Retiro de Pentecostés 2020: 6a meditación: Contemplación-2

La Meditación

Predisposiciones para la adquisición de la sabiduría a través de la meditación

La meditación, también conocida como oración mental, o simplemente oración, es uno de los medios fundamentales para disponernos para la maduración de la Vida de Cristo en nuestras almas. En el concepto de meditación, deseamos incluir una variedad de elementos, y debemos asumir una serie de predisposiciones.

La primera de las predisposiciones necesarias es una cierta pureza del cuerpo y la integridad de la mente. El libro de la Sabiduría comienza con esta advertencia: “Porque los pensamientos perversos separan a los hombres de Dios, y cuando su poder se prueba, convence a los necios; porque la sabiduría no entrará en un alma engañosa, ni morará en un cuerpo esclavizado por el pecado” (Sb 1, 3-4). Debemos estar libres de lo que las Escrituras se refieren como la “sabiduría de la carne”. San Pablo habla de esto en su carta a los romanos: “La mente puesta en la carne es hostil a Dios; no se somete a la ley de Dios, de hecho no puede; y los que están en la carne no pueden agradar a Dios” (Romanos 8, 7). La Vulgata traduce así: “la sabiduría de la carne es enemiga de Dios”. 

La segunda predisposición necesaria para adquirir sabiduría es combatir la falsa sabiduría del mundo. Es decir, el mundo tiene su propio conjunto de objetivos y estándares. Si alguien trata de vivir de acuerdo con estos estándares, necesariamente será infiel a la sabiduría de Dios. La mediación en las verdades eternas es la manera de formar la mente según los estándares de Dios. Uno debe hacer todo lo posible para juzgar todas las cosas de acuerdo con el valor que tienen a los ojos de Dios. La pobreza de espíritu, como se mencionó en una conferencia anterior, es una disposición clave para la recepción del don de la sabiduría.

Un tercer requisito previo es la necesidad de cierto grado de libertad. El libro de Sirácides deja esto claro: “La sabiduría del escriba exige tiempo y dedicación, y el que no está absorbido por otras tareas, se hará sabio. ¿Cómo se hará sabio el que maneja el arado y se enorgullece de empuñar la picana, el que guía los bueyes, trabaja con ellos, y no sabe hablar más que de novillos? Él pone todo su empeño en abrir los surcos y se desvela por dar forraje a las terneras. Lo mismo pasa con el artesano y el constructor, que trabajan día y noche; con los que graban las efigies de los sellos y modifican pacientemente los diseños: ellos se dedican a reproducir el modelo y trabajan hasta tarde para acabar la obra. Lo mismo pasa con el herrero, sentado junto al yunque,con la atención fija en el hierro que forja: el vaho del fuego derrite su carne y él se debate con el calor de la fragua; el ruido del martillo ensordece sus oídos y sus ojos están fijos en el modelo del objeto; pone todo su empeño en acabar sus obras y se desvela por dejarlas bien terminadas. Lo mismo pasa con el alfarero, sentado junto a su obra, mientras hace girar el torno con sus pies: está concentrado exclusivamente en su tarea y apremiado por completar la cantidad …” … Por otro lado, el que se dedica al estudio de la ley del Altísimo buscará la sabiduría de todos los antiguos, y se preocupará con profecías preservará el discurso de hombres notables y penetrará las sutilezas de las parábolas; buscará los significados ocultos de los proverbios y se sentirá como en casa con el misterio de las parábolas (Sir 38,24 – 39, 3). 

