuesta adecuada del hombre a la santidad de Dios: la adoración. Así como el concepto de santidad tiene muchas facetas, también las tiene el concepto de adoración. La adoración, en primer lugar, es el mayor acto de adoración de la creación. Es darle a Dios lo que le pertenece solo a él, el que en sí mismo es santo. Es la forma suprema de reverencia, gloria y honor. Pero la adoración también es el intento de la creación, por alcanzar, con la ayuda de la invitación y la gracia de Dios, su  santificación en la presencia de Dios. Así que ahora debemos considerar estos dos aspectos de la adoración: como un acto de reverencia a Dios, y como un medio de santificación para las criaturas.

Sección 1 Adoración: La adoración perfecta de Dios

“Bendice al Señor todas tus obras del Señor, alabadlo y exaltadlo sobre todo para siempre” (Dan 3,35)

En primer lugar, la adoración responde a la santidad de Dios al reconocer que Dios es realmente santo. Esto se manifiesta en la descripción de la Sagrada Escritura, sobre  la adoración rendida a Dios por los ángeles. Las Escrituras nos dicen que los ángeles exclaman sin cesar “¡Santo, Santo, Santo Señor, Dios de los ejércitos!” (Is 6, 2-3; Apocalipsis 4, 8). El acto de adoración más perfecto, amoroso y lleno de deleite, es la declaración de que Dios es santo. La adoración es la confesión de una criatura sobre la verdad de la absoluta soberanía y dignidad de Dios. “¡Digno eres tú, Señor, de recibir poder, riqueza, sabiduría, poder, honor, gloria y bendición!” (Apocalipsis 4,11). 

Toda la creación existe para darle gloria a Dios. “Los cielos proclaman la grandeza del Señor y el firmamento revela su obra” (Salmo 19, 1). Los tres jóvenes que fueron arrojados al horno de fuego como se registra en el Libro de Daniel cantaron un himno que convocó a todos los elementos de la creación a alabar y bendecir al Señor. “El sol y la luna, las estrellas del cielo, la lluvia y el rocío… alaben y exulten al Señor para siempre” (Dan 3, 35-68).

Pero mucho más que cualquier elemento irracional en la creación, los hombres y los ángeles están llamados a rendir adoración a Dios. La seriedad de la obligación de manifestar la santidad de Dios en todo momento se ve en la vida de Moisés. Está escrito que nunca hubo un profeta como Moisés antes o después de él, ya que habló con Dios cara a cara. Sin embargo, a pesar de su dignidad especial, a Moisés no se le permitió entrar en la Tierra Prometida. La razón por la que se le negó este privilegio le fue dicho por Dios: ” Porque no lograste manifestar mi santidad en presencia del pueblo de Israel… verás la tierra delante de ti; pero no irás allí, a la tierra que doy al pueblo de Israel “(Deut 32, 51-52). 

Jesucristo ha dado a los ángeles y a los hombres el acto perfecto de adoración al permitirnos participar en su propio sacrificio de alabanza ofrecido a Dios nuestro Padre en la Cruz. Tenemos acceso a esto especialmente a través de la sagrada liturgia, como se explicó en las conferencias de la Carta de Formación del mes pasado. Pero es importante darse cuenta de que nuestra obligación de “manifestar la santidad de Dios” no se limita a nuestra participación en la sagrada liturgia. La unión con Cristo obtenida en la liturgia se prolonga por nuestra práctica de adoración. El papa Juan Pablo II escribió:

La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad de adoración eucarística. Jesús nos espera en este sacramento del amor. No rechacemos el tiempo para ir a su encuentro en adoración, en una contemplación llena de fe… Que nuestra adoración nunca cese.

Estamos llamados a adorar a Dios en espíritu y en verdad en todo momento, en todas nuestras actividades: “Háblense unos a otros con salmos, himnos y cantos espirituales, y canten y alaben de todo corazón al Señor.  Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.“(Efesios 5, 19-20). “Ya sea que comas o bebas, o hagas lo que hagas, haz todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10,31).

“Que toda carne mortal se calle” (Liturgia de Santiago)

Como hemos dicho, la adoración es principalmente un reconocimiento de la santidad de Dios. Ya hemos mencionado el contraste entre lo sagrado y lo profano. La historia de los dos hijos de Aarón mostró que a Dios no le agrada que se le ofrezca “fuego profano”. Es por esta razón que nuestra adoración debe estar libre de cualquier “sacrilegio”. Es decir, debemos tener cuidado de contradecir el acto mismo de adoración introduciendo elementos profanos en él. Por ejemplo, el Papa San Pío X escribió un documento sobre música sagrada en el que dijo: “La música sagrada debe ser santa y, por lo tanto, excluir todo lo que es secular, tanto en sí misma como en su interpretación”. Este es un principio que se aplica no solo a la música sagrada, sino a todos los elementos que intervienen en la sagrada liturgia y nuestras relaciones con Dios en la adoración. La antigua liturgia de Santiago contiene lo que se llama “El himno de Cherubic” cuyas letras dicen:

Que toda carne mortal esté en silencio, y permanezca de pie con temor y temblor, y no medite nada terrenal en sí mismo: – Pues el Rey de reyes y Señor de señores, Cristo nuestro Dios, se presenta para ser sacrificado, y para ser dado como alimento a los fieles; y las bandas de ángeles van delante de él con todo poder y dominio, los querubines de muchos ojos y los serafines de seis alas, cubriendo sus rostros y gritando en voz alta el himno, Aleluya, Aleluya, Aleluya.