Meditación sobre la Sagrada Escritura

Una de las formas más fundamentales en las que practicamos la meditación es a través de la meditación en la Sagrada Escritura. Se dijo que la sabiduría consiste en la visión de las cosas en la eterna Palabra de Dios. En la Sagrada Escritura, la Palabra eterna habla al hombre en lenguaje humano. El Catecismo de la Iglesia Católica enseña: “A través de todas las palabras de la Sagrada Escritura, Dios habla una sola Palabra, su única Exclamación, en la que se expresa completamente … Por esta razón, la Iglesia siempre ha venerado las Escrituras tanto como ella venera El Cuerpo del Señor. Ella nunca deja de presentar a los fieles el pan de vida, tomado de la única mesa de la Palabra de Dios y el Cuerpo de Cristo ” (CIC 102-103). En otro lugar, el Catecismo dice: “Dios es el autor de la Sagrada Escritura. Las realidades divinas reveladas, que están contenidas y presentadas en el texto de la Sagrada Escritura, han sido escritas bajo la inspiración del Espíritu Santo” (CCC 105) .     

Siguiendo el hecho de que las Sagradas Escrituras son la Palabra de Dios, una forma primaria de meditar es a través de la lectura reflexiva de las Sagradas Escrituras. Hay varios pasajes del texto inspirado que expresan esta verdad: “Cuando se presentaban tuspalabras, yo las devoraba, tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque yo soy llamado con tu Nombre, Señor, Dios de los ejércitos.” (Jer 15,16). “Entonces dije –¡y este es mi dolor!–: “¡Cómo ha cambiado la derecha del Altísimo!”. Yo recuerdo las proezas del Señor, sí, recuerdo sus prodigios de otro tiempo;” (Sal 77, 11-12).  “Examina detenidamente los preceptos del Señor y medita sin cesar sus mandamientos: él mismo afirmará tu corazón y te dará la sabiduría que deseas.” (Sir 6,37). “y que desde niño conoces las Sagradas Letras, que pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.” (2Tim. 3,15). 

Es importante no descuidar la meditación de la sabiduría de la Palabra de Dios contenida en el Antiguo Testamento. Los cristianos deben reflexionar sobre la Ley, los Profetas y los Libros de la Sabiduría, así como la forma en que Dios instruyó a su pueblo a través de muchos eventos históricos en el curso de la historia de la salvación. Pero el Antiguo Testamento solo puede entenderse completamente a la luz del Nuevo Testamento, especialmente a la luz del misterio pascual de Cristo. Como Santo Tomás escribió una vez:

La frase “corazón de Cristo” puede referirse a la Sagrada Escritura, que da a conocer su corazón, cerrado antes de la Pasión, ya que la Escritura era incomprensible. Pero la Escritura se ha abierto desde la Pasión; desde el momento en que aquellos la han entendido, han considerado y discernido de qué manera deben interpretarse las profecías.

En el Nuevo Testamento, las Cartas de los Hechos de los Apóstoles y el Apocalipsis arrojan luz sobre el misterio de Dios y su misericordia hacia los hombres. Estos deben ser bien conocidos por todos los cristianos. Pero el Evangelio en sus cuatro partes merece nuestra más alta consideración. Como Sta. Teresa escribió una vez: “Pero, sobre todo, son los Evangelios los que ocupan mi mente cuando estoy rezando; mi pobre alma tiene tantas necesidades y, sin embargo, esta es la única cosa necesaria. Siempre encuentro una luz fresca allí, significados ocultos y fascinantes”. Los escritores sagrados del Evangelio pasan una cantidad considerable de tiempo contando la pasión y la muerte de Cristo. Esto se debe a que la más alta sabiduría de Cristo se manifestó en la Cruz. La cruz de Cristo es la sabiduría de Dios, como escribió San Pablo: “Predicamos a Cristo crucificado, un obstáculo para los judíos y la locura para los gentiles, pero para aquellos que son llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es la fuerza  y la sabiduría de Dios” (1 Cor 23-24). 

El Concilio Vaticano II enfatizó la importancia que tiene para todos los fieles, leer y meditar en las Escrituras:

El Sínodo Sagrado exhorta de manera enérgica y específica a todos los fieles cristianos, especialmente a aquellos que viven la vida religiosa, a aprender “el conocimiento superior de Jesucristo” (Filipenses 3, 8) mediante la lectura frecuente de las divinas Escrituras. “La ignorancia de las Escrituras es la ignorancia de Cristo”. Por lo tanto, déjenlos ir con gusto al texto sagrado en sí mismo, ya sea en la sagrada liturgia, que está llena de palabras divinas, en la lectura devota, en ejercicios adecuados o cualquier otra variedad de ayudas que, con la aprobación y guía de los pastores de la Iglesia, felizmente se estén extendiendo por todas partes en nuestros días. Sin embargo, que recuerden que la oración debe acompañar la lectura de la Sagrada Escritura, para que tenga lugar un diálogo entre Dios y el hombre… Pues “le hablamos a él cuándo oramos; le escuchamos cuando leemos los oráculos divinos”. “.

El punto de cierre que hace el Concilio es de particular importancia, debemos leer las Escrituras en oración. No debemos leer la Biblia como si leyéramos el periódico. Es la Palabra de Dios, que “es viva y activa, más afilada que una espada de dos filos, penetrando en la división del alma y el espíritu, de las articulaciones y la médula, y discerniendo los pensamientos e intenciones del corazón” (Heb 4,12). El Catecismo escribe: “La fe cristiana no es una” religión de libro”. El cristianismo es la religión de la ‘Palabra’ de Dios, ‘no es una palabra escrita y muda, sino encarnada y viva’. Para que las Escrituras no sigan siendo letra muerta, Cristo, la Palabra eterna del Dios viviente, debe, por medio del Espíritu Santo, “abrir [nuestras] mentes para entender las Escrituras” (CIC 108).    

Cómo meditar en la Sagrada Escritura

Es apropiado comenzar la lectura de la Sagrada Escritura con una oración al Espíritu Santo. También es útil pedirles a los ángeles que iluminen nuestra mente mientras nos adentramos en  las Escrituras. Así como el profeta Daniel fue asistido por San Gabriel en la comprensión de ciertas profecías, también nosotros seremos ayudados si pedimos la asistencia de los ángeles (cf. Dan 9, 20-27). 

Las Escrituras deben ser leídas y releídas, meditando en cada palabra y también memorizando muchas de ellas. María es nuestro modelo respecto a este tema, “María guardó todas estas cosas, reflexionando sobre ellas en su corazón” (Lc 2,19, 51). Esta es la manera de cumplir el consejo de San Pablo: “La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza…” (Col 3,16).  

La finalidad de la meditación no es simplemente saber más, sino amar más. Esto es particularmente cierto en la meditación sobre la Sagrada Escritura. San Agustín escribió:    

Todo estudiante sincero de las Sagradas Escrituras se ejercita, para no encontrar nada más en ellas, sino que Dios sea amado por su propio bien, y nuestro prójimo por el amor de Dios; y que Dios debe ser amado con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, y al prójimo como a uno mismo.

Cuatro sentidos de la escritura

Sin embargo, la meditación sobre los pasajes de las Escrituras debe basarse en una interpretación sólida de las mismas. Es útil darse cuenta de que en la Biblia hay varios sentidos de significado. Estos sentidos transmiten la profundidad del significado que pretende el Autor divino, el Espíritu Santo.

Tradicionalmente se consideran cuatro sentidos de la Sagrada Escritura. El primer sentido se llama sentido literal o histórico. Este se refiere al significado literal de cualquier pasaje en particular. Por ejemplo, cuando el libro del Éxodo habla sobre el momento en que Moisés conduce al pueblo de Israel fuera de Egipto, está hablando de un evento histórico que debe entenderse al pie de la letra. 