Uno de los himnos ingleses más bellos tiene sus letras basadas en este antiguo himno: “Let All Mortal Flesh Keep Silence”. Meditar sobre nada terrenal expresa esa actitud propia de la adoración. Es decir, no permitas intencionalmente pensamientos o actitudes mundanas y profanas que preocupen la mente o el corazón.    

Está claro, dada la debilidad de nuestro estado caído, las distracciones seguramente vendrán. Todos los temas que distraen y que son motivo de grave preocupación deben formar parte de nuestras oraciones a Dios. La adoración, como hablaremos más adelante, es una sumisión de todas estas cosas a Dios. Todos los demás temas, que no son serios, simplemente deben dejarse de lado tan pronto como sean reconocidos.

La adoración es principalmente un acto interior de la mente y la voluntad: “la mente percibe que la perfección de Dios es infinita, la voluntad nos ordena ensalzar y adorar esta perfección”. Pero la naturaleza humana exige que el acto interior se exprese externamente. En el Libro de Apocalipsis esto se muestra: “Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se inclinaron delante del trono hasta tocar el suelo con la frente, y adoraron a Dios diciendo: «¡Amén! La alabanza, la gloria, la sabiduría, la gratitud, el honor, el poder y la fuerza sean dados a nuestro Dios por todos los siglos. ¡Amén! » “(Apocalipsis 7, 11-12). Además, la expresión externa ayuda a reforzar los actos interiores. Como escribió Santo Tomás: “Es connatural en nosotros pasar de los signos físicos a la base espiritual sobre la que descansan”.

Es por estas razones que la adoración debe influir en nuestra postura y, en la medida de lo posible, en nuestra vestimenta y otras actitudes, cada vez que nos dedicamos a la adoración y la oración eucarísticas. Por ejemplo, la costumbre de descuidarnos o relajarnos en nuestras posturas, en presencia del Santísimo Sacramento, en aras de la comodidad, es contraria al espíritu de adoración. Lo más probable es que pocos de nosotros podamos imitar a los santos como Santa Margarita María Alacoque, que siempre se arrodillaba ante el Santísimo Sacramento, sin hacer el más mínimo movimiento, incluso en las numerosas ocasiones en que rezaba durante nueve horas o más sin interrupción. Sin embargo, sabemos que Dios permite que los santos tengan tal resistencia sobrehumana, para estimular al resto de nosotros a hacer un poco más en la medida de lo posible.

También con respecto al vestido, puede ser que en ciertas circunstancias no podamos evitar usar ropa que sea muy informal para la misa, o en presencia del Santísimo Sacramento. Pero debemos considerar el cuidado que tendríamos si tuviéramos una reunión especial con algún dignatario, cómo nos aseguraríamos de tener la ropa adecuada. En mayor medida, deberíamos estar vestidos adecuadamente para encontrarnos con el Dios Creador en adoración. Esta es una lección de particular importancia para los estadounidenses contemporáneos.

Hay muchas otras aplicaciones sobre el principio de excluir lo profano de nuestra adoración. Pero dejaremos estos pocos ejemplos como indicaciones de otros a los que puedan llegar con su propia oración y reflexión.

La actitud de adoración no solo debe marcar nuestra relación directa con Dios, sino también todas las cosas que participan o están asociadas con la santidad de Dios. Como hemos dicho, todo lo que es santo es así en virtud de participar en la santidad de Dios. Por lo tanto, profanar cualquier cosa que sea santa o sagrada es una ofensa contra la santidad de Dios. Esto se aplica a los tiempos santos: domingos y solemnidades; lugares santos: iglesias, santuarios, lugares de oración; objetos sagrados: objetos utilizados para la liturgia y sacramentales; personas santas: los santos, los ángeles; personas consagradas: ministros religiosos y ordenados. Vivimos en una época en que nada es sagrado, y todo se puede usar como tema de broma. Nuestra propia práctica de adoración y nuestra negativa a participar en cualquier forma de profanación de las cosas sagradas, debe proporcionar un testimonio vivo a esta “generación malvada y perversa”.

“Hacer perfecta la santidad en el temor de Dios” (2 Cor 7, 1)

 

Una actitud particular que debe marcar nuestra relación con Dios es la de la reverencia o temor santo. La Carta a los Hebreos amonesta a los cristianos: “Ofrezcamos a Dios adoración aceptable, con reverencia y temor; porque nuestro Dios es un fuego consumidor” (Hebreos 12,28). “El temor del Señor es el principio de la sabiduría… Temer al Señor es la medida completa de la sabiduría” (Sir 1, 14-16). Cuando el sacerdote reza el Prefacio del Canon de la Misa, a menudo hay una línea que dice: “Tremunt potestates…” (Las potestades del cielo tiemblan) ante la presencia de Dios. El viejo dicho dice: “los tontos se apresuran donde los ángeles temen pisar”. Si el temor al Señor es el comienzo de la sabiduría, la falta de ella es el comienzo de la necedad.