El siguiente sentido de la Sagrada Escritura se llama alegórico. Según este sentido, los pasajes particulares de la Sagrada Escritura se entienden en referencia a su cumplimiento en Jesucristo y su Iglesia. Entonces, el pasaje sobre el éxodo de Israel desde Egipto, en el sentido alegórico, se puede entender como referencia de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, a través de su cumplimiento en el “misterio de la Pascua”. Particularmente, el cruce del Mar Rojo puede entenderse como un signo o tipo de bautismo cristiano por el cual la Iglesia es conducida fuera de la esclavitud del pecado. 

El tercer sentido de la Sagrada Escritura se llama sentido moral (o tropológico). Según este sentido, pasajes particulares de las Escrituras se entienden como lecciones para la vida moral personal del hombre. Entonces, el paso de Israel desde Egipto, en el sentido moral, puede significar el paso de un hombre de la esclavitud a un pecado en particular. Se puede entender que las maravillas que se realizaron, significan las maravillas de la gracia de Dios, que obran para liberarnos del pecado y la muerte.  

El cuarto sentido de la Sagrada Escritura se llama sentido anagógico. Según este sentido, se entiende que pasajes particulares de las Escrituras señalan nuestro destino eterno. Así, el pasaje que habla de que Israel tiene que pasar por el desierto para llegar a la tierra prometida, en el sentido anagógico, puede entenderse como la necesidad de pasar por pruebas para llegar al cielo.  

Hay muchos ejemplos de cómo se utilizan estos diversos sentidos a lo largo de la Sagrada Escritura. Otro ejemplo claro es cómo la ciudad de Jerusalén se puede entender de cuatro maneras. Según la historia y el sentido literal de las Escrituras, Jerusalén es una ciudad en Palestina. Según la alegoría, significa la Iglesia de Cristo. Según el sentido moral de la Escritura, se refiere al alma del ser humano, que bajo este nombre frecuentemente es reprochado o exaltado por el Señor. Según la anagogía, esa ciudad celestial de Dios “es la madre de todos nosotros”.

Tres criterios para la correcta interpretación de las Escrituras

Hay tres criterios que indican si una interpretación de la Escritura es válida o no. Primero, nuestra comprensión de cualquier pasaje particular debe estar a la luz de la unidad de la Sagrada Escritura. Como se dijo anteriormente, una misma Palabra de Dios se extiende a través de toda la Escritura. Por lo tanto, es necesario tratar de formar nuestra comprensión no solo en unos pocos pasajes, sino en el contexto de toda la Escritura.

El segundo criterio para la interpretación correcta de la Escritura, es que se vea a la luz de la Tradición viva de la Iglesia. Es decir, entendemos la Escritura en el contexto de cómo la Iglesia la ha entendido desde el principio. Los escritos de los Padres de la Iglesia, los Concilios, los Catecismos y las costumbres litúrgicas de la Iglesia, dan indicios de la correcta comprensión de los textos de la Biblia. Esto se llama la “Tradición viva” ya que con el paso del tiempo crece la percepción de la Iglesia sobre el significado de la revelación de Dios. Es como la semilla de mostaza que con el paso del tiempo se convierte en una planta grande que no se parece en nada a la semilla original, pero que de hecho está contenida en la semilla.

El tercer criterio para la correcta interpretación de las Escrituras se llama, la analogía de la fe. Con esto se entiende la coherencia de las verdades de la fe entre ellas mismas y en todo el plan de salvación. Es decir, nuestra comprensión de la Escritura debe verse en el contexto de las doctrinas de la fe. San Agustín explicó:

Si un hombre en busca de las Escrituras se esfuerza por llegar a la intención del autor a través del cual habló el Espíritu Santo, si tiene éxito en este esfuerzo o si saca un significado diferente de las palabras, pero no se opone a la sana doctrina, él está libre de culpa siempre y cuando esté respaldado por el testimonio de algún otro pasaje de la Escritura. Porque el autor tal vez vio que este significado específico, descansa en las palabras que estamos tratando de interpretar, y seguramente el Espíritu Santo, quien a través de él pronunció estas palabras, previó que esta interpretación ocurriría al lector, aun mejor, facilitó que ello ocurriera, para que se vea que también está basado en la verdad.

Otros objetos dignos de meditación

Más allá de la meditación sobre la Sagrada Escritura, también podemos disponernos de la Sabiduría de Dios al meditar sobre otras cosas. Por ejemplo, la sagrada liturgia ofrece amplias oportunidades para la meditación. Uno puede ver a la luz de la fe la realidad de nuestra participación en la liturgia celestial y decir con el salmista: “Señor, tú eres mi Dios, yo te busco ardientemente; mi alma tiene sed de ti, por ti suspira mi carne como tierra sedienta, reseca y sin agua. Sí, yo te contemplé en el Santuario para ver tu poder y tu gloria. Porque tu amor vale más que la vida, mis labios te alabarán. Así te bendeciré mientras viva y alzaré mis manos en tu Nombre.” (Sal. 63, 1-5). 

Además, podemos meditar sobre el misterio de la Iglesia y la misericordia de Dios manifestada a través de las ricas tradiciones de la Iglesia. San Pablo nos dice: “…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a las Potestades en los cielos…” (Ef 3,10). 

Pero aparte de los objetos sagrados, debemos tratar de ver todas las cosas como las obras de Dios creadas para una finalidad eterna. Todas las obras de Dios, incluso las obras de la creación física, se han organizado “en un orden eterno”. Esto indica que no existe un orden simplemente arbitrario en la creación, sino un orden divino y sabio. El hombre puede ver más allá de lo físico y transitorio para conocer la eterna sabiduría de Dios. Cristo enseñó a través de parábolas que revelaban, cómo el reino de Dios está representado en la creación: “También les propuso otra parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas”. Después les dijo esta otra parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa”. (Mt 13,31, 33). El escritor del Evangelio continúa diciendo: “Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo.” (Mt 13, 34-35). Estas cosas relacionadas con el misterio del reino de Dios han estado ocultas en la creación desde la fundación del mundo, y nuestro Señor les señala para sacarlas. Él nos instruye para que miremos las cosas de la creación más atentamente, para ver más allá de ellas, para beber en la luz eterna.  

Cristo ha establecido los medios para abrir las riquezas de la sabiduría de Dios a los hombres. Él envió el Espíritu de la Verdad, para llevar a sus discípulos a toda la verdad. San Pablo escribió:”Sin embargo, hablamos de sabiduría entre los perfectos, pero no de sabiduría de este mundo ni de los príncipes de este mundo, abocados a la ruina; sino que hablamos de una sabiduría de Dios, misteriosa, escondida, destinada por Dios desde antes de los siglos para gloria nuestra,” “…de las cuales también hablamos, no con palabras aprendidas de sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu, expresando realidades espirituales.” (1 Cor 2, 6-7, 13). 

Para que podamos adquirir esta sabiduría debemos rezar. “ si a alguno de vosotros le falta sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos con liberalidad y sin reprochar; y le será dada” (Stg 1, 5). “pero comprendiendo que no podía obtener la Sabiduría si Dios no me la concedía, –y ya era un signo de prudencia saber de quién viene esta gracia– me dirigí al Señor y le supliqué,” (Sab 8,21). Entonces podemos concluir con una oración de la Sagrada Escritura para pedir el gran don de la Sabiduría de Dios.  

Oh Dios de mis padres y Señor de la misericordia, que hiciste todas las cosas con tu Palabra,
y con tu sabiduría has formado al hombre, para tener dominio sobre las criaturas que has hecho,
y gobernar el mundo en santidad y justicia, y pronunciar juicio en rectitud de alma,
dame la sabiduría que se sienta junto a tu trono. Envíala desde los cielos santos,
y desde el trono de tu gloria, envíala para que esté conmigo y trabaje,
y que yo pueda aprender lo que te agrada. (Sab 9, 1-10)